Estas no son aventuras de ínsulas, sino de encrucijadas

Así contestó Don Quijote a Sancho cuando le pedía el gobierno de una ínsula en el capítulo X del Ingenioso Hidalgo.

Yo podría esperar cómodamente una ínsula tranquila. Pero circunstancias de muy diversa índole me han llevado a una encrucijada en la que voy a tomar un nuevo rumbo. Es el momento, y se han dado las condiciones, de orientarme hacia un perfil más tecnológico en mi nuevo destino en la Universidad Rey Juan Carlos.

Llegué a la Universidad de Castilla-La Mancha en 2011 como Profesor Asociado de la Facultad de Farmacia de Albacete de la mano de Virgilio Gómez y Fran Parreño del departamento de Matemáticas, después de retomar el contacto con el profesor Mario Plaza y conocer al profesor Jesús López Fidalgo. En aquél tiempo, me encontraba también en una encrucijada después de una etapa de 14 años trabajando en el sector privado y de un periodo de reciclaje autoimpuesto. Ese primer año también pude impartir docencia en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Albacete.

Tras un año fuera de la UCLM, surgió una nueva oportunidad siendo director del departamento DHEP Matías Gámez para ocupar otra plaza de Profesor Asociado en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Ciudad Real. El año siguiente y gracias a la generosidad de Matías, el apoyo del área de Estadística e Investigación Operativa, y la confianza de la decana Mar Arroyo, pude compaginar las clases del Campus de Ciudad Real con mi vuelta a la Facultad de Farmacia de Albacete durante dos cursos.

Con el corazón “partío”, la oportunidad de obtener una plaza a tiempo completo finalmente surgió en Ciudad Real, donde he estado impartiendo docencia desde el curso 2016/17 hasta el 2019/20 primero como Profesor Ayudante Doctor y después como Profesor Contratado Doctor Interino. El apoyo y la confianza de mi compañero Miguel Ángel Tarancón en todo este tiempo es algo que me ha alentado muchísimo estos años. A él le debo, entre otras muchas cosas, que me animara a proponer un curso de formación interna a PDI, que ha estado lleno en todas sus ediciones.

Una vez centrado a tiempo completo en la UCLM, de nuevo Matías me dio la oportunidad de unirme al Grupo de Investigación en Técnicas Estadísticas y de Clasificación Aplicadas, y a la sección de investigación Métodos Cuantitativos y Desarrollo Socioeconómico del Instituto de Desarrollo Regional (IDR). Hemos trabajado en proyectos de transferencia del conocimiento muy interesantes, que han resultado en varias publicaciones. También he dirigido una tesis doctoral en el programa de Doctorado en Economía y Empresa, que se defenderá en los próximos días.

De mi paso por el IDR, me llevo también una mochila bien llena. La directora Isabel Berruga confió en mí para el cargo de Secretario Académico del instituto. Trabajar con Isabel y con Valentín García, dentro de las limitaciones que hemos tenido, ha sido de lo más gratificante. En este tiempo, además de los proyectos mencionados he tenido la fortuna de tutorizar las prácticas y becas de varios alumnos con unos resultados espectaculares. Gracias Juan, Manu, Rocío, Alejandro y Ángel, he aprendido mucho con vosotros. Ha sido también en el IDR donde he podido colaborar con Ana Molina en la organización de una serie de cursos de doctorado tanto para el programa de Doctorado en Ciencias Agrarias y Ambientales como abiertos a todos los programas.

Quien me conoce sabe que siempre estoy dando la brasa con lo de la investigación multidisciplinar, algo de lo que intento dar ejemplo. En este tiempo, además de con mi grupo de investigación, he colaborado en publicaciones y/o congresos con los grupos de Calidad Alimentaria, Recursos Cinegéticos y Ganaderos, NCQM y otros grupos de la Facultad de Farmacia, Diseño Óptimo de Experimentos, y el Seminario de Economía Sostenible, y he codirigido una tesis doctoral en el programa de doctorado de Ciencias de la Salud, así como cotutorizado TFGs en distintos centros que no eran el mío. Incluso el año que estuve fuera de la UCLM (2012/2013) participé en la organización del congreso internacional useR! 2013 con compañeros de varios departamentos. Fuera de la UCLM, he codirigido una tesis doctoral en la Universidad de Salamanca en Ingeniería de la Energía, y no he dejado de colaborar con distintos grupos de la URJC. En resumen, no recuerdo haber rechazado colaborar o simplemente ayudar en cualquier tema en el que hiciera falta la Estadística. En la medida en la que mis fuerzas y el resto de responsabilidades que tenga me lo permitan, mi intención es seguir colaborando en lo que pueda con la UCLM, como he transmitido personalmente a muchos compañeros/as.

