M. Cherif Bassiouni: a resplendent light shining forth upon the future.

M. Cherif Bassiouni: a resplendent light shining forth upon the future.

Luis Arroyo Zapatero President of the Société Internationale de Défense Sociale/International Society for Social Defence, AIDP Vice-president, and honorary president of the Spanish Group.

I had learnt of Cherif Bassiouni when commencing my doctoral studies. In the final convulsive years of Francoism, Marino Barbero Santos, in his professorial chair at the old university of Valladolid, explained what the AIDP was to the three students who would in good time have to become university professors. He described to us with such detail and enthusiasm how the patriarch of Spanish-American criminal Law, and disciple of Von Liszt, don Luis Jiménez de Asúa, had become Vice-President of the AIDP, recounting its survival after the war, and about the institute of Freiburg to which Marino Barbero had been invited, the first Spaniard under the august presidency of Hans Heinrich Jescheck, who are to be the next AIDP President after the Doyen Bouzat. He also spoke of a powerful Secretary General, enchanting in any of the languages that he spoke so perfectly, whom he also described in detail: a young official, decorated in the Egyptian army during the Suez war, successful European and American ventures, with the support of a diplomatic family, with a professorial chair at the DePaul University of Chicago and highly influential at the State Department and at the United Nations.

The destinies of both men coincided various times: in the first place, on the occasion of the inauguration of the Institute in Sicily, at Syracuse, which the professor of this eulogy directed and another one at Messina, in which Barbero Santos participated and at which I should have been; although I never appeared as a consequence of having to await a criminal trial before a criminal court on public order, a circumstance that had excluded me from any student grant or fellowship in Franco’s Spain. The Institute of Syracuse was admirably founded with total success. It is enough to see the photograph of the first promotion of the young international criminal-law student seminary of the time, where José Luis de la Cuesta and Christine Van den Wyngaert stand out, and to see that it has ever since been globally promoting the most expert international criminal lawyers.

My destiny led me to prepare my doctoral degree together with Hans Joachim Hirsch at the University of Cologne from 1975 to 1977, and I returned to Spain after the first elections in 1977. Barbero Santos, who was president of the Spanish group, organized the first AIDP congress, with the full support of the first democratic government. It was held with great success in Madrid and Plasencia. On that occasion, I became familiar with Jescheck and Vassalli. An ordinary edition in Spanish of the Revue was published, after a fierce debate with hundreds of messages exchanged between the Spanish group and the Secretary General, who had no wish to add to the languages of the journal, beyond the traditional English and French. What would they think today seeing that it is only published in English? After meeting on multiple occasions there are many of them I still wish to recall.

At the board meetings in Paris that I always attended following my election as president of the Spanish group after 2002, the final sessions were invariably a magnificent spectacle, as Bassiouni at his best addressed us all over the roundtables of the Maison des Avocats, giving us news, pointing out problems and seducing each and every one of us in so many languages. I recall a very unique night in which with deep emotion he gave us the news of the retrieval of the minutes of the meeting in Nuremburg at which the AIDP was reconstituted, by that time with Americans and Russians, pleasantly surprised for the first time with the simultaneous translation system of the proceedings of the international court, on 18 May 1946.

I think that the international congress at the Hague was certainly the most special moment of the professional life of Cherif Bassiouni, at which he presented the final report of his grand project: The Pursuit of International Criminal Justice: A World Study on Conflicts, Victimization, and Post-Conflict Justice, published in 2 volumes, in Intersentia, Brussels, Belgium, 2010. We were all backing him: judges from the International Court of Justice, from the International Criminal Court, and from the ad-hoc Courts and Tribunals, presidents of scientific societies, academic institutions. All there with him. He affirmed there his titanic work, of a lifetime advancing the convention against torture, the international criminal court and the civilizing effect of the United Nations and its institutions in a world of inexhaustible ferocity.

In Beijing, in 2005, at the congress that appointed José Luis De la Cuesta president he was troubled, both due to family reasons and to his journey to the volcanic mayhem of Afghanistan and the terrible realization of having lived through a great farce there.

In Doha, at the climate convention of the United Nations, he participated in the homage to Gao Ming Xuan, on the occasion of the award of the Beccaria Medal that the Société Internationale de Défense Sociale bestowed upon him. He was not optimistic, neither with regard to the abolition of the death penalty, nor with regard to the rest; he saw the world with great concern and left all of us concerned too.

The most emotional moment perhaps for me was his speech before the Spanish parliament, with the presidents of the parliament, the Supreme Court, the General Attorney of the State, at the award of the Beccaria Medal to him and to Mireille Delmas-Marty: an outstanding partner. It had grown late in the day and, after the laudatio that Muñoz Conde delivered, he left the papers on the table and in a Spanish tinged with Mediterranean overtones explained to us the reasons of a life dedicated to protecting the weakest through the progress of international law.

Bassiouni and his passionate works and sound academic grounding will not fade away and his example shines forth among us.

