DEBERES PARA CASA: «CON O SIN AYUDA DE LOS PADRES»

En el sistema educativo español, los deberes en casa cumplen un papel fundamental. Estos deben reforzar lo aprendido en clase, ayudar a crear hábitos de trabajo y disciplina, fomentando la concentración y la memorización. Aunque la realización de estos deberes es responsabilidad de los hijos, los padres cumplen un papel indispensable. Este papel es el de apoyar, vigilar, resolver dudas y asegurarse de que los hijos cumplan las tareas, pero en ningún caso «hacerles los deberes.»
Según la Encuesta sobre los Hábitos de Estudio de los Niños Españoles realizada por TNS Demoscopia, el 80% de los alumnos de primaria y el 45% de los de secundaria recibe ayuda con sus tareas en casa. Algo que a muchos padres de hoy nos resulta sorprendente.
En un artículo publicado por El País  titulado «Ayudarle a hacer los deberes no es ayudarle», los padres empezaron a involucrase hace más de una década. No solo por las medidas de conciliación familiar, también porque los padres de ahora tienen al menos estudios medios, algo de lo que no disfrutaron las generaciones anteriores, explica la pedagoga Maite Rodríguez Estévez.  Esto ha hecho que la relación padre-hijo se escolarice, lo que importa son los resultados académicos. Todo gira alrededor de esa necesidad y se ha olvidado el inculcar valores, el juego, la responsabilidad… No hay tiempo para otras cosas en las horas que pasan juntos.
Como bien dice la psiquiatra Orlanda Varela, la implicación de los padres no puede significar hacerle los deberes al alumno. El padre se tiene que poner en la posición del entrenador. Un entrenador no corre con el jugador ni tiene que comer las mismas calorías, ni, por supuesto, sufrir sus lesiones. Un entrenador tiene dos funciones fundamentales: organizar y asesorar con el objetivo de mejorar el rendimiento.
Existe un falso rumor extendido que dice que algunos de los fracasos escolares se deben a que los padres no se preocupan de la educación de sus hijos. Pero nada más lejos de la realidad, los padres y madres dedican varias horas diarias a ayudar a sus hijos con los deberes y vigilar que los hagan.
Muchos padres no saben dónde está el límite entre «ayudar a hacer los deberes y hacerle los deberes», si se sobrepasa este límite y se organiza por completo todo lo que el niño debe hacer privándole de autonomía, esto se convierte en una sobrecarga para el niño. A su vez, cuando intentan dejar de hacerlo se dan cuenta de que su hijo ha generado una dependencia y temen que el niño suspenda.  
Esto desemboca en muchos momentos de tensión entre padres e hijos, además los niños se sentirán cada vez más inseguros pensando que ellos solos no son capaces de hacer las cosas, cada vez preguntaran más dudas y les será más difícil hacerse cargo de sus tareas y ser autónomos.
En este artículo de ABC, Carmen Guaita, profesora y vicepresidenta del sindicato de profesores ANPE, explica los fallos más habituales y ofrece las claves para realizar con éxito estas tareas:
1º Fallo: Hacer los deberes en cualquier sitio, en la cocina mientras se prepara la cena; en el cuarto de estar mientras otros ven la tele…
En su lugar: Procurar que el «momento deberes» sea importante para la familia: en un lugar fijo, es mejor si es su propio rincón de estudio. Si no se dispone de él, en un ambiente de silencio y trabajo general en la casa, sin distracciones, sin tele…
2º Fallo: Protestar como adultos sobre la cantidad o calidad de los deberes.
En su lugar: Aceptarla realidad. «Los deberes son los que son y los que tocan. Si vemos que sobrepasan a nuestro hijo, debemos acudir al centro educativo para notificarlo, pero en casa se debe respetar todo lo posible la decisión del profesor. Estamos preparándoles para la vida, y en la vida habrá mucho trabajo y esfuerzo», afirma la profesora.
3º Fallo: Hacerlos nosotros.
En su lugar: Realizar las tareas escolares de los hijos ni aumenta su capacidad de trabajo ni su disciplina, ni les hace aprender nada nuevo. «El sentido común, la gran herramienta que todos los padres tenemos aunque a veces no le hagamos caso, ya nos lo está diciendo». No hay que corregir los ejercicios en casa. El objetivo no es llevarlos perfectos, sino probar a hacerlos para ser conscientes de la dificultad. El profesor corrige mejor; hay que oírle. Aunque si es papel del padre comprobar que el alumno ha corregido los deberes en clase y se ha dado cuenta de en qué ha fallado.
4º Fallo: Entender los deberes solo como nuevos aprendizajes de conocimientos.
En su lugar: Los deberes escolares son refuerzos para el aprendizaje y, sobre todo, una ocasión para aprender a trabajar de manera autónoma. Los padres pueden explicarles las dudas, pero mucho más razonable es ayudarles a encontrar la respuesta que buscan: en sus propios libros de texto, en internet…
5º Fallo: Convertir los deberes en el «momento regañina» de cada día.
En su lugar: Convertir el tiempo de hacer deberes en un tiempo de paz y tranquilidad. Si el alumno tiene dificultades, puede y debe consultarlas con sus profesores al día siguiente. Es muy perjudicial crear en casa ansiedad ante lo relacionado con la escuela.
6º Fallo: No tomar en serio su necesidad de presencia y apoyo.
En su lugar: Soltar el Smartphone y estar disponibles para ellos, mirándoles y escuchándoles cuando así lo requieran.
7º Fallo: Imponer un control absoluto.
En su lugar: «Si quieren que les tomemos la lección, debemos hacerlo. Si les ponemos nerviosos o ellos nos ponen a nosotros, es mejor confiar en su responsabilidad. Y decirles en voz alta que confiamos en ella», dice Guaita.
8º Fallo: Evitar el diálogo con los profesores.
En su lugar: Potenciar el diálogo y la colaboración con los profesores y consultarles si hace falta alguna ayuda suplementaria.
9º Fallo: Permitir que afronten las tareas escolares agotados ya de tareas extraescolares.
En su lugar: Las actividades extraescolares son necesarias pero no pueden ser obsesivas. Los alumnos pueden tener demasiadas modalidades: deporte, idiomas, música, ajedrez… todo a la vez. Es mejor adecuarlas a la personalidad e intereses del hijo y permitir tardes en las que solo haya que jugar en casa y estudiar.
10º Fallo: Ser anárquicos.
En su lugar: Los deberes son, sobre todo, un aprendizaje del trabajo autónomo y la autodisciplina. Para Guaita, «les ayudamos si les animamos a establecer un tiempo mínimo y máximo, siempre a la misma hora, en el mismo sitio, siempre con el móvil apagado. Todo tiene su momento es un gran aprendizaje para un niño pero son sus padres quienes deben mostrárselo. También con el ejemplo».
Marcos Martín Rodríguez
2ºA Grado en Maestro de E. Primaria