Si estás leyendo los últimos párrafos de esta perorata, mis respetos. He empezado a escribirlo un poco para mi recuerdo, y me ha quedado un resumen más o menos completo de lo que ha sido una etapa muy fructífera de mi vida. Seguramente seas merecedor o merecedora de que tu nombre hubiera aparecido aquí, y te pido disculpas por no hacerlo, pero son tantas las personas que han dejado huella en mí, que entonces sí sería interminable. También quiero agradecer a los compañeros y compañeras de Administración y Servicios que me han ayudado cuando lo he necesitado, así como al rector Miguel Ángel Collado y resto del equipo de dirección. Cuando hemos coincidido, siempre he recibido el reconocimiento a mi trabajo. Incluyo aquí a quien ha sido Vicerrector de Investigación la mayor parte de todo este tiempo, Julián Garde, a quien agradezco su apoyo en cuantas inciativas he tenido. Por cierto que mi primera colaboración con la UCLM, antes incluso de mi primer contrato, fue con la actual Vicerrectora, Amaya Zalacaín (en un proyecto con Isabel Berruga). Ojalá se puedan celebrar las elecciones pronto y el resultado sirva para potenciar la UCLM.

Ahora me toca disfrutar de mi nueva aventura en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática y el grupo de investigación de alto rendimiento en fundamentos y aplicaciones de la Ciencia de Datos (DSLAB) de la URJC, donde espero aportar mi visión como estadístico a campos que están cambiando nuestras vidas como el Big Data, la inteligencia artificial o la ciberseguridad. Volviendo a Cervantes, espero ganar algo más “que sacar rota la cabeza, o una oreja menos”. Y, en todo caso, siempre estaré preparado para la próxima encrucijada que seguro se presentará.

Un fuerte abrazo a todos, y ¡seguimos!

NOTA 1: La maquinaria administrativa a veces es implacable, y no estoy seguro de cuánto tiempo estará activo este blog y el correo institucional. Mi información actualizada y datos de contacto estarán siempre actualizados en http://emilio.lcano.com, y es fácil encontrarme en las redes.

NOTA 2: El nombre de la universidad de destino, en estos tiempos convulsos, es posible que sea efímero. Pero es lo de menos, lo importante es el grupo del que voy a formar parte allí.

Mi granito de arena

Siempre he estado en contra de utilizar giros lingüísticos para comunicarme de forma igualitaria. En pos de la economía del lenguaje, he preferido siempre utilizar el sexo masculino como género neutro para referirme a un colectivo en el que pudiera haber personas de ambos sexos. Sin embargo, últimamente y en parte gracias a las movilizaciones en favor de la igualdad, me estoy replanteando esta posición.

El simple ejercicio de pararme a pensar si al redactar algo que va dirigido a un grupo de personas estoy siendo suficientemente igualitario, me hace reflexionar muchas veces. Cuando me paro a pensar, me doy cuenta de que cuando se escribe, por ejemplo, «el alumno», cuesta mucho trabajo ponerle a esa persona cara de chica. Probablemente sea algo inconsciente, igual hasta se haya estudiado y demostrado, que cuando escuchamos una palabra en masculino en nuestra mente se represente una cara de varón. Así, cuando estoy redactando una comunicación, un correo electrónico, una propuesta, proyecto, etc., me encuentro luchando en mi interior conmigo mismo pensando cómo puedo ser lo más claro posible, y a la vez lo más justo e igualitario. Aquí qué pongo, ¿una arroba para representar una «o» y una «a» a la vez? ¿pongo los/las, el/la, amigo(a)…? La verdad es que es un poco difícil muchas veces. En documentos muy formales se puede paliar poniendo al final una coletilla explicando que cuando en el documento se utiliza el masculino se entiende como género neutro. Esto puede servir para un contrato, una normativa, pero no nos sirve para la comunicación.

