Hemodiálisis y transplante renal

Se estima que en 2016 hay en España 25.500 enfermos con enfermedad renal crónica en hemodiálisis, de los que unos 4.300 están a la espera de un transplante renal. ¿En qué consiste la hemodiálisis?
Una de las funciones del riñón es filtrar la sangre y depurarla de una serie de compuestos de desecho, como la urea del catabolismo de las proteínas, el ácido úrico de los ácidos nucleicos, la creatinina procedente de la creatina muscular, etc. Cuando la enfermedad renal crónica progresa, estos compuestos se acumulan en la sangre y causan toxicidad. Aunque el tratamiento curativo es el transplante renal, la mayoría de los enfermos pasan un tiempo en hemodiálisis.

Por Inkscape [CC BY 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0)], undefined
Por Inkscape [CC BY 4.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0)], undefined

La sangre extraída del cuerpo se hace pasar a través de un circuito, en el cual hay una membrana de diálisis que separa la sangre de un líquido de una composición iónica similar al plasma sanguíneo. Las sustancias como potasio, urea y creatinina difunden a través de esta membrana y la sangre limpia es devuelta al cuerpo. Este movimiento espontáneo de partículas de una zona de alta concentración a otra de baja concentración se llama difusión. El enfermo está conectado a la máquina unas horas, normalmente tres veces a la semana.

En otra modalidad, llamada diálisis peritoneal, se inyecta una solución salina en la cavidad peritoneal, en el abdomen. La membrana peritoneal actúa a modo de membrana de diálisis, y las sustancias de desecho difunden desde la sangre y se acumulan en el abdomen. Después de unas horas, se retira el líquido. La imagen que me ha gustado tiene texto en indonesio (¿se entiende?).

Por Dialisis peritoneal (Trabajo propio) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], undefined
Por Dialisis peritoneal (Trabajo propio) [CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], undefined
En una  noticia que publicó el Daily Mail en 2013 se describe que un hombre con enfermedad renal crónica en China se ha mantenido vivo durante 13 años gracias a una chinese dialisis at homemáquina de diálisis casera construida por él, ya que no podía seguir pagando este tratamiento en un hospital. Él mismo hace su propio líquido de diálisis mezclando cloruro sódico, cloruro potásico y bicarbonato sódico con agua purificada. Aunque es consciente del alto riesgo de infección (realiza este procedimiento en el baño de su casa), que ya ha costado la vida a dos amigos suyos, no tiene otras opciones a su alcance.