Publicación en congreso: MAPR 2019

Nuestros compañeros S. Schez-Sobrino, D. Monekosso, P. Remagnino, D. Vallejo y C. Glez-Morcillo han presentado en el congreso MAPR 2019 (Ho Chi Minh, Vietnam) el artículo «Automatic recognition of physical exercises performed by stroke survivors to improve remote rehabilitation» Los accidentes cerebrovasculares (también conocidos como ictus) son la segunda causa de muerte y la tercera causa de discapacidad en el mundo. En la actualidad, no existe una cura real para las víctimas de un accidente cerebrovascular, pero se puede aprovechar la rehabilitación física para restaurar la mayor parte de la movilidad del individuo hasta lograr una recuperación casi completa. Sin embargo, la realización de estos ejercicios implica que tanto el paciente como el terapeuta estén situados en el mismo lugar, de modo que el segundo pueda guiar al primero a través de una correcta ejecución de los ejercicios físicos. Esto plantea dificultades adicionales a la hora de monitorizar de forma continuada la recuperación de los pacientes, debido a los costes económicos que conlleva y a las necesidades de disponibilidad geográfica y temporal asociadas. Estos problemas pueden resolverse aprovechando la tecnología, especialmente los sistemas de asistencia basados en visión por computador y las herramientas de rehabilitación a distancia, para que la persona afectada pueda confirmar que los ejercicios se están realizando correctamente. El artículo presentado se centra en la clasificación automática de ejercicios, en el contexto de una herramienta de rehabilitación remota basada en la gamificación que se utiliza para evaluar automáticamente la realización de rutinas de rehabilitación de los pacientes que han sufrido de accidentes cerebrovasculares. Para ello, se propone el uso de la variante de final abierta del algoritmo DTW para analizar y comparar las curvas de movimiento, de modo que los ejercicios no tengan que ser completados en su totalidad para ser reconocidos. Así, se aumenta la flexibilidad del sistema y se ofrece un mecanismo de interacción mucho más sencillo para los pacientes supervivientes de accidentes cerebrovasculares.

Deja una respuesta