Al final, empiezo a utilizar la @rrob@ más de lo que me gustaría. No creo que sea la solución. Los giros superlargos utilizando los dos géneros en todas partes me parecen demasiado cansinos. Y algunas veces estoy empezando a optar por escribir primero y por defecto en femenino y después, si acaso, poner el masculino, de forma que en mi mente, por ejemplo cuando escribo una propuesta de prácticas, no vuelva a ver una cara de chico cuando escribo «el alumno», aunque después ponga «/a», sino que escribo directamente «la alumna», y quizás después «o alumno», una llamada a un pie de página, o cualquier otro giro (pero en sentido contrario al habitual). De todas formas, la solución no es fácil, única ni cómoda en ningún caso. Además, lo difícil es cambiar la mentalidad.

Hay un recurso muy sencillo de utilizar, sobre todo en el contexto académico, que no entra en contradicción ni con la sencillez del lenguaje ni con la igualdad, sin necesidad de entrar en líos lingüísticos. Se utiliza mucho en inglés, por ejemplo (no sé en otras lenguas). Consiste en que cuando una está poniendo un ejemplo, por ejemplo en un ejercicio de un examen, un ejemplo de aplicación, etc., y hace referencia a una persona, se utilicen ejemplos femeninos. Si estoy poniendo un ejemplo de una fábrica, en vez de decir «el director de la fábrica», puedo decir «la directora de la fábrica». O «la operaria». Aquí estamos refiriéndonos a un ejemplo de una persona, y hablar de la directora, la investigadora, etc., no altera el discurso ni el resultado de aprendizaje. Pero sí puede ayudar a que cuando estamos hablando de ciertos roles, le pongamos cara de mujer. Esto cuesta un poco por la inercia que llevamos de escribir en género neutro, sin intención casi siempre, puede ayudar a que vayamos cambiando esa imagen mental que tenemos, y aumentar la presencia y relevancia de la mujer que refleje mejor la sociedad. Pero no nos volvamos locos: si ponemos el típico problema del coche que va de la ciudad A a la ciudad B y otro que va de la ciudad B a la A, no podemos decir «la cocha». Suena bizarro, pero cuando se intenta estirar el lenguaje, sabemos que algunas veces salen engendros parecidos.

Pero tengo una duda existencial que me corroe por dentro. ¿Soy yo el que realmente está cambiando, siendo más igualitario? ¿o es mi condición? Si en vez de tener dos hijas, tuviera dos hijos, ¿estaría escribiendo este post? ¿me estaría planteando estas cosas? Esto es algo que me preocupa.

Es evidente que son necesarias las movilizaciones que se están viviendo estos días. Y apoyarlas. Cada año se repiten, y afortunadamente ya no solo el 8 de marzo, sino que durante todo el año hay iniciativas como la acontecida hace unas semanas del día de las mujeres y las niñas en la ciencia. Esto es necesario. Incluso hasta la huelga. Aunque yo no soy de huelgas, no he hecho nunca y no me gustan (llamadme cómodo, reaccionario, cada uno es como es). Pero aún así apoyo y entiendo a quien la haga. Aunque nadie hiciera huelga, el efecto por la mera convocatoria y su difusión ya está ahí.

Tampoco soy de etiquetas. No soy feminista. No creo tampoco que un hombre pueda ser feminista más allá de lo simbólico. Y tampoco creo que una mujer se tenga que poner la etiqueta de feminista para defender sus derechos. Tampoco hay nada de malo en lo contrario. Espero no ser machista tampoco. En todo caso, esto no debería ser una cuestión de machista-feminista, o de machismo y feminismo, sino más bien de humanismo. Ser más humanistas nos hará más igualitarios también.

De títulos y estrategias en la Universidad de Castilla-La Mancha

logo uclm

Iba a poner un tweet, pero se quedaba corto. Tampoco me extenderé mucho. En primer lugar, quiero agradecer (poner en valor como se dice ahora) la labor que los compañeros de la Universidad de Castilla-La Mancha que forman parte de la comisión de estrategia están realizando, a pesar de las injerencias de los políticos que no se fían de nosotros (otra vez el mundo al revés).

No es mi intención meter más ruido al tema, sino más bien ordenar mis ideas como otras veces. Cuando Miguel Ángel Collado fue reelegido como rector de la UCLM hace ya dos años, una de las cosas que más me ilusionó, como profesor todavía a tiempo parcial, era la idea de promover nuevas titulaciones para afrontar los retos venideros. Para mí era algo fundamental por dos motivos: la falta de titulaciones en ciencias básicas1, y la adaptación a titulaciones más acordes con los nuevos tiempos, superando los generalismos.

