Sobre (falsos) asociados en la universidad española

Ayer por distintos avatares no pude ver la comparecencia en el Congreso del Ministro de Universidades, Manuel Castells, en el Congreso de los Diputados. Con lo que he tenido que leer lo que dijo. Leyendo la prensa está claro que una de las medidas que más ha llamado la atención es la eliminación de la figura de los “falsos asociados”, que puede verse en el titular de periódicos tan dispares como El Mundo o El Diario.

¿Qué es un profesor asociado de universidad?

Según la LOU los profesores asociados son “especialistas de reconocida competencia que acrediten ejercer su actividad profesional fuera del ámbito académico universitario”. A su vez  tendrán “tareas docentes a través de las que se aporten sus conocimientos y experiencia profesionales a la universidad” cuyo contrato podrá ser renovado “siempre que se siga acreditando el ejercicio de la actividad profesional fuera del ámbito académico universitario”. Es decir, en teoría, son profesionales cuyo principal trabajo está fuera de la universidad y que por diversos motivos en los que el económico tiene una importancia muy pequeña les interese impartir docencia como segunda actividad. En este esquema encajan perfectamente profesionales de la Medicina, de la Abogacía y muchas más profesiones, que dotarán sus clases de un indudable valor añadido con su know-how obtenido en su trabajo diario.

Una amplia proporción de los profesores asociados en la universidad española se circunscriben con esta definición. Por ejemplo, según los datos obtenidos en el Portal de Transparencia de mi universidad, la Universidad de Castilla-La Mancha, había en 2019, 453 profesores asociados Ciencias de la Salud y 610 profesores asociados. De los 610 profesores asociados que no son de Ciencias de la Salud hay una proporción que sí que tienen un trabajo no universitario bien definido. En mi centro, la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Sociales, contamos con profesionales de la Abogacía que estoy seguro son un complemento perfecto a los profesores universitarios a tiempo completo que vivimos para lo bueno y para lo malo encerrados en las paredes universitarias.

Entonces, ¿quiénes son los “falsos asociados”?

Los “falsos asociados” son aquellos profesores universitarios, que si bien tienen que estar dados de alta como autónomos, están dados de alta como autónomos de una forma “ficticia”.

Pero, si ganan poco dinero y encima parte de ese dinero lo tienen que gastar como cuota de autónomo. ¿Por qué aceptan este trabajo?   

Para responder a esta pregunta, es necesario conocer el retrato robot de estos “falsos asociados”. Un nexo común que tienen todos ellos es el sueño de convertirse en PDI de universidad a tiempo completo. Algunos de ellos todavía no son doctores, si bien se encuentran en proceso de serlo. Otros sí que tienen son doctores, pero aún no han logrado acreditarse como ayudante doctor o como contratado doctor. Y para aquellos que desconozcan el sistema de contratación de las universidades españolas sin alguna de estas acreditaciones resulta muy complicado conseguir una plaza de PDI. Otros sí que tienen en su bolsillo la acreditación de ayudante doctor o contratado doctor, si bien todavía no han logrado una plaza de esta categoría.

Una vez categorizado el retrato robot de los “falsos asociados” resulta más sencillo responder a la pregunta anterior. El motivo principal que les lleva a aceptar ser “falso asociado” es hacer méritos para poder convertirse en PDI a tiempo completo en el futuro.

Los méritos son básicamente de dos tipos: docentes e investigadores. La docencia en España se mide, por desgracia, en su mayoría al peso. Es decir, cuantas más clases des más méritos tienes para poder acreditarte como ayudante doctor, contratado doctor, titular o hasta catedrático. A mi por ejemplo, me denegaron la acreditación a profesor titular hace ya varios años porque había dado “pocas clases”. Así, dar clases y cuantas más mejor les ayuda a poder obtener la acreditación correspondiente. El segundo tipo de méritos que persiguen es el investigador. Para tener los requisitos que las acreditaciones exigen en cuanto a artículos, libros, congresos se necesita tiempo y mucho buen hacer.

Antes de ver qué pasaría si se eliminase esta figura voy a considerar los motivos que llevan a la universidad a usar esta figura. El principal es la flexibilidad. En la universidad muchos de los profesores permanentes dan menos docencia de la que les corresponde como máximo por ley por diversos motivos relacionados con el trabajo universitario (investigación, docencia, gestión), o bien reducen su docencia o incluso renuncian a ella por tener de forma no permanente un trabajo fuera de la universidad (por ej., la política). Así, la figura de profesor asociado otorga cierta flexibilidad que ayuda a las universidades a cubrir toda la docencia a impartir. El segundo motivo y éste no debería existir, es que los profesores asociados cobran poco dinero, y por ende resultan baratos para las universidades. En un contexto de financiación escasa de las universidades españolas impartir parte de la docencia de forma más barata ayuda a cuadrar presupuestos.

