Como os indicamos en el correo de FeSP-UGT de fecha 19 de abril de 2017, la Gerencia quiere cambiar nuestra VRP. Parece ser que el modelo que se está preparando es una Evaluación del Desempeño «individual».

Todavía no tenemos mucha información al respecto, pero nuestro sindicato ha hecho un barrido recopilador por las escasas, hasta ahora, Administraciones Públicas que tienen ese modelo para poder compartir con vosotros la información.

Es un cambio muy importante que afectará a las condiciones de trabajo global del PAS: RPT, carrera, promociones… etc.

DE QUE SE TRATA:

  • Evaluación individual. Cada persona tendrá su evaluación independientemente del global de su Unidad.
  • No se evaluará el desarrollo de tu trabajo en tu puesto, pues ya estás cobrando por ello, sino la excelencia, por encima de lo que meramente conlleva tu puesto.
  • La evaluación será anual y la realizará tu superior inmediato. Dos o tres entrevistas directas al año, aconsejándose que únicamente estén presente el entrevistado y el entrevistador.
  • Habrá unos objetivos anuales que se marcarán dependiendo del puesto.
  • Se supone que cada año los objetivos irán creciendo, lógicamente serán distintos y en aumento.

PARTE NEGATIVA DE LA EVALUACIÓN:

  • Artículo 69 Ley 4/2011 de Castilla La Mancha:

«Artículo 69. Remoción de puestos de trabajo»

«El personal funcionario que obtenga con carácter definitivo un puesto de trabajo cuya forma de provisión sea el concurso puede ser removido del mismo, en los términos que se establezcan reglamentariamente, como consecuencia de unos resultados de la evaluación del desempeño en dicho puesto que evidencien un rendimiento insuficiente que impida realizar con eficacia las funciones atribuidas al puesto».

  • Si es así, toda la plantilla nos veríamos en mano y a disposición de nuestros superior/superiores, con lo que se fomentaría el miedo, competencia, enfrentamientos, disputas, …etc. Un ambiente completamente desagradable, casi de esclavitud, que influiría negativamente en el desarrollo del trabajo y a la larga en el funcionamiento de la UCLM.
  • Si cada año hay objetivos diferentes y como es lógico aumentando la excelencia, es decir, año 2018: objetivo 1, año 2019: 1+1=2, …etc. Al final el objetivo del cambio no será la amortización de plazas «encubierta» para el beneficio exclusivo de la Organización y convertir la UCLM en una gestión del personal «privada».
  • ¿Cuáles son los sistemas de control? ¿Quién controla el proceso de evaluación de cada uno de los trabajadores si solamente se habla de entrevista individualizada con tu responsable?
  • ¿Quién protege al evaluado y al evaluador? ¿Cómo se responderá ante las evaluaciones negativas? ¿Habrá intereses ocultos?
  • ¿Habrá una Comisión del Desempeño que controle, regule y coordine los procesos?
  • ¿Los objetivos serán claros teniendo en cuenta las características del puesto, de la edad, del carácter psicológico y físico de cada uno de los trabajadores?
  • ¿Las funciones de cada puesto están claras y bien definidas en nuestros reglamentos como para poder diferenciar y marcar objetivos concretos?
  • ¿Qué responsabilidad tendrán los evaluadores (jefes) a la hora de calificar a sus evaluados de forma negativa?. Los evaluados también serán evaluados y parte de sus trabajo es coordinar el equipo, consecuentemente, cuanto más subordinados estén calificados negativamente, su evaluación tendrá consecuencias directas negativas.
  • ¿Estarán pensando, o será posible, unir la evaluación del desempeño con Expedientes Administrativos (faltas leves, graves o muy graves) y con el tiempo vincularlo para que a pesar de que el acceso a la Función Pública conlleva un puesto definitivo se pueda internamente echar al personal?
  • Tampoco olvidemos que nuestra evaluación va vinculada a la carrera horizontal y a un modelo diseñado para que el trabajador promocione en su puesto de trabajo. Las evaluaciones negativas nos privarían del derecho a la promoción a pesar de que lo que nos están valorando es la excelencia no el desarrollo de nuestro puesto de trabajo.
  • ¿No provocarán que, aunque tu desarrolles «magníficamente» tu trabajo puedas estar en el lugar equivocado o estorbando, independientemente de la excelencia?
  • El dinero destinado a la VRP es un monto total que actualmente se reparte con proporcionalidad directa o equidad, si se valora negativamente a los trabajadores, el reparto del monto-cuantía, aumentará para ser repartida entre los que consigan una evaluación positiva, por consiguiente, podemos encontrarnos que por intereses económicos, los entrevistadores consideren más adecuado valorar en negativo para poder disponer de más dinero para repartir entre «algunos».

PARTE POSITIVA DE LA EVALUACIÓN:

  • Cualquier cambio en las condiciones de trabajo es necesario la negociación y en su caso el apoyo sindical, si la Gerencia lo lleva al Consejo de Gobierno sin apoyo, corre el riesgo de que se pueda denunciar en el Juzgado.
  • FeSP-UGT solicitará que el reparto del dinero sea más equitativo con respecto a otros colectivos de nuestra Universidad y/o aumento en las cuantías para el PAS igualando la diferencia.
  • FeSP-UGT exigirá mantener la parte fija de la cuantía e incrementarla como está diseñada actualmente.

CONCLUSIÓN:

Aunque pueda haber una primera parte de lectura positiva en cuanto a la posibilidad de más justicia a la hora del reparto económico, el riesgo y consecuencias de la parte negativa es tan grande que FeSP-UGT no apoyará condiciones de trabajo que puedan llevar consigo una pérdida-cambio de puestos de trabajo, una amortización de plazas, un bloqueo de la carrera profesional, un ahorro económico de la UCLM a costa del trabajador, un control interesado, manipulación y reducción de plantilla.

Desde aquí hacemos un llamamiento a todos los que consideran que están a favor de la evaluación individual y nos expliquen, siendo conocedores de las posibles consecuencias, por qué están de acuerdo.