LA INCLUSIÓN EDUCATIVA DE LOS NIÑOS CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES. NIÑOS CON SINDROME DE DOWN

Hace poco pude realizar un proyecto bastante interesante sobre la inclusión educativa de los niños con necesidades educativas especiales, concretamente con los niños que tienen síndrome de Down. 
Hoy en día parece que la inclusión educativa de estos niños es un tema que ya hemos superado en nuestra sociedad, puesto que hace más de veinte años en la Ley de Ordenación General del  Sistema Educativo (LOGSE de 1990) ya se hacía referencia a este hecho. En dicha ley se apoyaba la inclusión de estos niños en una escuela ordinaria tanto en la etapa de Educación Infantil, como en la etapa de Educación Primaria. 
       
     Pero el interrogante es el siguiente ¿Se realiza una inclusión educativa de los niños con necesidades educativas especiales de forma correcta?  Tras el estudio de varios artículos encontrados en la red, concretamente en la fundación Dialnet, la cual hace diversas publicaciones de artículos científicos con la ayuda de la mejor innovación tecnológica, he recogido  las siguientes conclusiones.
         
    La inclusión educativa no significa una mera ubicación de los alumnos con necesidades educativas especiales en el aula. Por lo tanto para que la inclusión sea un acto en sí, deben intervenir varios factores.
      
    En primer lugar se deben hacer adaptaciones curriculares. Cuando hablamos de adaptaciones curriculares no nos referimos a adaptar unos objetivos, contenidos, criterios de evaluación a las capacidades del alumno, sino que también debemos adaptar las necesidades que requiera un grupo-aula y las necesidades contextuales, ordinarias y  generales de todos los alumnos en la adaptación curricular de centro.
  
          En segundo lugar debe de haber un trabajo colaborativo entre todos los profesionales del centro educativo. En especial se deben hacer reuniones en las que los principales participantes sean el profesor-tutor de los niños, y el equipo de psicopedagogía del colegio.
  
          En tercer lugar es muy importante la colaboración de las familias de estos niños con el centro educativo. En todo momento las familias deben de estar informadas del seguimiento que se está llevando a cabo con los niños en su proceso de enseñanza aprendizaje. Además hay diversidad de actividades que se pueden llevar a cabo en el entorno educativo y en las que los padres pueden participar.
  