Repito: sin ánimo de enmendar nada, algunas ideas en mi cabeza para reflexionar:

  • Después de las excelentes noticias en rankings mundiales en el ámbito de las Ciencias Veterinarias, me ha llamado muchísimo la atención que no se proponga un grado en veterinaria. No sé si es modestia, o que es algo complicado, me pilla lejos el tema (aunque como analista de datos colaboro en algunas investigaciones con animales).

  • Otra gran ausente (esta sí me pilla cerca), es la Estadística. La demanda de data scientists2 por parte de empresas e instituciones es enorme. Todas las escuelas de negocios están implantando programas de grado y/o posgrado en este área. También las universidades públicas de nuestro entorno, algunas de las cuales conozco bien. Puede parecer que arrimo el ascua a mi sardina, pero es que es un hecho incontestable. Varios alumnos a los que he dado clase este año van a hacer posgrado relacionado con el análisis de datos fuera de Castilla-La Mancha. Y tenemos capacidad interdisciplinar3 no solo para retener, sino también para atraer alumnos.

  • Por último, entiendo perfectamente que todas las ciudades de la región quieran contar con las titulaciones más punteras que proporcionen empleabilidad a sus jóvenes. Pero es indiscutible que una universidad con titulaciones repetidas por todos los campus es inviable. Esto es algo más que una opinión: cuando uno sale por ahí de congresos y comparte experiencias con el resto del mundo4, es algo que no se entiende muy bien. La especialización inteligente del programa que presentó el entonces candidato a rector es otra de las cosas que me gustaron. Esto no quiere decir que tengamos que renunciar a nada en ningún sitio. En el mundo actual conectado, deberíamos buscar caminos por los que todos podamos transitar juntos. Puertollano y Cuenca están lejos (por poner un ejemplo). Pero no tenemos un mar que los separe. Digo esto porque no somos los únicos con campus dispersos. Podemos fijarnos por ejemplo en la universidad hermana del G9, la Universitat de les Illes Balears, donde se imparte docencia desde el campus de Mallorca a las sedes de Menorca y de Ibiza y Formentera aprovechando las nuevas tecnologías. Y aún más: las titulaciones on-line y semi-presenciales son ya una realidad en muchas universidades. El mundo está cambiando y la universidad debería hacerlo también.


  1. Con la honrosa excepción de la Química y afines, quien quiere estudiar Matemáticas, Física o Biología tiene que hacerlo fuera

  2. 80% estadística y matemáticas, 10% programación, 10% conocimiento de la materia en estudio (así lo veo yo, tampoco hay consenso en absoluto en lo que es)

  3. Ver definición de Deloitte, no es algo que deban hacer solo los estadísticos, solo los informáticos, ni solo los economistas

  4. Consejo a políticos: es importante mirar hacia adentro, pero más importante es tener una visión global.

Por estas cosas merece la pena el trabajo

sixsigmar
Six Sigma with R (Springer)
Hoy me ha alegrado el día un usuario de mi paquete de R SixSigma y lector del libro que lo motivó, Six Sigma with R. El libro, del que soy coautor con Javier M. Moguerza y Andrés Redchuk, se publicó en 2012 en la editorial Springer, y fue mi primera publicación científica (tenía un libro antes de tener artículos, el mundo al revés). Nada más publicarse ya sabía que había muchas cosas que mejorar, y espero algún día tener tiempo para preparar una segunda edición con Javier y Andrés. Más tarde (2015) Javier y yo publicamos Quality Control with R con Mariano Prieto. Nuevos contenidos y algunos mejorados.

A lo que iba, ayer Paul, un usuario del paquete de una empresa de Alemania, me escribió para informarme de un «bug» en una función del código. Después de contestarle con la solución que le iba a dar y contarle que tengo en mente mejorarlo sustancialmente, me ha regalado dos frases que como digo me motivan extraordinariamente a seguir trabajando en el tema:

  1. I use your package on daily basis, as user I really appreciate your work
  2. Regarding the book, I think it should be present in each personal library of a black belt

O sea, alguien trabajando en «el mundo real» utiliza a diario el software libre que has desarrollado, y dice que tu libro debería estar en la biblioteca de todo «black belt» (ver wikipedia para los no iniciados en Seis Sigma). Hay veces que haces las cosas sin saber por qué, y posteriormente aparece el motivo.

