Delitos y penas en El Quijote

Delitos y penas en El Quijote

Delitos y penas en el Quijote 

Luis Arroyo Zapatero

 

No fue Cervantes ni jurista ni menos criminalista, pero fue buen conocedor de la justicia y de los criminales, conocimientos que plasmó con ingenio crítico -elevándose una vez más sobre  su época- en el propio Quijote y en no pocas de sus demás obras.

El más apropiado texto para un penalista es sin duda el Capítulo vigésimosegundo  de la Primera Parte, el “de la libertad que dio Don Quijote a muchos desdichados que, mal de su grado, los llevaban donde no quisieran ir”, es decir, el Capítulo de los galeotes, capítulo de sabrosa enjundia, munición de boca para las enfrentadas ideologías de los cervantistas al discurrir sobre el pensamiento político de Cervantes1 y, por si fuera poco, y en la autorizada opinión de Rodríguez Marín2, quizás no haya en el Quijote otro capítulo que ofrezca tantas dificultades para su buena inteligencia.

 Leer más.