          A modo de conclusión decir que nos encontramos en una sociedad en continuo cambio y en desarrollo constante. Contamos con multitud de informaciones y recursos que podemos recopilar y emplear para favorecer la inclusión de estos niños dentro de un aula. Además desde mi punto de vista pienso que la inclusión es una experiencia muy enriquecedora tanto para los niños con necesidades educativas especiales, como para los niños que no las tienen, estas situaciones aportan al proceso educativo grandes valores.
Fuentes consultadas:
Noemí Gijón Pacheco, 2º de Educación Primaria A

Bullying : acoso docente-alumno


En la actualidad el bullying por parte de los docentes hacia los alumnos no es para nada un tema novedoso. Desde los comienzos de la escuela ha tenido lugar en menor o mayor medida, pero siempre ha existido. Los alumnos han tenido que soportar como alguno de sus profesores les acosaba de forma sistemática y los ellos por miedo eran incapaces de defenderse y de superar la situación.

Quería centrarme en el acoso verbal y psicológico. En este tipo de bullying el alumno recibe insultos, burlas, amenazas… por parte del profesor.

En la mayoría de los casos el alumno que es acosado de forma psicológica y verbal no se atreve a hacer frente al asunto pues tiene miedo al profesor porque le puede suspender y puede llegar a pensar que es una conducta normal pues este tipo de acoso se produce de forma muy frecuente y como no llega a las manos, es decir, como no hay violencia física no se le da tanta importancia y se deja pasar. El alumno se sentirá humillado y rehuirá ir a la asignatura que imparta el profesor e incluso dejará de querer ir al centro. En algunas ocasiones las personas que están alrededor, es decir, los compañeros, los demás profesores del centro saben cómo es ese profesor, pero como es algo «normal» en él pues es su carácter, su forma de ser… pues lo ven como algo natural y esto se encubre.

Que un profesor acose a sus alumnos es algo horrible, porque el estudiante confía en su profesor, es él quien debe educar a sus alumnos, se supone que es portador de valores, es su ejemplo a seguir. Por tanto, el docente debe de tratar a todos sus alumnos por igual y no menospreciarlos ni mucho menos debido a que sus capacidades, raza, imagen, habilidades…sean diferentes a las del resto, esto no debe ser objeto de burla.

A pesar de la evolución que hemos experimentado en el ámbito educativo aun se siguen produciendo casos de este tipo, el profesor abusa de su autoridad. Por ello como futura docente siento que este tema es de vital importancia pues los alumnos van al centro a formarse como personas ante todo y tener un profesor que les acose no es para nada un buen ejemplo y esto generará en ellos experiencias negativas.                                                                                                                                    
                                                                                                        
Yenifer Humanes Pérez
2ºB Magisterio Primaria UCLM
jenifer_humanes@hotmail.com

INCLUSIÓN SOCIAL

Este vídeo ha despertado en mí una reflexión, la cual es la siguiente: en realidad, ¿la inclusión social existe?

      Desde mi punto de vista si existe, pero, por un lado, depende de si la discapacidad del individuo es física o psíquica. El niño que aparece en el video posee una discapacidad física, y por lo tanto, puede relacionarse y hablar con los demás niños sin ningún tipo de problema. Además, se observa cómo los niños lo aceptan sin ningún problema y lo tratan como a uno más, aunque ellos saben que es «especial», pero no por ello lo tratan como «un bicho raro».

Para ayudar a los niños con discapacidad física es muy importante que el  colegio no disponga de barreras arquitectónicas, el hecho de que las infraestructuras estén adaptadas significa mucho para ellos, ya que en el recreo podrán jugar con los demás niños, y podrán acceder a todos los lugares del colegio sin ningún impedimento.

       Por otro lado, cuando en un colegio se encuentra un niño con discapacidad psíquica la inclusión en el ambiente escolar resulta más difícil, ya que debemos  reconocer que es un asunto muy complejo y requiere mucho tiempo, pero no es algo imposible. Para ello debemos tener en cuenta que cada niño tiene unas características de aprendizaje muy específicas y diversas, de manera, que en estos casos se puede diseñar una estrategia de intervención para facilitar el desarrollo de habilidades de la comunicación, la interacción, el desarrollo cognitivo y académico del niño.

      Además, cabe destacar que para que esta inclusión sea posible, debe existir una colaboración tanto de la familia como de la comunidad educativa.