Repito esto no debería existir pues no es de recibo que el sueldo recibido por cualquiera que imparta clases en la universidad se pueda considerar como bajo. La formación que se necesita para impartir docencia en la universidad es muy alta y la remuneración debería ir en consonancia con la formación y conocimientos.

Entonces, ¿Qué pasaría si se elimina la figura de “falso asociado”?

Antes de ello hay que tener en cuenta una cosa que la mayoría de economistas tenemos claro. Cualquier política puede terminar perjudicando al colectivo que se pretende favorecer. Así, cualquier medida no solo debe poner en su preámbulo que se quiere evitar tal o cual disfunción sino que la medida debe lograr lo que persigue y no lo contrario.

Así, si se suprime la figura de “falso asociado” muchos de ellos pueden verse expulsados de la lucha por un puesto como PDI universitario y tomarán otros caminos. Por lo que, si a los “falsos asociados” se les suprime esta vía para perseguir su sueño de convertirse en PDI a tiempo completo habrá que darles otra vía, pues de lo contrario, como se dice vulgarmente habremos hecho pan como unas tortas.

El eterno debate. ¿Es el mejor entrenador el que mejor baremo de victorias tiene?

Autores: Julio del Corral (@jdelcorraltm) y Andrés Maroto (@jazzandmar)

Hace unos días la Asociación Española de Entrenadores de Baloncesto (AEEB) anunciaba su tradicional premio al mejor entrenador de la primera vuelta de la Liga Endesa (ACB). Este año el galardonado fue Pablo Laso, entrenador del Real Madrid. La noticia pronto dio lugar a un debate (abajo se observa una muestra de algunos de los comentarios al respecto) que no, por ser habitual y repetido cada vez que se otorga un premio de este estilo, deja de tener su relevancia periodística y académica para todos los que amamos el baloncesto o trabajamos en su análisis.

Con esta entrada no se trata de menospreciar el trabajo de Pablo Laso al frente del Real Madrid al que ha llevado a una época no sólo de buenos resultados sino también de buen juego que ha revertido completamente la inercia de la sección blanca de baloncesto en la última década. Sin embargo, sí que queremos contribuir a que el criterio con el que se otorgan estos premios pueda ser más “objetivo” porque, a pesar de la presunta objetividad de los indicadores usados para esta clasificación (baremos, rivales, partidos en casa/fuera…), ha caído en el histórico error de premiar únicamente el número de victorias y no el rendimiento o eficiencia real de los entrenadores. Por esta razón, y como en ocasiones anteriores[1], os presentamos una medida objetiva sobre la eficiencia de los entrenadores ACB durante la primera vuelta de la presente campaña 2019-2020.

Esta clasificación[2] se basa en la distribución de probabilidad de victorias de cada equipo y según este indicador el mejor entrenador en esta primera vuelta de la temporada (como se observa en la tabla adjunta) habría sido Álex Mumbrú, con una eficiencia del 98%, que ha llevado a un recién ascendido como el Retabet Bilbao Basket a jugar la Copa del Rey con un balance de 10-7 y una diferencia respecto a las victorias esperadas de +3,4. Igualmente sobresaliente ha sido el rendimiento de Porfi Fisac (97%) con el Casademont Zaragoza (diferencia de +3,1 con un balance de 12-5) y de Txus Vidorreta (91%) con el Iberostar Tenerife (+2 con un balance 11-6), ambos equipos clasificados como cabezas de serie para la próxima Copa del Rey de Málaga. Sin embargo, podemos observar a Pablo Laso sólo en la sexta posición, con una eficiencia del 72% y un diferencial de +0,5 victorias (balance 14-3).

Según esta clasificación los peores resultados serían los obtenidos por Alexander Dzikic con el Movistar Estudiantes, con una eficiencia únicamente del 17% y un diferencial de -2.3; Sito Alonso con el UCAM Murcia (15%, -2.5); y, finalmente, Velimir Perasovic con el Kirolbet Baskonia (10%, -2.8). Valga como dato curioso que los tres casos de entrenadores destituidos tras esta primera vuelta (o durante la misma) se encuentran entre los cinco peores datos de eficiencia de nuestra clasificación.

 

[1] Enlaces a los trabajos 2008-2014, 2013-2014, 2014-2015, 2015-2016, 2016-2017, 2018-2019.

[2] Este método está validado dentro de la comunidad especializada y los resultados para temporadas anteriores pueden verse en un artículo que se publicó en el Journal of Sport Economics.

Pesic, ¿mejor que Fisac o Penyarrolla?

Autores: Julio del Corral y Andrés Maroto

Hace unos días, la Asociación Española de Entrenadores de Baloncesto (AEEB) anunciaba su anual Premio al Mejor Entrenador de la fase regular de la ACB, que este año ha recaído en Svetislav Pesic, entrenador del F.C. Barcelona Lassa.

