Cena de amigos en el Pago del Vicario con motivo de la jubilación

Mañana se pronunciará un discurso de circunstancias, de contenido académico y esta noche corresponde otro, que será personal y de agradecimientos.
En primer lugar, gracias a todos los que habéis tenido la amabilidad de venir a esta cena en el Pago del Vicario, a la vera del Guadiana, que vosotros mismos financiáis, y un agradecimiento especial a los que habéis venido de fuera de Ciudad Real y del más allá. Algunos como Raúl, Matías y Eduardo y Jean Pierre venís de “más allá del extranjero”, que es expresión que empleaba una señora que trabajaba en casa de mis padres cuando quería indicar que mi padre estaba de viaje más allá de Bilbao… (leer completo)

Mis tres pasiones: Entrega del Libro Homenaje con motivo de la jubilación

Para mí el principio de todas las cosas está en don Marino Barbero Santos. Fue quien primero despertó en mi la pasión contra la crueldad del Derecho penal. Recién comenzado el curso segundo de la carrera le esperábamos en Valladolid con gran ilusión. Hacía poco que había sido publicado en la Gaceta Universitaria que había obtenido el traslado de Murcia a nuestra vieja Universidad el único catedrático que se había negado a jurar los principios del Movimiento y que era un demócrata y adalid contra la pena de muerte, cuya práctica acompañó al Dictador hasta su final… (leer completo)

Favor y ventura para los mejores estudiantes y para los profesores y funcionarios fundadores de la Universidad de Castilla la Mancha que hoy se retiran

Excelentísimo y magnífico señor rector, señor presidente de las Cortes de Castilla la Mancha, Alcaldesa, autoridades y queridos amigos y compañeros.
Agradezco el inmenso honor de que el rector me haya conferido la tarea de dirigirles unas palabras en este homenaje a aquellos estudiantes que han merecido los premios extraordinarios, a quienes han concluido y alcanzado la gloria de ser doctores en su materia y aquellos que por el paso inexorable de la edad pasan a retirarse, sin duda tiene que ver este ofrecimiento también con el hecho de que yo mismo he alcanzado esa mágica edad que nos lleva a los funcionarios a la jubilación, hecho bruto y natural que no queda oculto por él maravilloso nombramiento como profesor emérito. Y es que uno no sabe en realidad de tan rápido como han pasado las cosas qué es lo que ha ocurrido: tenemos la sensación de que apenas han pasado unos meses desde que entramos en la Universidad y comenzamos los estudios y hoy ven ustedes coronados esos estudios con los premios extraordinarios… (leer completo)