          Para finalizar, mencionaré dos frases que hacen referencia a lo comentado anteriormente:


          «Los niños especiales no esperan ser curados sino comprendidos».
          «La peor discapacidad es la de no darse cuenta de que todos somos iguales».

LORENA SERRANO MORALES

2º PRIMARIA A

La organización espacial : influencia en el proceso de enseñanza aprendizaje

Por entorno se entiende lo que rodea  al niño, el conjunto de condiciones físicas, sociales y culturales en que se desenvuelve.
La condiciones físicas remiten, por un lado, al ambiente natural, al paisaje, clima etc, y por otro al ambiente formado por las calles, edificios, mobiliario, decoración de las estancias etc.
Las condiciones sociales y culturales abarcan las distintas situaciones  personales del individuo, las condiciones afectivas  y las costumbres de la sociedad a la que se pertenece.
El medio hasta hace poco ha sido considerado como el mero espacio en el que se desarrolla el proceso de enseñanza –aprendizaje, sin tener en cuenta la importancia de diversos elementos del entorno en el desarrollo de los niños, en la actualidad ya se le da mucha más importancia al ambiente en el proceso educativo, y se tiene mucho más en cuenta como factor determinante del mismo.
Es muy importante el medio donde se desarrolla el niño ya que este interactúa con el medio continuamente, en él se desarrolla  y sus aprendizajes están determinados por las características de éste, a partir de él va construyendo una imagen del mundo que le rodea.
Las condiciones ambientales facilitan o dificultan las relaciones de los niños, tanto con las personas como con el propio medio, y determinan el tipo y número de experiencias que pueden realizar. Así por ejemplo la colocación de las mesas individuales en filas paralelas hace difícil la comunicación entre los pequeños, mientras que ésta se  ve favorecida si se colocan en círculo o agrupadas, pues permiten las actividades colectivas. La exposición de los materiales a la altura de los niños provoca en él el deseo de cogerlos.
De todo esto se puede deducir que el entorno es un recurso educativo que permite conseguir unos determinados objetivos  y que por tanto, ha de ser fruto de un cuidadoso análisis y una planificación que partirá de las necesidades del niño.
En el mismo entorno educativo se encuentran el niño y el adulto, para este último han de estar diseñados los diversos espacios, de forma que se facilite su labor. Tenemos que pensar también en las familias, en los padres ya que van cobrando cada vez más importancia en los centros educativos.
Las características del niño y del adulto son distintas al igual que sus actividades, por tanto su percepción del espacio es diferente para cada uno de ellos.
De esto se deduce que el niño y el adulto necesitan un espacio adecuado para cada uno, y que el educador se debe de poner en el lugar del niño para poder analizar y diseñar los distintos espacios.
Tenemos que tener en cuenta que la planificación del espacio parte de una identificación previa de las necesidades de las personas que se van a desenvolver en él, así como del análisis de las conductas y relaciones que se quieran desarrollar.
BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA
Rina Di Benedetto.V Educación .Profesor auxiliar para preescolar
Ángela Torija Vivar

 