No se trata de menospreciar el trabajo hecho por el serbio durante la última campaña donde el Barça ha vuelto a las posiciones que históricamente le corresponden: ha conseguido la segunda Copa del Rey consecutiva, la segunda plaza en la fase regular de la ACB (tras ocupar la primera plaza durante la mayor parte de la temporada) y, tras varios fracasos europeos seguidos, ha estado a punto de llegar a la Final Four de Vitoria (cayó en cuartos en el quinto y definitivo partido en Estambul ante el Efes turco).

Sin embargo, el debate surgió entre los que siguen la competición a raíz de este premio porque, un año más, la AEEB – a pesar de la presunta objetividad de los indicadores usados para esta clasificación – ha caído en el histórico error de premiar únicamente el número de victorias y no el rendimiento o eficiencia real de los entrenadores. A nadie que conozca la ACB se le puede escapar que el resultado que han obtenido esta temporada entrenadores como Porfirio Fisac (Tecnyconta Zaragoza), Joan Penyarrolla (Baxi Manresa) o Carles Durán (DKV Joventut) ha sido, dado el presupuesto de sus plantillas y el rendimiento esperado, similar al de Pesic.

*Sustituyó en el cargo a Pedro Martínez
** Sustituyó en el cargo a Agustí Julbe
***Sustituyó en el cargo a Natxo Lezcano
****Sustituyó en el cargo a Víctor García, que a su vez había sustituido a Salva Maldonado
*****Sustituyó en el cargo a Javi Juárez

Por esta razón, y como en años anteriores, os presentamos una medida objetiva[1] sobre la eficiencia de los entrenadores ACB durante el curso 2018-2019. Se basa en la distribución de probabilidad de victorias de cada equipo y según este indicador el mejor entrenador habría sido Porfirio Fisac, con una eficiencia del 95%, que ha llevado al Tecnyconta Zaragoza a los play off de la ACB (incluso llegando a semifinales tras vencer en cuartos al Baskonia) sólo una temporada después de estar luchando por el descenso. En segundo lugar, estaría el entrenador del Baxi Manresa, Joan Penyarrolla (con una eficiencia del 91%), que abandonó el Morabanc Andorra tras una gran temporada para volver a su casa, Manresa, y llevar a un recién ascendido a los play off de la ACB (donde perdió en primera ronda frente al Real Madrid) y a un paso de la Copa del Rey (sólo se quedó fuera por la entrada del Estudiantes como organizador, aunque el Baxi había quedado deportivamente por encima del club estudiantil). El premiado por la AEEB, Pesic, “sólo” ocuparía la tercera posición, con una eficiencia del 89%, justo por delante del entrenador del DKV Joventut, Carles Durán que ha devuelto a un histórico como la Penya de Badalona a la fase final de la Copa del Rey y a los play off de la ACB en la misma temporada.

Con todo esto se vuelve a poner sobre la mesa la necesidad de revisar el tipo de indicadores que se usan para los premios individuales en el deporte. Se trata de usar toda la información disponible y las nuevas metodologías de base científica que se han ido introduciendo, sobre todo en la Economía del Deporte, en los últimos años, para poder lograr clasificaciones y valoraciones más objetivas. Esta es nuestra aportación al respecto.


[1] Este método está validado dentro de la comunidad especializada y los resultados para temporadas anteriores pueden verse en un artículo que se publicó en el Journal of Sport Economics

¡Oh entrenador, mi entrenador! Eficiencias de los entrenadores de La Liga2 2018-2019

Autores: Carlos Gómez-González y Julio del Corral

Acaba de terminar la liga regular en la Segunda División del fútbol español y aunque los 4 equipos clasificados para el play-off de ascenso a La Liga están centrados en lograr la única plaza en juego es hora de evaluar el rendimiento en la liga regular. Para ello los autores seguimos una metodología desarrollada en un artículo publicado en el Journal of Sports Economics que calcula un indicador de eficiencia como el inverso de la probabilidad de obtener más puntos que los realmente obtenidos según las casas de apuestas. Así, si un equipo obtiene muchos más puntos que los previstos su eficiencia estará próxima a 1 mientras que si un equipo obtiene muchos menos puntos que los previstos su eficiencia estará próxima a cero. Como los equipos de una liga disputan el mismo número de encuentros también puede usarse la diferencia entre los puntos y los puntos esperados según las casas de apuestas como medida de rendimiento de un equipo. En este caso cuanto mayor sea la diferencia mejor habrá sido el rendimiento del equipo.

Las tres primeras posiciones las ocupan el Osasuna, el Albacete y el Granada. El Osasuna y el Granada han logrado el ascenso directo y el Alba luchará en los play-off después de una soberbia campaña. Si uno se fija en los puntos esperados verá como el que mayor puntuación esperada tiene es el Deportivo de la Coruña, seguido del Málaga. En la cola destaca el Córdoba.

¡Oh entrenador, mi entrenador! Eficiencias de los entrenadores de La Liga

Autores: Carlos Gómez-González y Julio del Corral

Terminó la liga de fútbol masculina en primera división y llega el momento de que los clubes hagan balance. Estos días los clubes discuten en las oficinas los resultados obtenidos y la consecución de los objetivos. Además, se empiezan a buscar ya alternativas de cara a la próxima temporada, que en muchos casos vendrán en forma de nuevos entrenadores.