M. Cherif Bassiouni: a resplendent light shining forth upon the future.

  1. Cherif Bassiouni: Una luz que resplandece y alumbra el futuro.

 

Luis Arroyo Zapatero Presidente de la Société Internationale de Défense Sociale, Vicepresidente de la AIDP y presidente honorario del Grupo Español.

 

Supe de Cherif Bassiouni desde el comienzo de mis estudios de doctorado. En los convulsos años finales del franquismo Marino Barbero Santos, en su cátedra de la vieja universidad castellana de Valladolid, nos explicaba a los tres alumnos que habríamos de ser con el tiempo catedráticos lo que era la AIDP, de la que el patriarca del Derecho penal hispanoamericano, discípulo de Von Liszt, don Luis Jiménez de Asúa había sido Vicepresidente, de su supervivencia tras la guerra, la inminente presidencia imperial de Hans Heinrich Jescheck, desde su instituto de Freiburg en el cual había sido el primer español invitado, en 1956, que nos describió con tanto detalle y entusiasmo. Nos habló también de un poderoso Secretario General, encantador en cualquiera de los idiomas que dominaba a la perfección y que describía también con detalle: joven oficial condecorado del ejército de Egipto durante la guerra del canal de Suez, de exitosa aventura europea y americana, con el apoyo de la familia de condición diplomática, con cátedra en la Universidad DePaul de Chicago y de gran poderío en el Departamento de Estado y en las Naciones Unidas.

Varias veces se cruzaron los destinos de ambos: en primer lugar, con motivo de la creación del Instituto en Sicilia, el de Siracusa, que lideraba nuestro homenajeado y el de Messina, en el que participaba Barbero Santos y en el que yo iba ser el primer becario internacional, como consecuencia de estar yo entonces a la espera de un juicio penal ante el tribunal de orden público, circunstancia que me tenía excluido de cualquier beca o contrato en la España de Franco. Se asentó plenamente el Instituto de Siracusa, con un éxito total. Basta con ver la fotografía de la primera promoción del seminario internacional de jóvenes penalistas de entonces, donde destaca José Luis de la Cuesta y Christine Van den Wyngaert, y comprobar que ha venido siendo desde entonces la fábrica de los mayores especialistas en derecho penal internacional del mundo.

Mi destino me llevó a preparar el doctorado junto a Hans Joachim Hirsch en la Universidad de Colonia de 1975 a 1977, y regresé a España tras las primeras elecciones en 1977. Barbero Santos, que era presidente del grupo español, organizó el primer congreso de la AIDP, con pleno apoyo del primer gobierno democrático. Se celebró con gran éxito en Madrid y Plasencia. Con esta ocasión traté a Jescheck y a Vassalli. Se publicó un volumen ordinario en español de la Revue, tras un enconado debate con cientos de escritos cursados entre el grupo español y el Secretario General, quien no quería ampliar las lenguas de la revista, más allá de las tradicionales inglesa y francesa. ¿Qué pensaría hoy al comprobar que solo se publica en inglés? A ese encuentro en la distancia siguieron otros muchos en persona de los que deseo mantener el recuerdo de los siguientes:

En el consejo de dirección de París, donde acudí siempre tras mi elección como presidente del grupo español tras 2002, a los postres había siempre un magnífico espectáculo, pues el mejor Bassiouni se dirigía entre las mesas de la Maison des Avocats a todos nosotros, dando noticias, señalando problemas y seduciéndonos en todas las lenguas a todos y cada uno. De modo singular recuerdo la noche en que con gran emoción nos dio noticia de la aparición de las actas de la reunión en Núremberg en la que se reconstituye la AIDP, ahora ya con americanos y soviéticos, aprovechando la instalación de traducción simultánea del tribunal internacional, el 18 de mayo de 1946.

Creo que seguramente el momento más especial de la vida profesional de Cherif Bassiouni fue el congreso internacional en la Haya, en el que presentó el informe final de su gran proyecto. The Pursuit of International Criminal Justice: A World Study on Conflicts, Victimization, and Post-Conflict Justice, publicado en 2 vols., en Intersentia, Bruselas, Belgica, 2010. Todos estuvimos a su alrededor: magistrados de la Corte internacional de justicia, de la Corte penal internacional y de los Tribunales ad hoc, presidentes de sociedades científicas, de instituciones académicas. Todos con él. Se afirmaba allí su obra titánica, de toda una vida de impulso a la convención contra la tortura, a la corte penal internacional y al efecto civilizador de las naciones unidas y sus instituciones en un mundo de inagotable ferocidad.

En Pekín, en 2005, en el congreso que elegía presidente a José Luis De la Cuesta estaba inquieto, tanto por razones de familia, como por su viaje al volcán de Afganistán y la terrible comprobación de estar viviendo allí una gran farsa.

En Doha, en el congreso de Naciones Unidas, participó en el homenaje a Gao Ming Xuan, con motivo de la entrega de la Medalla Beccaria que le otorgaba la Socité Internationale de Défense Sociale. No estaba optimista, ni respecto de la abolición de la pena de muerte, ni sobre todo lo demás, veía el mundo con una gran preocupación y nos dejó a nosotros también preocupados.