ATENCIÓN TEMPRANA EN NIÑOS CON DIFICULTADES DE APRENDIZAJE

Las dificultades de aprendizaje (DF) han estado ligadas tradicionalmente  a la educación formal y sistemática, es decir en el marco de la escolarización obligatoria; sin embargo, ya desde los primeros años de vida, hay niños que sufren algún retraso evolutivo, que aunque no sea especialmente significativo, puede indicar la presencia de dificultades tempranas de aprendizaje (DTA).
Existe una gran diversidad de aproximaciones teóricas a la etiología y a la clasificación de las DA realizadas por diversos autores y por el National Joint Committee on Learning Disabilities (NJCLD, 1994).
El término DA fue acuñado  por Kirt y Bateman (1962), que lo definen como «un retraso, alteración o desarrollo retrasado en uno o más procesos de habla, lenguaje, escritura, aritmética u otras materias escolares como resultado de un hándicap psicológico causado por una posible disfunción cerebral y/o trastornos emocionales o de conducta. No es el resultado de retraso mental, de deprivación sensorial o de factores culturales o instruccionales «.
Por otro lado, el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV) define las DA como «trastornos que se caracterizan por un rendimiento académico sustancialmente por debajo de lo esperado dada la edad cronológica del sujeto, la medición de su inteligencia y una enseñanza apropiada para su edad».
Un factor a tener en cuenta en las DA, es que existe una posibilidad de mejora y que si se actúa en el momento adecuado con los recursos y estrategias necesarias, estas situaciones de desventaja pueden solventarse. A pesar de lo que comúnmente se piensa, las DA no se generan en el momento en que se inicia el aprendizaje de la lectura, la escritura y la aritmética, sino que tienen un origen anterior. De ahí la importancia de asentar unas buenas bases en la etapa de educación infantil para un correcto aprendizaje posterior de la lectura, escritura y las matemáticas.
Estos niños, generalmente presentan cocientes de desarrollo y un CI que entran dentro de la normalidad, aunque se pueden apreciar desviaciones discretas en procesos cognitivos básicos y en el lenguaje. La comprensión de las DTA se ha de realizar desde un enfoque multidimensional, es decir, considerando todas las dimensiones del desarrollo (biológico, psicológico, educativo y social).
El diagnóstico de las DA se produce generalmente cuando el niño es evaluado en lectura, escritura y matemáticas y los resultados que obtiene no son los esperados a su edad, nivel de escolaridad e inteligencia. Es a partir de ese momento cuando se suelen aplicar pruebas específicas de evaluación de las habilidades académicas (WPPSI, ITPA, TALE…). En casos de niños más pequeños se podrán utilizar escalas del desarrollo (Brunet- Lézine, McCarthy…), así como exploraciones y controles neuroevolutivos. La identificación se realizará mediante la observación de la conducta del niño y la constatación del dominio en las distintas áreas del desarrollo. En el caso de niños con DA asociados a síndromes, déficit, discapacidades, trastornos del desarrollo, etc., ha de efectuarse una intervención especializada en los centros de desarrollo infantil y atención temprana (CDIAT).
La intervención de las DTA se ha de realizar desde una perspectiva multifactorial e interdisciplinar (formado por profesionales de distintas disciplinas), incidiendo en el ámbito médico, social, educativo y familiar. Ni que decir tiene que los programas de intervención sobre las DTA han de priorizar la prevención desde los campos sanitario, social y educativo.
De todo lo anterior, se evidencia la importancia de la Atención Temprana, ya que ésta produce importantes efectos a corto plazo en niños de riesgo y en los que nacen con discapacidad al prevenir o minimizar los retrasos en el desarrollo. Se seguirán por tanto, metodologías activas, lúdicas, funcionales y significativas.
Por último, no podemos olvidar que nuestra obligación como futuras maestras de Educación Infantil, será asentar unas buenas bases en esta etapa crucial del desarrollo del niño, despertando sus potencialidades en todas las áreas del desarrollo, ofreciendo situaciones en las que a través de la experimentación,  éste irá  descubriendo  y construyendo su propio conocimiento. Tenemos que ser conscientes de esto, porque reeducar algo que en su momento no fue aprendido es un proceso más complicado y costoso, por lo que las acciones educativas y pedagógicas llevadas a cabo tempranamente serán trascendentales para el desarrollo del niño.
Elsa Bermúdez Merino. Educación Infantil
Bibliografía consultada:
Gracia Millá,M (2006). Atención temprana de las dificultades de aprendizaje. Simposio satélite: dificultades del aprendizaje. Rev. Neurol 2006; 42 Supl 2: 53-56
Grupo de Atención Temprana (2000): Libro blanco de la atención temprana. Madrid: Real Patronato de Prevención y de Atención a Personas con Minusvalía
Fuente de la imagen:

ACÉRCATE AL AUTISMO

El 2 de Abril, se celebró el día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, por eso hemos querido mostraros estas pinceladas que quieren ser nuestra aportación a una mejor comprensión y aceptación del autismo.
  • El autismo afecta a 1 de entre 150 niños y a 1 de cada 94 niños varones.
  • El autismo es la discapacidad grave del desarrollo que más rápido crece en el mundo.
  • Un caso nuevo de Autismo de diagnostica casi cada 20 minutos.
  • Este año serán diagnosticarán más niños con autismo que niños con cáncer, diabetes y SIDA pediátricos… sumados!
  • Los varones tienen 4 veces más probabilidad de tener autismo que las niñas.
  • No existe cura ni análisis de detección del autismo, pero un diagnóstico temprano y la intervención rápida mejora enormemente la calidad de vida.
  • El autismo no discrimina geografías, clases sociales ni grupos étnicos.
Esta historia la escribió Anabel la mamá de Erik un pequeño de 3 años con autismo.
VER SIN MIRAR