Pero, ¿cómo evalúan los clubes a sus técnicos? Esto es una verdadera incógnita. Los artículos científicos en economía del deporte proponen el uso de apuestas para extraer las probabilidades de victoria de los equipos. Las cuotas de apuestas incorporan toda la información disponible sobre los resultados esperados de los encuentros[1], y a partir de ahí, se puede calcular la eficiencia de los entrenadores. Podéis encontrar un ejemplo de este tipo de estudios publicados en revistas internacionales aquí.

Esta forma de calcular la eficiencia se define como la capacidad de los entrenadores para conseguir más puntos de los que se esperan del equipo. La Tabla 1 recoge el análisis de esta temporada, que ha dejado algunos casos muy curiosos. En la parte alta de la clasificación encontramos a Alavés (Abelardo), Getafe (Pepe Bordalás), Atlético de Madrid (Diego Pablo Simeone) y Espanyol (Joan Francesc Ferrer “Rubi”). Algunos de estos entrenadores son ya expertos en competir por encima de sus posibilidades en las últimas temporadas.

Por el contrario, la parte baja de la clasificación la ocupan Rayo Vallecano (Míchel-Paco Jémez), Celta de Vigo (Miguel Cardoso-Fran Escribá), Villarreal (Javier Calleja-Luis García) y un inesperado farolillo rojo, el Real Madrid (Lopetegui-Solari-Zidane). Como puede verse, el bajo rendimiento de los equipos se ha cobrado el puesto de varios entrenadores a lo largo de toda la temporada.

Una de las destituciones más recientes, y con mayor repercusión, ha sido la de Quique Setién en el Betis. Jornada tras jornada, la afición ha reprochado al técnico la mala temporada y el club finalmente ha decido dejarlo caer. Sin embargo, los resultados del técnico no se alejan tanto de las previsiones que hacían las casas de apuestas para el Betis (-2 puntos). Una cuestión relevante es el tipo de datos que utilizan los equipos para tomar estas decisiones, y hasta qué punto favorece a los equipos la poca continuidad de los entrenadores.

Puede verse que entrenadores con muy buena fama como Lopetegui o Machín han resultado muy ineficientes, en cambio, entrenadores como Bordalás o Abelardo, que han tenido hasta dificultades para encontrar banquillo en equipos de primera han resultado los más eficientes. Es decir, que es muy complicado predecir si un entrenador va a realizar una buena temporada o no. Dado que si los equipos no están realizando una buena temporada suelen despedir al entrenador desde el punto de vista económico no tiene mucho sentido firmar contratos largos (3-4 temporadas) a entrenadores. Sería más sensato contratos de un año combinados con primas altas y renovación inmediata en caso de actuación buena (por ejemplo, eficiencia por encima de 0,65). De esta forma, en caso de despedir al entrenador será más barato y en caso de que tenga buena actuación será recompensado en su justa medida.[2]


[1] Este argumento puede verse ampliado en los capítulos de libro titulados “Magicians, scapagoats and firefighters: the peculiar role of head coaches in profesional football” y “Economía del Comportamiento en el Deporte”. El primer está escrito por Bernd Frick, que es uno de los investigadores más reputados en Economía del deporte, formando parte del libro Personnel Economics in Sports, mientras que el segundo está escrito por Julio del Corral y Carlos Varela-Quintana formando parte del libro Sports (and) Economics recientemente editado por FUNCAS.


[2] Las cuotas de apuestas tienen en cuenta tanto el talento del que disponen los entrenadores, e.g., valor monetario del equipo, como factores externos que puedan influir en el resultado, e.g., lesiones de jugadores, malas rachas, o enfrentamientos “malditos”.

Klopp el mejor entrenador de la Premier

El Liverpool, Manchester City, Wolves y Cardiff los mejor gestionados

Autores: Carlos Gómez-González, Julio del Corral, José Manuel Cordero y Cristina Polo

Hace unos días Mourinho declaraba que “Jurgen Klopp está en el club y no gana absolutamente nada durante tres años y medio y todavía tiene la confianza y las condiciones para seguir adelante”, pues bien los motivos son evidentes aplicando un análisis mínimamente riguroso: ser un buen entrenador no consiste en ganar consiste en obtener el mayor rendimiento posible a los recursos disponibles. Para ordenar a los entrenadores en función del rendimiento obtenido los economistas hemos desarrollado diversas metodologías. Una de ellas fue desarrollada en del Corral et al. (2017) que consiste en calcular un índice de eficiencia de los entrenadores como el inverso de la probabilidad de obtener más puntos que los realmente obtenidos calculando las probabilidades usando los datos de las casas de apuestas. Así, si un entrenador consigue muchos más puntos que los esperados tendrá una eficiencia próxima a 1, mientras que si un equipo consigue muchos menos puntos que los esperados la eficiencia será muy próxima a cero.

