List

Un dilema clásico de los partidos que tratan de adoptar un modelo orgánico participativo es el riesgo de cierre interno. Si sus participantes no mantienen un esfuerzo permanente de apertura e integración de los que no lo son («los que faltan»), para transcender y refrescar su cultura interna, se produce una clausura y se desconectan del afuera.

Publico en Huffington Post este análisis sobre este fenómeno de tensión democrática inevitable, al hilo del segundo congreso nacional de Podemos (conocido como Vistalegre II):

El embrollo de Podemos, ‘for dummies’

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.