«La chaqueta preferida de Erik da vueltas en la lavadora. Erik la mira inmovilizado con expresión de terror. Es su chaqueta, la roja, no está colgada en el perchero de la entrada de casa, tampoco la lleva puesta… ¿qué ha pasado? ¿quién ha cogido la chaqueta y la ha metido ahí? Erik empieza a temblar, aterrorizado, grita… se golpea… No habla aún, no llama a su mamá, no pide ayuda, le resulta imposible comprender esa situación cotidiana. Es autista. Para él, el mundo tiene otras reglas y su cerebro interpreta de forma diferente la información que le llega a través de los sentidos. Mamá acude de inmediato, lo coge, lo abraza, intenta calmarlo. Él dobla el cuerpo, mientras patalea y sigue gritando. Hay que abrir la lavadora de inmediato, sacar la chaqueta roja y colgarla de nuevo, mojada, en el perchero de la entrada de casa. Todo vuelve a estar en orden –menos alrededor de la lavadora, claro-. Y hemos aprendido. La próxima vez, es Erik quien coge la chaqueta («esta sucia», le aclara mamá) para meterla él mismo. Conecta el
aparato y sonríe mientras la chaqueta da vueltas y más vueltas dentro. Ha entendido que lo objetos pueden cambiar de sitio. Un logro, un paso más.
Besos para todos los niños y padres que sufren autismo

Celia González Soler y Mª Inmaculada Sánchez Raboso
http://blog.educastur.es/unguanteentrecalcetines/category/autismo/

Reflexión sobre el Libro «inteligencia Emocional» de Daniel Goleman

Daniel Goleman, 1996. Inteligencia Emocional. Colección Ensayo. Editorial Kairós.

Según Goleman, es evidente que en la sociedad actual existe una creciente pérdida de control sobre las emociones que tienen lugar en nuestras vidas y en las de quienes nos rodean.
A diario, los periódicos nos bombardean con noticias que hablan del aumento de la inseguridad y de la degradación de la vida ciudadana, fruto de una irrupción descontrolada de los impulsos.
La inteligencia emocional ha pasado a ser de gran importancia en una época en la que el egoísmo, la mezquindad y la violencia parecen socavar la bondad de nuestra vida colectiva. Esta inteligencia constituye el vínculo entre los sentimientos, el carácter y los impulsos morales.
El libro de Goleman pretende dar a conocer las visiones científicas sobre la emoción, comprender el significado de dotar de inteligencia a la emoción, de tomar conciencia del dominio de los sentimientos. En la actualidad dejamos al azar la educación emocional de nuestros hijos con consecuencias más que desastrosas; y una posible solución puede ser concebir una nueva visión sobre el papel que debe desempeñar la escuela en la educación integral del estudiante, reconciliando en las aulas la mente y el corazón. Algún día, la educación incluirá en su programa de estudios habilidades como el autoconocimiento, el autocontrol, la empatía o el arte de escuchar, resolver conflictos y colaborar con los demás.
La enseñanza de Sócrates, «conócete a ti mismo», es la piedra angular de la inteligencia emocional. Y según Goleman, la conciencia de uno mismo es la atención continua a los propios estados internos, y constituye una actividad neutra que mantiene la atención aun en medio de la más tremenda agitación emocional.
Por tanto, para Goleman es fundamental conocernos a nosotros mismos, saber que sentimos en cada momento y saber expresarlo, saber hablar de ello. Y así seremos capaces de conectar con los que nos rodean, identificar lo que sienten y saber escucharles.
Por eso es fundamental educar en las emociones. La infancia es la etapa más importante puesto que es la base de la educación integral de una persona; y por ello es fundamental educar en sentimientos, puesto que es un aspecto que forma parte de nuestra inteligencia emocional y por tanto de nuestra psique.

Gema García Soto

Entrevista a un chico con síndrome de Asperger

Buenos días, hoy he tenido la oportunidad de entrevistar a mi hermano mayor, que es un chico  de 27 años que tiene síndrome de asperger. En la siguiente entrevista hay preguntas de todo tipo para que así veamos como se siente y se desenvuelve en diferentes situaciones.