La siguiente tabla muestra la eficiencia de los equipos en la Premier 2018-2019, así como los puntos obtenidos, los esperados según las casas de apuestas y su diferencia.

Como puede verse el Liverpool es el equipo con una mayor diferencia entre los puntos conseguidos y los puntos esperados, y por ende el más eficiente. Sin embargo, a pesar de tener una actuación excelente siendo el segundo equipo en puntos esperados no le sirvió para ganar la Premier pues el Manchester City tuvo una buena actuación, pero su puntuación esperada era mucho mayor que el Liverpool. También puede verse como el West Ham con apenas 52 puntos es el tercero en eficiencia, el motivo es que el West Ham es un equipo del que se esperaba menos, así obtener 52 puntos es una actuación muy meritoria.

Otra pregunta relevante es cómo lo han hecho los gestores deportivos en el sentido de trasladar el gasto en salarios de los jugadores a una mayor cantidad de puntos esperados. ( Es bien conocida la relación positiva entre resultados deportivos y dinero gastado en jugadores, en el caso de la Premier 2018-2019 el coeficiente de correlación entre los puntos esperados y el salario medio fue de 0,90, que es muy alto. Por tanto si un equipo quiere aumentar sus puntos esperados lo más fácil sería incrementado su gasto en salarios ). Para ello se puede usar un modelo DEA con el objetivo de determinar quiénes han sido los mejores gestores deportivos.  El input usado en el modelo DEA es el salario gastado en jugadores y el output los puntos esperados según las casas de apuestas.[

Gráficamente:

Los resultados del modelo DEA son los siguientes:

Los resultados muestran que los únicos equipos que consiguen ser plenamente eficientes fueron el Manchester City, Liverpool, Wolves y Cardiff. Por el contrario, uno de los equipos más ineficientes es el Manchester United, que dirigía Mourinho hasta hace poco, siendo el equipo que más gasta en salarios pero en número de puntos esperados resultó ser el quinto equipo en puntos esperados.


[1] Este análisis se ha propuesto por los autores de este artículo en varios congresos científicos.

El futuro del baloncesto europeo: ¿El final de las ligas nacionales? Análisis de las asistencia en ACB y Euroliga en últimos 10 años

Autores: David Gómez-Pantoja, Carlos Gómez-González y Julio del Corral

La resaca de la Copa del Rey de baloncesto sigue haciendo mella en el baloncesto nacional, e incluso europeo. El órdago lanzado por el Real Madrid tras el arbitraje de la final ha dado lugar al crecimiento de un sentimiento de descontento del conjunto merengue y sus aficionados con la ACB. Este descontento es mayor aún tras las consideradas escasas disculpas de los altos mandos de la competición por lo sucedido en el Wizink Center.

La situación, con el Real Madrid estudiando por múltiples vías sus posibilidades fuera de la ACB, parece cada vez más irrecuperable al sumarse las informaciones que hablan de que FC Barcelona y Kirolbet Baskonia acompañarían al conjunto madrileño en su marcha de la liga española. Los tres equipos comparten una característica común, su Licencia A de la Euroliga, y este movimiento, una salida hacia la cada vez más posible Liga Europea de Baloncesto, sería el movimiento natural de los tres conjuntos, olvidando así la utopía de participar en la NBA.

Estos tres equipos, junto a Unicaja (que perdió su plaza de Licencia A con la entrada en vigor del formato de Liga Regular de la Euroliga para dotar así de mayor atractivo a la ACB), ya se levantaron de la mesa en la Asamblea General de la ACB de 2017 como queja por la carga excesiva de partidos que suponía la competición nacional y la negativa a plantear una posible reducción del número de equipos participantes. Una carga extrema a ojos de los equipos Euroliga, puesto es esta competición la que ha duplicado su calendario en tan solo 10 temporadas.

De este modo, la relación de los grandes con la ACB parece cada vez más alejada, pero no son los únicos equipos grandes de Europa que han levantado la voz en el último mes. Olympiakos tomó la decisión de marcharse al descanso de la semifinal que disputaba ante Panathinaikos en la copa griega por lo que consideraban un “atraco” por parte de los árbitros. Ahora, los dos grandes de Grecia han contactado con la ABA League para abandonar su liga y adherirse a una nueva. Igualmente, el Estrella Roja también mostró su malestar con el arbitraje tras la disputa de la final de copa contra el Partizan.

En el año 2001, una iniciativa liderada por clubes españoles, griegos e italianos en contra de los beneficios repartidos por la FIBA a los participantes de la Copa de Europa dio lugar al nacimiento de la Euroliga. Aquel año, ganó la Euroliga a la FIBA, y desde entonces el poder que la competición ha adquirido en el baloncesto europeo no ha hecho más que crecer y crecer. Casi 20 años más tarde se presenta, nuevamente, la posibilidad de que Euroleague Basketball, con Jordi Bertomeu a la cabeza, aseste un golpe definitivo al baloncesto europeo y de lugar a la Liga Europea gracias al descontento de algunos de los grandes equipos europeos con sus propias ligas.

