SE ACABARON LAS CLASES…

Bueno al final llegó la Navidad y con ella las deseadas vacaciones para todos los estudiantes de la universidad de Castilla la Mancha. Como fin de este cuatrimestre se realizó el tradicional festival de navidad a cargo de todos los cursos de magisterio del campus de la Fábrica de Armas. Los estudiantes están ansiosos por descansar unos días con sus familias, ya que la gran mayoría estudian fuera de su ciudad natal.

Desde esta revista quiero felicitar la navidad y desearos una feliz entrada y salida de año con vuestros seres más queridos.
Disfrutad, porque los exámenes están a la vuelta de la esquina y lo bueno se acaba pronto.
No comáis mucho turrón que luego las básculas explotaran y los encargados de la cafetería verán que las ventas han bajado, respecto al año anterior ya que nos pondremos todos a régimen.

FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO!!!

Inmaculada Gómez Jiménez (3 de Ed. Musical).

Leyendas toledanas

La fuente misteriosa

Toledo estaba desarmado, sin ejército, sin poder resistirse a la invasión francesa que ocupaba sus calles, sus conventos, sus casas. Era el año 1809, comenzada ya la Guerra de la Independencia, y los envalentonados soldados franceses sometían a la población toledana a injustificables humillaciones.

Tal conducta, impropia de un pueblo educado, motivó la antipatía entre los toledanos, a la vez que facilitó que ciertos vecinos se organizaran en partidas guerrilleras para intentar, con sus hábiles escaramuzas, expulsar al invasor. El barrio de San Miguel fue el primero en organizar tretas contra los soldados imperiales, y como resultado de sus aventuras, compusieron coplillas como la que sigue:
“Viva San Migel el Altocon su corona de Plata:vale más un migueleñoque todos los de la plaza…”
No muy lejos del Castillo de San Servando, en el Barrio de Santa Bárbara, frente a lo que ahora es la estación del “AVE”, existe una preciosa fuente, a la que los toledanos denominan “Fuente de Cabrahigos”. Hasta aquí llegó cierta tarde de verano un “dragón” francés y una joven toledana, que gustaba de alternar con los ocupantes, ambos dispuestos a dar buena cuenta de una buena merienda, y tras esto, lo que surgiera.

Al cabo de un rato, y tras finalizar la merienda, los dos jóvenes se disponen a ocultarse tras las piedras y el depósito de agua de la fuente y en estas estaban cuando se levantó un viento tormentoso que a su paso por las ramas de los cercanos árboles, produjo sonidos misteriosos y poco tranquilizadores.

Observando la fuente, el joven francés se percató de que ahora el agua salía con más brío, y el viento se llevaba los chorros que salpicaban en todas las direcciones. Tras unos minutos, el sonido del vendaval les dejó a ambos escuchar lo que parecía un susurro, sobrecogedor, que provenía de la fuente y que repetía aquello de… “Vale más un migueleñoque todos los de la Plaza”

El capitán francés desenvainó su espada de inmediato dispuesto a atacar a cualquier guerrillero oculto en la fuente, pero por más vueltas que dio a las piedras y se aproximó a los matorrales cercanos no halló a nadie, y pensando que era una mala jugada del viento o una broma pesada, salieron despavoridos del cobijo de la fuente con el rostro descolorido por el miedo, pues la copla seguía sonando en sus oídos…
Ambos refirieron el suceso a sus amigos y compañeros, los cuales, en otras noches de viento no dudaron en acercarse hasta la fuente para comprobar como por los caños metálicos se oía perfectamente aquella terrible copla.
Tan popular se hizo el hecho y por tanta gente escuchado que a partir de entonces a la fuente se la conoció como “la fuente misteriosa”, y narra la leyenda que aquella joven, asustada tras escuchar el terrible sonido de los versos, que entendió como una recriminación por su relación con el ocupante, terminó por volverse loca.

Foto: http://farm4.static.flickr.com/3232/2607561688_edc2920bb5.jpg ___________________________________________________

La mujer del Arquitecto (Leyenda del Puente de San Martín)

El puente de San Martín, que antaño servía de acceso a una de las puertas de entrada a la muralla toledana, fue levantado en el siglo XIII en sustitución de otro que hubo más abajo, cuyos restos son aún visibles y que fue destruido por una gran crecida del Tajo (se encuentra en el paraje conocido como La Cava, lugar de otra conocida leyenda toledana)

La construcción, que tuvo que ser restaurada con frecuencia en siglos posteriores, está catalogada como un buen ejemplo de arquitectura militar de la época. Se llega a ella desde la zona conocida como «la Coracha», un término militar de la Edad Media procedente del árabe (como tantas otros lugares de Toledo) con el que se denominaba el espolón de muralla o cortina amurallada que, saliendo de la misma, por lo general de una zona avanzada partía en terreno en dos hasta llegar a un río o precipicio de manera que impedía el sitio total de una ciudad y permitir a los sitiados llegar a una fuente de agua. Cuenta este puente con robustas torres, así como airosos arcos que salvan el cauce. Sobre la clave central de uno de ellos, en un hueco tapado por la vegetación que ha ido creciendo espontáneamente en los resquicios de las piedras, se encuentra una hornacina que guarda la talla de una mujer, protagonista de una hermosa leyenda.