1.    ¿A qué clase de profesionales ha sido derivado y que tipo de tratamiento ha seguido?
Empecé alrededor de los 4 años a ser tratado por los primeros psicólogos cuando mis padres empezaron a notar las primeras anomalías y a lo largo de mi infancia he sido valorado por muchos otros especialistas, la mayoría psicólogos aunque ciertamente como los trastornos de la familia de autismo apenas eran conocidos, los especialistas que me trataron no interpretaban de manera correcta los síntomas que se empezaban a evidenciarse. En cuanto al tratamiento, hace años una de las psiquiatras que me estuvo tratando me recetó un psicofármaco para calmar ciertas fobias que padecía, que actualmente sigo tomando aunque en menos dosis, ya que crea una fuerte adición. Ninguno de los especialistas que me asignaron elaboró una hipótesis demasiado convincente debido a la falta de información.
2.    ¿Ha seguido algún tipo de terapia educativa?
A los 18 años cuando por fin me diagnosticaron este trastorno, en el mismo gabinete seguía una terapia semanal con varias personas que padecían este mismo síndrome, el cual consistía en hablar o dialogar cada viernes sobre un tema en concreto y contar de qué modo había transcurrido la semana. Aunque a mi juicio esta terapia no era demasiada efectiva porque de esa dinámica no salíamos mucho mas, si bien es cierto que algo pude aprender aunque desgraciadamente como era un gabinete privado, la terapia había que pagarla.
3.    ¿Ha tenido desde la infancia problemas de adaptación?
En principio no he llegado a tener demasiados problemas, al menos que se tratase de alguna situación en la que implicase relaciones con iguales, así como a la hora de participar en algún juego o evento competitivo o también a los cambios bruscos de situación.
 4.    ¿Cómo fue su etapa escolar?
Mi etapa escolar si lo analizamos desde el punto de vista de los resultados académicos fue normal, alternando épocas mejores y peores. Ahora bien decir que como era de esperar para mis compañeros de clase o colegio fui un tanto objeto de burla, intimidación y algo de acoso especialmente cuando se enteraron de mis fobias.
5.    ¿Cómo le detectaros el problema?
El proceso mediante el cual me enteré de mi problema fue algo fortuito. Resulta que un familiar mío estaba en casa viendo la televisión cuando de repente apareció un afectado con esa patología hablando en publico y empezó a describir los síntomas, inmediatamente avisó a mi madre para que lo viera en ese momento, estaban dando el número de teléfono por la televisión, mi madre llamó a ese número y contactó con la madre de ese chico, que en ese momento hablaba por televisión y cuando empezó a hablarle de estas características supimos que eso era lo que yo padecía.
6.    A raíz de ser consciente del problema presentado ¿Ha cambiado la forma de verse a sí mismo?
Mucho antes de que me diagnosticaran este problema, desde que tenia uso de razón yo era consciente de que era una persona muy diferente y peculiar, que para los demás era como un tipo raro y extraño, aunque yo mismamente no era capaz de explicarme donde estaba el fundamento de mi peculiaridades. Cuando por fin pude saber que era lo que realmente me ocurría, me llene de esperanza y optimismo porque pensaba que la gente que me rodeaba lo comprendería mejor al conocer sus síntomas y ver que no era único. Me he dado cuenta de que no es tan fácil hacer comprender a los demás porqué somos como somos, no siendo tu familia.
7.    ¿Se ha sentido diferente al resto de personas?
Si, bastante diferente y muchas veces incomprendido, debido a que tampoco es fácil encontrar el contexto para poderte desahogar con alguien mostrando lo que sientes. Me he sentido y sigo siendo diferente en la manera de pensar con respecto a la gente de mi edad, los criterios, la forma de vida y la forma de entender la realidad.
8.    ¿Presenta algún problema para socializarse con el entorno?
Si que presento ciertos problemas sobre todo a la hora de encontrar a alguien con quien compartir gustos, ideas, opiniones, intereses, formas de pensar, formas de vida, aficiones y valores. De ahí a la sensación de soledad e incomprensión que sentiría si no fuera por mi familiares.
9.    ¿Presenta dificultad para interpretar las expresiones faciales?
En realidad las expresiones faciales es una especie de código reflejado en el rostro de los sentimientos de la persona, pero a causa de mi déficit de empatía y dificultad para mantener el contacto ocular, me cuesta apreciar los detalles faciales que me pueda mostrar mi interlocutor.
10.  ¿Con el paso de los años ha mejorado sus habilidades sociales? ¿De que manera?
En cierto modo algo e intentado y sigo intentando mejorar, puesto que siempre estoy dispuesto a conocer a gente nueva que me puedan ayudar y aportar algo positivo. Ya voy evitando menos el contacto ocular y procuro ser educado con los demás. En la mayoría de los casos, si yo no comento nada sobre mi problema, pasaría desapercibido. El problema consiste en que quien no me conozca y mucho menos este síndrome puede mal interpretarme si realizo alguna pregunta que a su juicio parezca inesperada o inadecuada, pero no lo hago ni muchísimo menos con mala intención.
11.  ¿Falta de deseo e interés de interactuar con iguales?
No para nada. Yo tengo muchísimos deseos de poder interactuar e integrarme en un gran grupo social de amigos. El problema es que no sé cómo hacerlo, pues me cuesta mucho encontrar afinidad con la mayoría de la gente en cuanto a temas de interés y conversación. Pero tengo la esperanza de ir encontrando gente con quien compartir mi estilo y tendencias en esta vida.
12.  ¿Tiene algún interés o afición que ocupe la mayoría de su tiempo, o que restrinja su dedicación a otras actividades?
Soy muy aficionado a los viajes, a conocer lugares nuevos, a la geografía, a  la astronomía, las ciencias en general. Me gusta leer enciclopedias ilustradas y lo que más tiempo me ha llevado a veces han sido los rompecabezas (puzles). Siento también especial interés por la genealogía, es decir, me gusta saber quiénes era mis antepasados, de donde eran, donde vivían, como se llamaban y a qué se dedicaban, de hecho conozco el nombre de algunos tatarabuelos y de casi con certeza donde están enterrados.
13.  ¿Siente problema al tomar decisiones?
Si especialmente en situaciones muy complejas y a veces si tomo una decisión resulta errónea por no haber pensado previamente en las consecuencias, si era grande la cantidad de decisiones posible a causa de mi ingenuidad.
 