¿Son reales las posibilidades de que esto suceda, de que cambie el baloncesto europeo de esta forma? Rotundamente sí. ¿Por qué? Porque, pese a que las principales quejas surjan por el arbitraje, el beneficio económico que supone la Euroliga para los clubes es muy superior a lo ingresado actualmente por participar en una liga nacional. Este puede ser el origen del cambio. En el caso de los clubes españoles, los ingresos por los derechos televisivos de la ACB son inferiores al millón de euros, mientras que la Euroliga les asegura casi cinco millones de euros. Además, la Euroliga ha alcanzado un nuevo acuerdo económico con DAZN por los derechos televisivos  que aumentará los ingresos a partir de la próxima campaña.

Pero, centrándonos en la ACB, es importante analizar también, además del rendimiento económico, la masa social, es decir, el seguimiento de la competición y de sus equipos. Además, es importante comparar estos datos con los de la Euroliga para poder responder a la gran pregunta: ¿Puede sustituir la Euroliga a las ligas nacionales y su seguimiento?

El primer dato a valorar es la asistencia media por partido de cada competición en los últimos años, y en este aspecto la ACB presenta valores muy negativos. La máxima competición española alcanza su tope de asistencia media en la primera de las diez temporadas analizadas, con 6.987 espectadores en 2008/09. A partir de esa temporada, el descenso en la ACB es muy visible, estancándose su asistencia media en torno a los 6.200 espectadores las últimas tres temporadas.

Por su parte, la Euroliga ha sabido reinventarse con sus cambios de formato y crecer progresivamente, alcanzando sus mejores registros en las dos últimas temporadas con formato de liga regular. Si hace diez años la máxima competición continental registraba una asistencia media a sus partidos de 6.141 espectadores, la temporada 2017-2018 estableció su récord de asistencia con 8.458 espectadores de media.

Uno de los cambios en la normativa que ha podido influenciar los números de asistencia en la Euroliga es la obligatoriedad de todos los clubes con “Licencia A” a disputar sus encuentros en un pabellón de más de 10.000 espectadores (norma incumplida únicamente por el FC Barcelona). Sin embargo, mientras la Euroliga ha aumentado sus registros, la ACB ha protagonizado un descenso y un estancamiento en su asistencia a los pabellones. La diferencia de espectadores entre la ACB y la Euroliga en 10 temporadas ha pasado de +847 a -2.164, y en esto influye el interés que el aficionado medio tiene por la competición.

Si se analiza la asistencia media de los tres conjuntos españoles con Licencia A (FC Barcelona, Kirolbet Baskonia y Real Madrid) los resultados que se obtienen son los siguientes:

En general, la asistencia siempre ha sido superior en los partidos de Euroliga que en los de ACB para los tres representantes . Sin embargo, como se observa en el gráfico referente al período entre 2016 y 2018, es decir, las dos últimas temporadas, la diferencia de asistencia media es cada vez mayor entre ambas competiciones.

Esta mayor asistencia a los pabellones en Euroliga, permite sacar una conclusión: la Euroliga llama más la atención a los aficionados de FC Barcelona, Kirolbet Baskonia y Real Madrid. Son los vascos los que mejores números presentan con el formato de liga regular en Euroliga, con una media de 11.454 asistentes por encuentro. El Real Madrid, por su parte, recibe 10.037 asistentes de media en Euroliga con el nuevo formato, mientras que el FC Barcelona se queda a la cola con tan solo 5.335 asistentes de media.

No obstante, para que la posibilidad de la Liga Europea se convierta en una realidad este modelo debe ser beneficioso para todos aquellos que tienen que dar el paso, es decir, para los Licencia A. Por ello, es necesario preguntarse cómo ha afectado el cambio de formato en la Euroliga a la asistencia in situ del resto de conjuntos con Licencia A y si este cambio ha sido beneficioso para los mismos.

Tomando como referencia en este caso la ratio de asistencia, que se obtiene dividiendo la asistencia entre la capacidad total del pabellón, se puede hablar de una mejora destacable en el conjunto de los datos de asistencia de los equipos con Licencia A. Mientras que los datos de estos equipos entre 2008 y 2016 eran muy dispares, la llegada de la liga regular, con una mayor calidad de los rivales, ha propiciado que la asistencia media de los “capos” de la competición se equilibre. El único pero en este apartado es el Anadolu Efes debido a la baja asistencia que registró en las dos temporadas con este formato, debido, en gran parte a su pobre rendimiento deportivo en estas dos campañas.

Con toda esta información en la mano la respuesta es clara: en cuanto a asistencia a los pabellones, la Euroliga se ha desmarcado completamente de la ACB y, en general, de las ligas nacionales. El formato de liga regular ha provocado que cada semana se puedan presenciar varios duelos de gran nivel.

