Mireille Delmas-Marty (1941-2022)

Fotografía del encabezamiento cortesía de Simone Pierini, captada a finales de noviembre de 2021.

El sábado se apagó la luz de la más brillante jurista francesa de todos los tiempos. Pletórica de fuerza intelectual, creatividad y atracción reposaba para recuperarse de un incidente de salud de los tradicionales junto al castillo de Gôutelas, en Fôrez. Allí había depositado su espadín de académica, una preciosa joya incrustada de metáforas, su biblioteca del humanismo jurídico y, en el pasado septiembre, la instalación de la “brújula de los posibles”, para orientarnos en estos tiempos tan tempestuosos en los que además de brújula se requiere una rosa de los vientos.

Fue catedrática desde principios de los 70 sucesivamente en Lille, Paris XI y Paris I, Sorbona, donde creó la Unidad de master y doctorado común a las Universidades parisinas. En 2002 fue elegida titular de la Cátedra de Estudios jurídicos comparativos e internacionalización del Derecho para del College de France, donde se jubiló en 2011. En todo ese tiempo ha sembrado su pasión por el Derecho y la innovación teórica y metodológica entre una verdadera familia académica distribuida en los cinco continentes. En 2007 fue nombrada Académica de la Ciencias Morales y Políticas de Francia.

Doctora Honoris Causa por mas de ocho universidades, era integrante de la Academia Mexicana de Ciencias penales, del American Law Institut, de la dirección de la Asociación Internacional de Derecho penal y de la Société Internationale de Defense Sociale. Dirigía la más importante revista de las ciencias penales de Francia y en plena pandemia fundó una nueva e innovadora Revue Européene du Droit.

Como penalista ha dejado huella significativa en el Código penal francés de Mitterand y Badinter, en la regulación del nuevo proceso penal y en la construcción de Europa mediante el Derecho, especialmente como una de los cuatro ponentes del Corpus Iuris. Fue también notable su impulso a la Oficina europea de la lucha contra el fraude (OLAF) y al diseño y creación de la Fiscalía Europea.

En los ochenta elaboró un completo tratado de Derecho penal económico y los principios de un moderno sistema procesal penal. Pero quizá su contribución mas relevante haya sido su teoría general del Derecho comparado orientada a la armonización jurídica internacional, que es la contribución más notable para una globalización regida por los derechos humanos, cuestión que ha sido su más intensa pasión. Por último, merece destacarse su contribución a la incriminación internacional del ecocidio. En 2007 recibió en Estambul el primer premio H.H. Jescheck de la Association Intenationale de Droit Pénal.

La primera de sus visitas a Madrid fue en 1980, para unas jornadas sobre la reforma del Derecho penal económico con ocasión del Proyecto de Código de aquel año. En octubre de 2009 recibió junto a Cherif Bassiouni la Medalla Beccaria de la Société Internationale de Defénse Sociale en un solemne acto realizado en el Congreso de los Diputados presidido por José Bono, el fiscal general del Estado Cándido Conde Pumpido y el presidente del Tribunal Supremo Carlos Dívar. La última de sus visitas fue, precisamente, para impulsar la creación del crimen internacional de ecocidio con ocasión de la cumbre del clima celebrada en España en diciembre de 2019.

Mis tres pasiones. Discursos con motivo de la jubilación

Cena de amigos en el Pago del Vicario con motivo de la jubilación

Mañana se pronunciará un discurso de circunstancias, de contenido académico y esta noche corresponde otro, que será personal y de agradecimientos.
En primer lugar, gracias a todos los que habéis tenido la amabilidad de venir a esta cena en el Pago del Vicario, a la vera del Guadiana, que vosotros mismos financiáis, y un agradecimiento especial a los que habéis venido de fuera de Ciudad Real y del más allá. Algunos como Raúl, Matías y Eduardo y Jean Pierre venís de “más allá del extranjero”, que es expresión que empleaba una señora que trabajaba en casa de mis padres cuando quería indicar que mi padre estaba de viaje más allá de Bilbao… (leer completo)