14.  ¿A qué se dedica?
Actualmente estoy en desempleo, cobrando prestaciones desde noviembre. He estado trabajando 2 años y medio de envasador y manipulador de alimentos y previamente estuve de manipulador y logística de prendas textiles, también he estado opositando para auxiliar administrativo de la junta pero ahora la bolsa de empleo público esta algo estancada.
15.  ¿Presenta dificultad para adaptarse a situaciones nuevas?
Cuando se trata de alguna nueva situación me gusta saber de antemano cuales van a ser los parámetros de dicha situación para compararlo con la situación actual e ir haciendo balance con mi capacidad de adaptación.


María García Fernández. 1º de ed. Infantil.

La importancia de la atención educativa en centros hospitalarios.


«La atención educativa en centros hospitalarios nace para dar respuesta a necesidades de carácter compensatorio a alumnos que por causa de enfermedad se ven obligados a una convalecencia en sus domicilios o en centros hospitalarios.

A lo largo del curso son muchos los alumnos que padecen enfermedades o lesiones traumáticas por eso es necesario que la respuesta forme parte de un mismo proceso que atienda la fase de hospitalización y la convalecencia en su estrecha coordinación entre los centros de origen y el equipo de atención educativa.

Las aulas surgieron en ciertos hospitales, en los años cincuenta en Gijón, de manera espontánea, ésta iniciativa tuvo su continuación, en 1974, a raíz de la apertura del Hospital Nacional de Parapléjicos, en Toledo y finalmente el 18 de mayo de 1998 se firmó un convenio entre el Ministerio de Educación y Cultura, el Ministerio de Sanidad y Consumo y el Instituto Nacional de la Salud, en el que se sentaron las bases y la política compensatoria destinada a resolver la escolarización de los niños convalecientes o ingresados en centros hospitalarios. En la actualidad la mayor parte de los centros hospitalarios de España cuentan entre sus dependencias con una o varias aulas donde son atendidos los niños y niñas que se ven obligadas a pasar un tiempo en el hospital lejos de sus centros escolares de origen.»

Estos son sus objetivos:

-Facilitar la posterior integración escolar del alumno, disminuyendo el retraso escolar que supone el periodo de inasistencia al centro debido a su enfermedad.

-Evitar el aislamiento del alumnado hospitalizado a través de un clima de participación e interacción mediante la integración socio afectivo con otros niños y adultos.

-Asegurar la continuidad del proceso de enseñanza-aprendizaje, mediante una coordinación adecuada entre los distintos profesionales que entran en contacto con el alumno convaleciente: centro docente, unidades escolares de apoyo en instituciones hospitalarias y servicios de apoyo a domicilio.

-Contribuir con los recursos necesarios para que el alumno sea parte activa en su proceso de curación

-Fomentar la utilización formativa del tiempo libre durante los periodos de hospitalización y convalecencia.

-Crear un clima propicio para el intercambio de experiencias entre los diferentes alumnos hospitalizados. No ya sólo dentro del aula, sino también en el resto de dependencias compartidas de hospital (pasillos, salas de juegos, habitaciones…); procurando que sienta, lo menos posible, la lejanía de su ambiente familiar y social.


Haciendo entrevistas, a dos personas que recibieron éste tipo de atención se puede concluir la importancia que supone este tipo de apoyo. En el enlace que sigue se puede escuchar el audio de las entrevistas.

https://www.dropbox.com/sh/deape4t7b3at2ls/Zllz18uz3r


DAVID SÁNCHEZ GONZÁLEZ

1º Magisterio Educación Infantil.