Habrá que esperar pues a la evolución de los acontecimientos y a las decisiones que decidan tomar los Licencia A, pero la posibilidad de que nazca la Liga Europea, tanto por beneficio económico como por seguimiento in situ, no es algo descartable. Una competición que serviría para cumplir las exigencias actuales de los grandes clubes que reclaman un calendario más reducido, y que podría acabar definitivamente con las competiciones nacionales tal y como las conocemos en la actualidad.

Este artículo se basa en el Trabajo Fin de Grado de David Gómez-Pantoja bajo la tutorización de Julio del Corral y Carlos Gómez González de ADE en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Ciudad Real. Dicho TFG puede descargarse en este enlace: http://bit.ly/TFG_DavidGómezPantojaRuiz_Demanda_BalanceCompetitivo_ACByEuroliga

Eficiencia en la primera vuelta de LaLiga1 y LaLiga2 2018-2019

Autores: Julio del Corral y Carlos Gómez González

Una forma de medir lo bien o lo mal que lo han hecho los equipos en una liga es comparar los resultados obtenidos con los resultados esperados. Los resultados esperados pueden obtenerse a partir de los datos de las casas de apuestas. En concreto, nosotros hemos desarrollado una medida de eficiencia que se calcula como el inverso de la probabilidad de haber obtenido más puntos que los realmente obtenidos. Así, si un equipo obtiene muchos más puntos que los esperados su valor de eficiencia será próximo a 1, mientras que si obtiene una puntuación mucho menor que la esperado el índice tomará un valor cercano a 0. Esta metodología está validada en varios artículos científicos como éste.

La Liga 1: Los equipos modestos revientan la liga de la eficiencia

Hasta 6 equipos con los presupuestos más bajos de la primera división ocupan las posiciones más altas de la clasificación de la eficiencia. Mención especial para el Alavés de Abelardo Fernandez, que con 12 puntos más de los que predecían las casas de apuestas ocupa la primera posición. Muy meritorio también el cuarto puesto del recién ascendido Valladolid. En el polo opuesto encontramos los pésimos números de equipos muy consolidados: Real Madrid, Valencia, o Villareal. El primero destituyo a Julen Lopetegui a mitad de esta primera vuelta, y contrato a Solari, mientras que el Villareal ha despedido recientemente a Javier Calleja, y Luis Garcia Plaza ha ocupado su puesto.

 

La Liga 2: Se aprieta y el Alba tiene licencia para sonar

El Albacete de Luis Miguel Ramis, con permiso del Granada, es hasta la fecha el líder indiscutible de la liga de la eficiencia en La Liga 2. Con 11 puntos por encima de las predicciones de las casas de apuestas, el equipo de Luis Miguel Ramis es la gran sorpresa de la competición. No obstante, la liga está muy apretada, como es habitual, tanto en los puestos de cabeza como en los puestos que condenarían a los equipos a la 2B. La decimosegunda y decimotercera posición de los recién ascendidos Rayo Majadahonda y Extremadura mantienen a ambos con esperanzas de repetir al año que viene en la competición. Los peores números de eficiencia los registran Zaragoza, Tenerife y Córdoba, dejándose hasta 8 puntos en el camino con respecto a las previsiones.

La eficiencia en liga se cobra 4 entrenadores y el peor Real Madrid de lo que va de siglo

Autores: Julio del Corral y Carlos Gómez González

Este lunes se completaba la primera vuelta de La Liga a expensas del partido aplazado por el Mundialito de clubes entre el Leganés y el Real Madrid. Con la primera vuelta finalizada es un buen momento para hacer balance de situación de los equipos.

Por ejemplo, en Internet es fácil encontrarse con encuestas para que los aficionados puntúen la actuación de los equipos hasta la fecha. Desde esta tribuna llevamos tiempo abogando por el uso de criterios objetivos para estos análisis. Por ejemplo, la diferencia entre el rendimiento esperado según las casas de apuestas y los puntos realmente conseguidos. El artículo titulado “Are former profesional athletes and native better coaches? Evidence from Spanish basketball” publicado en la revista académica más importante de Economía del Deporte desarrolla una metodología para obtener las puntuaciones más probables de los equipos de acuerdo a su potencial. En entradas de blog anteriores se pueden encontrar más detalles y ejemplos sobre este método.

En resumen, para calcular la puntuación esperada de cada equipo, basta con multiplicar las probabilidades de las posibles puntuaciones en cada jornada y realizar una suma hasta el final de temporada (1ª vuelta en este caso). El siguiente gráfico muestra el rendimiento del Real Madrid en la primera vuelta con una puntuación esperada de 44,8 puntos.