Mis tres pasiones: Entrega del Libro Homenaje con motivo de la jubilación

Para mí el principio de todas las cosas está en don Marino Barbero Santos. Fue quien primero despertó en mi la pasión contra la crueldad del Derecho penal. Recién comenzado el curso segundo de la carrera le esperábamos en Valladolid con gran ilusión. Hacía poco que había sido publicado en la Gaceta Universitaria que había obtenido el traslado de Murcia a nuestra vieja Universidad el único catedrático que se había negado a jurar los principios del Movimiento y que era un demócrata y adalid contra la pena de muerte, cuya práctica acompañó al Dictador hasta su final… (leer completo)

Favor y ventura para los mejores estudiantes y para los profesores y funcionarios fundadores de la Universidad de Castilla la Mancha que hoy se retiran

Excelentísimo y magnífico señor rector, señor presidente de las Cortes de Castilla la Mancha, Alcaldesa, autoridades y queridos amigos y compañeros.
Agradezco el inmenso honor de que el rector me haya conferido la tarea de dirigirles unas palabras en este homenaje a aquellos estudiantes que han merecido los premios extraordinarios, a quienes han concluido y alcanzado la gloria de ser doctores en su materia y aquellos que por el paso inexorable de la edad pasan a retirarse, sin duda tiene que ver este ofrecimiento también con el hecho de que yo mismo he alcanzado esa mágica edad que nos lleva a los funcionarios a la jubilación, hecho bruto y natural que no queda oculto por él maravilloso nombramiento como profesor emérito. Y es que uno no sabe en realidad de tan rápido como han pasado las cosas qué es lo que ha ocurrido: tenemos la sensación de que apenas han pasado unos meses desde que entramos en la Universidad y comenzamos los estudios y hoy ven ustedes coronados esos estudios con los premios extraordinarios… (leer completo)

Esto no es oeste: ¿Homicidio en legítima defensa de los bienes?

Esto no es oeste: ¿Homicidio en legítima defensa de los bienes?

Artículo de opinión de Luis Arroyo Zapatero publicado en el Diario La Tribuna, 8 de octubre de 2021

No me gusta nada que salgamos hasta en los telediarios nacionales cuando entre nosotros sucede una desgracia, como ocurrió con los hechos de la Atalaya este verano. Nada voy a comentar sobre esto, pues sólo los jueces tienen los datos para poder enjuiciar todas las circunstancias. Me interesa comentar el asunto para prevenir casos parecidos, pues los paisanos que viven en el campo suelen comentar que duermen con una escopeta debajo de la cama…(leer más)

ÚLTIMA LECCIÓN

Ayer impartí la última clase de mi vida como profesor ordinario. Tiempo habrá, quizá, para solemnidades. En todo caso, la solemnidad la puso Marta Muñoz de Morales, cotitular de la asignatura, quien pronunció una cariñosa alocución, género difícil, pero del que salió exitosa como siempre, ya se trate de Paris, de Friburgo o de Pensilvania. Le acompañaron los jóvenes doctorandos Luis Miguel Vioque (responsabilidad de empresas multinacionales), Alfonso de la Guía (blockchain) y Lorena Arrobo (violencia de género). Asistió también Marisol Campos, titular de Historia del Derecho, que contribuyo al asunto recordando que había sido mi alumna desde mi primer día de clase en la Complutense, hace exactamente 40 años. Aunque mi primera clase realmente tuvo lugar en la “Universidad paralela” que organizamos en Valladolid cuando el Gobierno de Franco decidió que la mejor universidad era la universidad cerrada. Estaba ya preparando las maletas para la Universidad de Colonia ya que mientras estuve sometido a proceso por el TOP no podía ser ni ayudante ni becario en España… (LEER MÁS)

Revista El Gran Continente

Construir un debate estratégico, político e intelectual a la escala pertinente.

En poco más de un año, la revista el Grand Continent se ha convertido en un punto de referencia del debate estratégico, político e intelectual. A partir de 2021, se redactará y publicará integralmente en alemán, español, italiano y polaco.

Pedro Dorado Montero, a los cien años de su desaparición

Pedro Dorado Montero, a los cien años de su desaparición
Luis Arroyo Zapatero
Publicado en Rostros y Personajes de las Ciencias Penales, Coord. Gerardo Laveaga, INACIPE y AMCP, México, diciembre 2020, p. 251 y sigs.