Habían pasado más de treinta años desde que el puente quedara muy dañado durante las contiendas entre Pedro el Cruel y Enrique de Trastámara, cuando el arzobispo Tenorio decidió acometer una ambiciosa reforma de la obra y mandó llamar al mejor arquitecto de la época, que al poco tiempo llegó a la ciudad y comenzó su tarea con verdadera pasión.

El ahínco de los obreros y el apoyo de los toledanos, deseosos de ver concluida la edificación, hizo que llegara el día en que ésta tocaba a su fin. Pero la tarde anterior a la fecha en la que debían quitarse los andamiajes que sujetaban la obra, el arquitecto se mostraba muy preocupado y, al llegar la noche, salió de su casa sin querer dar ninguna explicación a pesar de las preguntas de su esposa.

Cuando regresó estaba pálido como un muerto y se encerró en su estudio llorando desconsoladoramente. Ante la insistencia de su mujer, por fin accedió a explicar que había cometido un gravísimo error de cálculo, y que en el momento que se quitaran los andamios para inaugurar el puente, éste se vendría abajo con todos los que estuvieran sobre él. Tampoco era capaz de acudir al arzobispo a contarle lo que había sucedido porque la noticia correría por todo el reino y jamás volvería a encontrar trabajo.

Tras su confesión, continuó llorando amargamente y la mujer estuvo un rato pensativa hasta que, con gran resolución y viendo todo su futuro y el de su familia en entredicho, cogió una tea y salió de la casa. Era una noche tormentosa y, ocultándose de trecho en trecho, la esposa del arquitecto logró llegar al puente y, temblando de miedo, prendió la tea y la lanzó sobre los maderajes que servían como armazón. Al principio parecía que la lluvia iba a apagar el fuego, pero por fin éste se extendió y la mujer volvió a su casa dejando a sus espaldas los andamios envueltos en llamas. Un rato después, los toledanos pudieron escuchar un gran estruendo que al principio atribuyeron a la tormenta. Pero al día siguiente vieron con gran desengaño que todas las maderas se habían quemado y el puente se había derrumbado sobre el río. Naturalmente, pensaron que la culpa había sido de algún rayo y, de inmediato, el arzobispo encomendó al arquitecto que iniciarán de nuevo las obras, que se concluyeron con cálculos perfectos. Tras la inauguración, la mujer del arquitecto, que no tenía la conciencia muy tranquila, pidió audiencia al arzobispo y le contó lo que había sucedido. El prelado, sorprendido por el valor y la nobleza que había demostrado intentando salvar a su esposo, no sólo guardó el secreto, sino que rindió su homenaje personal a la mujer mandando colocar la talla que aún permanece en el puente y que todos los visitantes pueden observar hoy en día.

Grupo de prensa (Ed. Física)

Los alumnos y profesores de Tercer curso de magisterio musical protagonizan un Concierto de Película.


El pasado viernes 12 de diciembre a las 21,00hrs. en el teatro Victoria de la ciudad de Talavera de la Reina , tuvo lugar nuestro “concierto de película”.

El programa constaba de un paseo musical de la mano de tres personajes: Marilyn Monroe, Groucho Marx y Autrey Hepburn, y a través de su hilo conductor los espectadores han podido disfrutar de los recuerdos que han marcado épocas con una cuidada selección de las piezas más relevantes del cine contemporáneo.

La sala estaba repleta y el público respondió con calurosos aplausos que sirvieron de gran incentivo para este grupo de trabajadores compuesto por alumnos y profesores que aman la música.
La preparación de este concierto fue muy cuidada y el vestuario, escenografía, coreografía, fueron íntegramente elaborados por el grupo.

Esta ha sido una experiencia inolvidable compartida entre compañeros y docentes que refirma nuestros vínculos y nos estimula para seguir creando proyectos, un “recuerdo de película” que quedará guardado en nuestro corazón”

Mariana Mella (Tercero de Educación Musical).

