Archivo por días: 7 agosto, 2018

¿Y si los residuos se transformaran en recursos? La economía se hace circular.

Nuria Gómez Sanz (nuria.gomez@uclm.es)

El uso eficaz de los recursos es un tema recurrente en economía, el concepto está incluso recogido en la misma definición de economía como ciencia, al menos según el enfoque de algunas de sus principales escuelas. Las escuelas medioambientales se han preocupado, desde sus distintas visiones, por este tema. Aquellas con origen en la ciencia económica se han centrado fundamentalmente en el proceso habitual de extraer-fabricar-desechar, estudiando cómo estos elementos se pueden llevar a cabo reduciendo la utilización de recursos y la generación de residuos, así como minimizando el empleo de energía. Sin embargo, esa idea de uso eficaz ha evolucionado en los últimos tiempos al reconocer que dicho uso no tiene porqué ser lineal, o “de la cuna a la tumba”, si no que la clave está en la reutilización, a través de procesos y servicios que se complementan para lograr la realización del “de la cuna a la cuna” o la economía circular.

Ciclo de vida de un producto. /Wikipedia
Ciclo de vida de un producto. /Wikipedia

La idea ha calado también en las instituciones políticas más sensibles a esta temática.

«Una Europa que utilice eficazmente los recursos» es el eslogan de una campaña diseñada desde el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo y que persigue el desarrollo y crecimiento sostenible. En España desde los ministerios de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y de Economía, Industria y Competitividad se ha impulsado el Pacto por la Economía Circular y hay otros países que han implementado la economía circular como política estratégica, como son Alemania, China o Japón.

Para su plena implementación se deben considerar buena parte de los principios tradicionales de las economías domésticas, que exigen la reparación, reutilización y recuperación de las mercancías, pero a partir de un diseño que implique no sólo a los consumidores finales sino también a las empresas, que juegan un papel fundamental en el pleno desarrollo de la economía circular. Para las empresas tiene sentido recuperar materiales valiosos, más aún en un mercado con incertidumbre sobre su disponibilidad o sus precios en el futuro. Y se necesita también un marco legal que fomente la economía de la “funcionalidad”, donde las empresas permanezcan vinculadas a sus productos para privilegiar el uso frente a la posesión, comprometiéndose a recuperar los productos cuando dejan de ser útiles para el consumidor. Esta idea obliga a las empresas a valorizar sus productos después de que éstos dejen de tener el uso para el que fueron originalmente producidos y exige que en su diseño se incorpore también la idea de la reutilización o la recuperación, totalmente ajena a la actual economía del “usar y tirar”.

Algunos ejemplos de este tipo de producción ya empiezan a ser conocidos: botellas que se convierten en alfombrillas y salpicaderos para los coches o incluso en prendas de ropa o bolígrafos, neumáticos que se convierten en zapatos o empresas cuyo producto principal es el zumo de naranja y convierten un subproducto, las cáscaras, para su uso en la alimentación animal y para la extracción de su aceite esencial que es reutilizado para producir perfumes o chicles.

Proyectos más complejos y con un gran impacto ya se están implementando, como empresas automovilísticas que diseñan sus vehículos para permitir el máximo aprovechamiento de sus componentes cuando el vehículo se retire, empresas textiles que producen solo sobre pedidos, para reducir los stocks que finalmente no encuentran salida en el mercado, y “alquilan” sus productos, recuperándolos de sus consumidores, cuando estos los desechan, para reutilizarlos en nuevos procesos productivos o empresas de telefonía móvil que informan a sus clientes del precio de recompra de sus teléfonos usados y facilitan la devolución en tienda con pago inmediato.

El proceso de lo lineal a lo circular se ha iniciado, las tecnologías de la información facilitarán esa transición impulsada por empresas y consumidores.