La eficiencia de los equipos de La Liga, que se calcula como el inverso de la suma de la probabilidad de obtener más puntos que los realmente obtenidos, se muestra en la siguiente tabla:

El campeón de la liga de la eficiencia en esta primera vuelta es el Valencia de Marcelino, que con 40 puntos ha conseguido su segunda mejor puntuación en la jornada 19, sólo superada por el Valencia de Benítez de la temporada 2003-2004. Se esperaba que obtuviese 30 puntos y consiguió estar 10 por encima. Como diría un amigo che “el murciélago sobrevuela la liga”.

Medalla de plata para el invicto Barcelona de Ernesto Valverde y Lionel Messi con una nota también de sobresaliente: 9,5. De hecho, si los culés repitiesen estos 51 puntos en la segunda vuelta lograrían el récord histórico de puntuación en La Liga. Cerrando el pódium está un clásico de esta clasificación, el milagroso Atlético de Madrid de Simeone. Los rojiblancos no se cansan de competir por encima de sus posibilidades.

Por el contrario, el farolillo rojo y, por tanto, líder indiscutible de la ineficiencia es el Real Madrid con un 0. Eso sí, con un partido menos, que en cualquier caso no le sacaría del pozo. Las valoraciones que las haga cada uno. ¿La culpa es del entrenador? Quién sabe. Lo cierto es que Zidane se ha ganado a pulso el crédito que le dan las dos últimas ligas de campeones. Casos similares se encuentran en la NBA, donde a los equipos les cuesta un mundo rescindir el contrato de entrenadores que consiguieron el anillo.

Los entrenadores de Las Palmas (Pako Ayestarán), Deportivo (Pepe Mel), Sevilla (Eduardo Berizzo) y, recientemente, Málaga (Míchel) corrieron distinta suerte y fueron destituidos. Estos equipos buscaron en el cambio de entrenador el revulsivo necesario, aunque ya sabemos que esto no siempre funciona. De hecho, el Sevilla despidió a Berizzo con una eficiencia de 0,8 y ahora el equipo hispalense ronda el 0,5. ¡A veces, más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer!

Finalmente, tenemos que destacar la meritoria primera vuelta del recién ascendido Girona, que en estos momentos ocupa la cuarta posición, y del Eibar, que con uno de los presupuestos más bajos de la primera división ocupa puestos europeos. La línea del aprobado la marcan el Alavés y el Celta de Vigo.

En resumen, una apasionante primera vuelta para los analistas. ¡Hablamos al final de temporada!

El Liberbank Ciudad Encantada uno de los equipos más eficientes en la primera vuelta de ASOBAL

Hoy 10 de enero se ha celebrado el sorteo de la cuarta ronda de la Copa del Rey de balonmano. El equipo de Cuenca, que tanto orgullo lucen el logo de la UCLM en su camiseta, no salió muy bien parado pues le tocó el Anaitasuna, uno de los rivales en teoría más fuertes con los que se podía enfrentar. Este mes de enero hay un parón en la Liga ASOBAL debido a la disputa del Campeonato de Europa, por lo que es buen momento para evaluar el rendimiento de los equipos en la primera vuelta de la liga.

Hace años desarrollé una metodología que permite obtener la eficiencia de los equipos en una liga comparando los resultados reales con los resultados previstos según las casas de apuestas. La idea es sencilla, los equipos que saquen más puntos que los esperados según las casas de apuestas serán eficientes (como hasta ahora el Valencia de Marcelino en La Liga) mientras que los equipos que obtengan menos puntos que los esperados según las casas de apuestas serán ineficientes (como hasta ahora el Real Madrid de Zidane). La eficiencia se calcula como el inverso (1-p) de obtener más puntos que los realmente obtenidos. Vamos a aclararlo con el ejemplo del Liberbank Ciudad Encantada.

El gráfico muestra la probabilidad de obtener cada una de las posibles puntuaciones según las casas de apuestas. La tabla por su parte muestra las probabilidades de obtener más puntos que 18 que fueron los realmente obtenidos. Si se suman estas probabilidades da 0,21, y por tanto 1-0,21=0,79 que es la eficiencia para este equipo. Cuanto más próximo a el valor de la eficiencia mejor la actuación del equipo, mientras que cuanto más se acerque a cero peor el rendimiento del equipo.

Esta metodología está publicada en un artículo publicado en Journal of Sports Economics, que es la principal revista en Economía del Deporte.

Los resultados son los siguientes:

El equipo más eficiente es el Quabit Guadalajara, que ha conseguido 20 puntos mientras que las casas de apuestas creían que iba a conseguir 15,3. Le sigue el Bada Huesca, que encabeza el grupo de los equipos que han conseguido el notable hasta ahora: Bada Huesca, MMT Seguros Zamora, Liberbank Ciudad Encantada, FC Barcelona Lassa y Fraikin BM. Granollers. Por el contrario BM Logroño La Rioja encabeza los equipos con peor rendimiento.

Veremos que nos depara la segunda vuelta. Desde la UCLM estaremos empujando para que el equipo conquense logre la clasificación para competiciones europeas así como los #Hispanos consigan una buena clasificación en el Europeo.