FELIZ NAVIDAD – con Concierto

El equipo de colaboradores de la Revista os deseamos unas felices fiestas en esta Navidad 2008 y nuestros mejores deseos para que en el próximo año 2009 se vean cumplidas vuestras inquietudes y anhelos.

Aprovechamos también para recordaros que mañana jueves día 18 se celebrará el tradicional Concierto de Navidad 2008 a partir de las 12 horas en «Envases de Cartón».

Compartimos con todos algunas imágenes de Conciertos de Navidades pasadas a los que dedicamos especial atención desde nuestra Revista:

ACTO DE CLAUSURA DE LA EXPOSICIÓN «PINCELADAS EDUCATIVAS»

Con motivo de la Exposición “Pinceladas Educativas” que se está llevando a cabo por los alumnos de 3º de Educación Infantil, dirigidos por la profesora Doña Cecilia Blázquez, el viernes día 19 de diciembre va a tener lugar el acto de clausura de la misma exposición, por lo que nos gustaría informarles e invitarles a que asistan a dicho acto।
Como ya hemos dicho, tendrá lugar el día 19 de Diciembre, en el Edificio 1 del Campus Tecnológico de la Fábrica de Armas en Toledo, y tendrá comienzo sobre las 12:30 horas de la mañana, aproximadamente।

El acto que será llevado a cabo por el grupo “Pinto, pinto, gorgorito”, formado por alumnas de 3º de Educación Infantil, consistirá en un pequeño cuento relacionado con la pintura y los colores, incorporando también para ello la música, ya que es un elemento muy motivador para los niños।

Seguiremos con tres actividades psicomotrices muy divertidas en las que intentaremos que los niños se lo pasen genial. Estas actividades tendrán como eje central los colores, la música, etc., y en un plano interno la psicomotricidad del niño. Nos ayudaremos de materiales como son telas o globos.

Tanto los alumnos como la profesora, hemos puesto todas nuestras ganas y esfuerzo en toda la preparación de dicho acto, y todas nuestras esperanzas en que salga todo bien।

Por ultimo recordarles, que pueden visitar todos los días la exposición en el horario de tarde de 17 a 18 horas de la tarde।

Cristina Aguilar García
Miriam Ovejero Martínez

La Biblioteca Digital de Castilla la Mancha

Los primeros avances que se están produciendo y que permiten poder difundir a través de Internet el patrimonio bibliográfico con que cuenta la región, se realizan dentro de los proyectos de la Biblioteca Digital, nacida al amparo de Europeana (Biblioteca Digital Europea) y de la Biblioteca Digital Hispánica, a través del Ministerio de Cultura.
Podemos acceder a algunos títulos de autores nacidos o vinculados a la región, como, Félix Urabayen quien desde sus orígenes da nombre a la E.U. de Magisterio de Toledo.

Fuente: EUROPA PRESS

La Biblioteca Digital de Castilla la Mancha

Los primeros avances que se están produciendo y que permiten poder difundir a través de Internet el patrimonio bibliográfico con que cuenta la región, se realizan dentro de los proyectos de la Biblioteca Digital, nacida al amparo de Europeana (Biblioteca Digital Europea) y de la Biblioteca Digital Hispánica, a través del Ministerio de Cultura.
Podemos acceder a algunos títulos de autores nacidos o vinculados a la región, como, Félix Urabayen quien desde sus orígenes da nombre a la E.U. de Magisterio de Toledo.

Fuente: EUROPA PRESS

Las Aulas Althia: Entrevista a D. Miguel Ángel Sánchez-Beato

Tras haber realizado un trabajo de Aulas Althia para la asignatura de nuevas tecnologías nos dimos cuenta de la importancia de conocer otros recursos educativos que además en este caso son atractivos para los niños porque los hacemos protagonistas de su propio aprendizaje.

Desde un modelo globalizador podemos tratar cualquier área de forma lúdica y didáctica dónde el discente está más motivado y es él mismo quien hace de guía. También es un método más para trabajar en grupo.
El único inconveniente que vemos es que el profesor necesita una preparación especial que no todos están dispuestos a adquirir.

Descubrimos que en el campus fábrica de armas de la UCLM existe un Aula Althia (32.6) idéntica a la que podemos encontrar en los centros escolares de nuestra comunidad. Tuvimos la oportunidad de poder utilizar esta aula y pensamos que todos los alumnos de Magisterio deberían pasar por ella, para así familiarizarse con un método más de trabajo, hoy en día muy importante.

Compartimos con vosotros una entrevista realizada a un profesor de un colegio de infantil y primaria que utiliza aulas Althia.