El momento quizá para mí de mayor emoción fue su discurso en el parlamento español, con los presidentes del parlamento, del Tribunal Supremo, el Fiscal General del Estado, en la entrega de la Medalla Beccaria a él y a Mireille Delmas-Marty. Una pareja de lujo. Se había hecho tarde y, tras su laudatio que hizo Muñoz Conde, dejó los papeles sobre la mesa y en un español de sonidos mediterráneos nos explicó la razones de su vida dedicada a proteger a los débiles mediante el progreso del derecho internacional.

Bassiouni y su obra apasionada y de completo fundamento académico no se desvanecerá y su figura resplandece entre nosotros.

Sobre la utilidad de narrar el mal para mejor prevenirlo.

Sobre la utilidad de narrar el mal para mejor prevenirlo.

 

Sobre la utilidad de narrar el mal para mejor prevenirlo.

Una contribución a la reflexión sobre Derecho y Literatura*

Prof. Dr. Dr. h. c. mult. Luis Arroyo Zapatero

Presidente de la Société Internationale de Défense Sociale

Universidad de Castilla La Mancha

Advierte William Schabas en las primeras líneas de su Unimaginable atrocities: Justice, Politics and Rights at the war crimes Tribunals, que la historia humana viene señalada por turning points, por momentos de cambio y que el Juicio de Núremberg y lo allí juzgado fue uno de ellos. Así fue, y seguro que pocos pudieron advertir las causas y condiciones que hicieron posible la mayor atrocidad del siglo XX. La Ciencia política acierta tan poco como la económica, pero hoy sí ofrece conocimientos sólidos para la identificación de los procesos que generan el riesgo de que el mal se apodere de los países. El Derecho y sus transformaciones desde Núremberg. Leer más.

El Papa Francisco: palabras y obras de un líder universal

El Papa Francisco: palabras y obras de un líder universal

    

Ver vídeo.

    Índice de la conferencia:

  • Mi acercamiento a la persona del Papa Francisco – 00, 52
  • El Papa y los presos – 01,29
  • El Papa contra un sistema que produce pobreza – 05,37
  • La pasión de la crueldad – 08,35
  • Bibliografía sobre el Papa Francisco – 15,55
  • La Iglesia en América Latina en los 80 – 22,32
  • EL Papa jesuita – 28,13
  • La elección del Papa – 30,00
  • Los protestantes evangélicos en América Latina – 40,35
  • La acción diplomática del Papa – 43,00
  • Ecumenismo y diálogo interreligioso – 46,60
  • Alianza de las Civilizaciones – 48,46
  • La Iglesia de los pobres – 50,44
  • La Laudato S i- 51,44
  • Lucha contra el hambre – 55,48

 

 

La Ciudad de México vista y leída con los ojos de un penalista de La Mancha.

La Ciudad de México vista y leída con los ojos de un penalista de La Mancha.

img_6322

La Ciudad de México vista y leída con los ojos de un penalista de La Mancha

Recepción del Doctorado h. c. del Instituto Nacional de Ciencias Penales de México 10 de agosto 2016

Luis Arroyo Zapatero Catedrático de la Universidad de Castilla-La Mancha

Presidente de la Société Internationale de Défense Sociale

A la memoria de Alfonso Reyes, amparo de los españoles transterrados

Introducción de circunstancias.- Mateo Alemán y el Quijote en México.- Quijotes mexicanos: Francisco I. Madero e Isidro Fabela.- La ciudad espectáculo: Bernardo de Balbuena y Francisco Cervantes de Salazar.- La Plaza Mayor y la del Volador, lugares de ejecución.- Horca, picota y las tribulaciones de los virreyes.- Las Tablas de la Conquista del Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, Argentina, y la fundación de las ciudades americanas.- Lo cotidiano de los lugares de ejecución en la época: Callot, Bosco y Brueghel.- La Inquisición: Pedro Berruguete, Francisco Rizi de Guevara y la pintura del auto de Otzolotepec.- De la Santa Hermandad a la Hermandad de la Acordada y los Peralvillos.- El Peralvillo de Ciudad Real y el de la ciudad de México.- Las cofradías de la Caridad o de la Misericordia.- Las prisiones de la ciudad de México: Real, Municipal, Acordada y Belén.- El sueño de una penitenciaría nacional y Lecumberri.- Algunas enseñanzas de política criminal. Leer más.

 

Recuerdo y nostalgia de Luis Ortega en Toledo

Recuerdo y nostalgia de Luis Ortega en Toledo

Ortega.L.22.9.14

Recuerdo y nostalgia de Luis Ortega

Toledo.  Junio 2015

 

Agradezco muy cordialmente al Rector Magnífico, Miguel Ángel Collado, su encomienda para dirigirles la palabra sobre la labor de Luis Ortega en la fundación de la Universidad. Me sirve también a mí para proclamar mi nostalgia del compañero desaparecido antes del tiempo de cumplir con su vida, con la de su familia – Maite, Cristina y “orteguitas”- y con la nuestra.

(más…)