En una mañana lluviosa y fría de finales de febrero de 1919 la tierra de Castilla cubría los pobres despojos mortales de Pedro Dorado Montero. Un grupo de discípulos fieles, de amigos, de correligionarios, de claustrales de la Universidad, habían acompañado el cadáver desde la modesta vivienda de las afueras de la ciudad junto al Tormes hasta el cementerio civil. Las banderas y estandartes de las agrupaciones socialistas de la ciudad, como humilde guardia de honor, se agitaba en el viento desapacible del día mientras don Miguel de Unamuno, bandera de la propia Universidad y de la intelectualidad española liberal de la época, pronunciaba conmovido el fúnebre elogio: enterramos hoy, ciudadanos de Salamanca, a este hombre Civil, amigo nuestro y consejero de todos; a este hombre virtuoso, austero y raro; a este hombre que trabajó por la redención de los delincuentes porque sabía entender mejor que nadie aquellos versículos de no juzguéis y no seréis juzgados….” (leer más)

 

Roger Hood 1936 – 2020

Foto: Sofía Moro

Por Luis Arroyo Zapatero (foto: Sofía Moro)

A finales de septiembre me remitía una cariñosa carta en respuesta a la que le había enviado para anunciarle el pronto comienzo del proyecto de investigación sobre las penas crueles de cuyo consejo asesor era presidente. Me trasladaba su pesar tras la pérdida de su esposa Nancy; ahora estaba solo en la vida y asustado por el covid en su apartamento sobre el Camino de Pescadores del Támesis en Oxford. Con su extraordinario sentido del humor comparaba la situación de tantos durante la primera parte de la pandemia con el “solitary confinement”, que es la más cruel forma de cumplir una pena de prisión y que es objeto crítico de tantos de nuestros trabajos académicos. Me manifestaba su disposición a contribuir al libro “Imágenes de la crueldad” con un comentario oportuno de un cadalso británico. Me adjuntaba su última publicación sobre las dificultades para la abolición de la pena de muerte en el Caribe anglosajón y me anunciaba que nos encontraríamos los dos en el libro homenaje a Hans Jörg Albrecht. Pero de repente enfermó hace unas semanas y el 17 de noviembre falleció. (LEER MÁS)

Jose Calvo. Solemos decir que hemos descubierto algo o a alguno

Solemos decir que hemos descubierto algo o a alguno, aunque en realidad nos hemos limitado a conocer lo que ignorábamos. Es lo que me pasó con Jose Calvo. En los trabajos sobre y contra la pena de muerte y los castigos crueles inhumanos di en la necesidad de operar con el recurso a las imágenes artísticas o literarias que son portadoras universales de las emociones que rechazan las crueldades penales. Francisco de Goya fue mi primer mi primer gran encuentro con un mensaje plástico dirigido a la emoción… (leer más)

Goya y las prisiones crueles

Francisco de Goya contra la prisión perpetua.
Luis Arroyo Zapatero
Presidente de la Société Internationale de Défense Sociale

A Francisco de Goya, que hoy se impone plenamente en todo el mundo en su expresividad para definir lo inhumano y, en consecuencia, para reclamar la humanidad de los castigos, le costó mucho quitarse de encima las descalificaciones de artista bruto e inculto que vertieron sobre él los mismos de los que tuvo que ocultarse primero vendiendo los Caprichos a Su Majestad el Rey y luego huyendo a Francia al final de su vida. Ortega y Gasset dedica a Goya algunas páginas, aunque creo que no logra liberarse de su admiración a Velázquez.  Pero sí acepta que en Goya hay dos visiones, la castiza, es decir, la popular del gusto en esa época de la aristocracia y a lo que él llama plebeyismo, que es la que Goya descubre cuando se incorpora desde 1785 a los estratos superiores de la Corte y de la Gobernación, en donde en ese momento impera la reforma y la ilustración y así se apodera de él, frente al gusto de lo plebeyo contemplado desde arriba, una repulsa de lo mismo fulminada desde la “idea“ (Goya y lo popular, Obras Completas, VI, p. 768) que se impone de modo definitivo en toda su obra posterior al cambio de siglo. (leer más)