Entrevista a un profesor que utiliza el aula Althia: D. Miguel Ángel Sánchez-Beato Garrido. Colegio Público Ntra. Sra. De la Piedad

¿Hace cuánto que se creó el aula Althia en su centro?
Siete años, en el 2001

¿Cree que es importante para los niños la existencia de estas aulas?
Si. Sobretodo en zonas rurales, como es en la que se ubica el colegio mío, porque los alumnos de estos centros no tienen las mismas oportunidades para enfrentarse a las nuevas tecnologías y el acceso a internet o a los programas informáticos no es tan fácil como en las ciudades y zonas más urbanizadas.

¿Al principio se veía capacitado para llevar la responsabilidad de las aulas Althia?
No. Fui aprendiendo casi al mismo ritmo que los alumnos, quizás unos días por delante, lo que tardaba en comprobar el funcionamiento y con el método de ensayo y error, ensayo y error, ensayo y acierto. Poco a poco la responsabilidad se transformó en placer por aprender y hacer llegar a los alumnos lo que iba descubriendo. Ellos y yo hemos aprendido bastante.

¿Considera que todos los profesores están capacitados para poder utilizar las aulas Althia?
No. Unos por falta de tiempo, otros por falta de motivación y otros por que su formación académica pertenece a “otros tiempos” no están capacitados para llevar un aula con nueve o diez ordenadores conectados en red con acceso a internet, con tarjetas protectoras, con un montón de periféricos, con cuelgues continuos, con muchos programas informáticos, etc. Si todos fueran capaces de llevar el aula y poder solucionar los problemas inherentes a ella, sería extraordinario y fantástico.

¿Cree que en un futuro no muy lejano estas aulas se convertirán en la forma de dar clase?
No. Es y será un recurso más. Servirá para apoyar, reforzar, ampliar los contenidos e incluso para favorecer el trabajo en equipo y la colaboración entre iguales, pero la forma de dar la clase evolucionará independientemente de las aulas Althia.

En general, ¿los alumnos responden bien ante esta forma de trabajo?
Sí, muy bien. Al salir de la “rutina” que supone una clase magistral en la que el profesor explica y después se hacen actividades, los alumnos se muestran más motivados y más participativos. El trabajo en las aulas Althia es, en general, más agradecido por que el alumno ve los resultados su trabajo. Hay programas y actividades que se pueden hacer y corregir en el acto, y el alumno ve sus resultados y su progreso al instante, lo que agradece.

¿Requiere más trabajo que un sistema tradicional, en el que el docente explica y los alumnos toman nota?
Requiere un trabajo previo importante, de preparación académica y puntual al programar actividades. Luego el alumno consume la preparación del maestro en minutos y puede resultar desilusionante. Pero a la larga es más tranquilo porque el alumno se vuelve más autónomo.

Más información en:
Trabajos relacionados de los alumnos de Magisterio Toledo.

ÁNGELA ALONSO SERRANO
PATRICIA CÁRDENAS
BELÉN GARCÍA CASTRO
LORENA JIMÉNEZ GONZÁLEZ
MARÍA SÁNCHEZ-BEATO SOLERA

Las Aulas Althia: Entrevista a D. Miguel Ángel Sánchez-Beato

Tras haber realizado un trabajo de Aulas Althia para la asignatura de nuevas tecnologías nos dimos cuenta de la importancia de conocer otros recursos educativos que además en este caso son atractivos para los niños porque los hacemos protagonistas de su propio aprendizaje.

Desde un modelo globalizador podemos tratar cualquier área de forma lúdica y didáctica dónde el discente está más motivado y es él mismo quien hace de guía. También es un método más para trabajar en grupo.
El único inconveniente que vemos es que el profesor necesita una preparación especial que no todos están dispuestos a adquirir.

Descubrimos que en el campus fábrica de armas de la UCLM existe un Aula Althia (32.6) idéntica a la que podemos encontrar en los centros escolares de nuestra comunidad. Tuvimos la oportunidad de poder utilizar esta aula y pensamos que todos los alumnos de Magisterio deberían pasar por ella, para así familiarizarse con un método más de trabajo, hoy en día muy importante.

Compartimos con vosotros una entrevista realizada a un profesor de un colegio de infantil y primaria que utiliza aulas Althia.

Entrevista a un profesor que utiliza el aula Althia: D. Miguel Ángel Sánchez-Beato Garrido. Colegio Público Ntra. Sra. De la Piedad

¿Hace cuánto que se creó el aula Althia en su centro?
Siete años, en el 2001

¿Cree que es importante para los niños la existencia de estas aulas?
Si. Sobretodo en zonas rurales, como es en la que se ubica el colegio mío, porque los alumnos de estos centros no tienen las mismas oportunidades para enfrentarse a las nuevas tecnologías y el acceso a internet o a los programas informáticos no es tan fácil como en las ciudades y zonas más urbanizadas.

¿Al principio se veía capacitado para llevar la responsabilidad de las aulas Althia?
No. Fui aprendiendo casi al mismo ritmo que los alumnos, quizás unos días por delante, lo que tardaba en comprobar el funcionamiento y con el método de ensayo y error, ensayo y error, ensayo y acierto. Poco a poco la responsabilidad se transformó en placer por aprender y hacer llegar a los alumnos lo que iba descubriendo. Ellos y yo hemos aprendido bastante.

¿Considera que todos los profesores están capacitados para poder utilizar las aulas Althia?
No. Unos por falta de tiempo, otros por falta de motivación y otros por que su formación académica pertenece a “otros tiempos” no están capacitados para llevar un aula con nueve o diez ordenadores conectados en red con acceso a internet, con tarjetas protectoras, con un montón de periféricos, con cuelgues continuos, con muchos programas informáticos, etc. Si todos fueran capaces de llevar el aula y poder solucionar los problemas inherentes a ella, sería extraordinario y fantástico.

¿Cree que en un futuro no muy lejano estas aulas se convertirán en la forma de dar clase?
No. Es y será un recurso más. Servirá para apoyar, reforzar, ampliar los contenidos e incluso para favorecer el trabajo en equipo y la colaboración entre iguales, pero la forma de dar la clase evolucionará independientemente de las aulas Althia.

En general, ¿los alumnos responden bien ante esta forma de trabajo?
Sí, muy bien. Al salir de la “rutina” que supone una clase magistral en la que el profesor explica y después se hacen actividades, los alumnos se muestran más motivados y más participativos. El trabajo en las aulas Althia es, en general, más agradecido por que el alumno ve los resultados su trabajo. Hay programas y actividades que se pueden hacer y corregir en el acto, y el alumno ve sus resultados y su progreso al instante, lo que agradece.

¿Requiere más trabajo que un sistema tradicional, en el que el docente explica y los alumnos toman nota?
Requiere un trabajo previo importante, de preparación académica y puntual al programar actividades. Luego el alumno consume la preparación del maestro en minutos y puede resultar desilusionante. Pero a la larga es más tranquilo porque el alumno se vuelve más autónomo.

Más información en:
Trabajos relacionados de los alumnos de Magisterio Toledo.

ÁNGELA ALONSO SERRANO
PATRICIA CÁRDENAS
BELÉN GARCÍA CASTRO
LORENA JIMÉNEZ GONZÁLEZ
MARÍA SÁNCHEZ-BEATO SOLERA

La universidad

LA UNIVERSIDAD DEBERÍA TENER MAS ESPACIOS PARA TRABAJOS DE EQUIPO.

La universidad de Toledo abre las puertas a miles de alumnos de distintas comunidades y de distintos lugares es una universidad bastante grande en cuanto a extensión pero demasiado pequeña en lo referente a posibilidades de trabajo en equipo por lo que 3 alumnas de magisterio queremos hacer una crítica relacionada con ello.

Nuestra carrera está basada mayoritariamente en trabajos en equipo y pensando los cientos de alumnos matriculados en magisterio con necesidad de tener un sitio donde poder hacer trabajos en equipo y las instalaciones para hacerlos son mínimas, tres “casitas” y dos salas de grupo en la biblioteca.

Nuestro recorrido empezó por las salas de ordenadores de las cuales una de ellas estaba llena con bastantes ordenadores que no funcionan y otra cerrada, entonces decidimos ir a por nuestros portátiles ya que la adquisición de un portátil en la biblioteca también era prácticamente imposible.

Después de eso y tras ir a por nuestros portátiles nos decimos ir hacia las “casitas” que estaban ocupadas, luego a las salas de grupo en la biblioteca y también ocupadas, hasta como última opción decidimos buscar tres sillas en la biblioteca aunque tuviéramos que hablar muy bajito por lo tanto es más difícil compartir ideas entre nosotras pero también no había ni un solo hueco.

Tras una hora dando vueltas y desesperadas por encontrar un sitio nos tuvimos que sentar en el pasillo de un pabellón para realizar el trabajo.

Nos parecía vergonzosa esta situación y por eso decidimos hacer una crítica para que habiliten más espacios para trabajos en grupo.

Isabel Avendaño Miguel
Nuria Gómez Puñal
Beatriz Pulido Carrillo