Sí, vale. Es software libre. Yo no gano nada, más allá de unas líneas en el curriculum para luchar en la carrera académica, y la satisfacción de hacer cosas que sirven a la sociedad. Quizás podría estar ganando más dinero. Pero lo que me gustaría de verdad es conseguir financiación para contratar jóvenes investigadores y llevar el desarrollo más lejos y más rápido, de forma que podamos llevar estos avances a las empresas de nuestro entorno más cercano.

El no-Big Data y las oportunidades profesionales

Ayer, después de mi clase en la asignatura Técnicas Estadísticas Aplicadas a la Empresa, de cuarto curso del grado en Administración y Dirección de Empresas, un alumno vino a preguntarme por Masters en Big Data. Ve oportunidades, pero lo que ha estado viendo no le termina de convencer. Esto me ha provocado un montón de ideas en la cabeza que intento ordenar.

  1. Efectivamente, hay muchas oportunidades profesionales relacionadas con los datos.
  2. Hay un montón de problemas empresariales, económicos, y de todo tipo, que se pueden solucionar con un adecuado análisis de datos
  3. Se habla mucho de Big Data, cuando en realidad Big Data es solo un subconjunto muy específico de técnicas
  4. La mayoría de los problemas que se pueden abordar NO son Big Data.
  5. No basta con saber un usar un software estadístico que usemos como una «thermomix» para aplicar las recetas estadísticas
  6. Hace falta: systems thinking, modelización, tratamiento y análisis de datos. Vamos, mente anaĺítica y «ver» los datos cuando nos están contando el problema.
  7. Y lo que más van a valorar las empresas: la capacidad de entender el problema de negocio (en un sentido muy amplio). Lo que Deming llamaba «subject knowledge». Vamos, saber de lo que estamos hablando, ya sea producir queso o vender en Amazon.
  8. Hay realmente una falta de profesionales en análisis de datos
  9. En los años 90, había una falta de profesionales de la informática. Muchos estadísticos aprendimos más informática de la que tocaba, y cubrimos esos puestos
  10. Hoy, hay una falta de profesionales de la estadística (big data, analytics, llamémosle como queramos, pero es estadistica). Estos puestos están siendo cubiertos por informáticos, economistas, físicos, etc. … que están aprendiendo más estadística de la que les toca.

Bueno, me hubiera gustado decirle a mi alumno que tenemos en la UCLM un Master en Modelización y Análisis de Datos, pero de momento es solo una utopía. Igual alguien me copia el nombre, pero es lo que tiene ser un «open source» nativo, que no me puedo guardar nada para mí solo. Y no digo en Big Data, por lo abusado del término. Podemos ver títulos de «Experto en Big Data«, donde solo el último tema de ocho es sobre big data. Debo confesar que no soy inocente. En ocasiones, al ofrecer a las empresas nuestra investigación como transferencia del conocimiento, tengo que «colar» el término big data en algún sitio para que sepan de lo que estoy hablando.

Adiós PEP, hola ACADEMIA

ANECA¡Por fin! Después de casi cinco meses de espera (las cosas de la ANECA van más despacio que las de palacio), he recibido la evaluación positiva para las figuras de profesor contratado doctor y profesor contratado de universidad privada. Aunque a priori cumplía todos los requisitos, en estas cosas de las evaluaciones nunca se sabe qué puede pasar. Es un alivio mayúsculo, y una gran satisfacción personal, al fin y al cabo es un indicador de que estoy haciendo las cosas bien.

Como digo en el título de la entrada, esta acreditación es una llave para las siguientes puertas. Por una parte, ya estoy dándome de alta en el programa ACADEMIA de la ANECA para ir añadiendo méritos hasta conseguir la siguiente acreditación. Esto queda aún lejos, pero llegará si sigo perseverando, al fin y al cabo depende principalmente de mí, en quien tengo mucha confianza.

La segunda parte en cambio es una nueva fuente de incertidumbre, y que depende de otros factores no controlables, que diría un diseñador de experimentos. La acreditación como profesor contratado doctor sirve para poder optar a plazas de profesor contratado doctor. Esto sí que significará un gran salto, para el cual la acreditación es condición necesaria pero no suficiente. Un gran salto porque el paso de profesor ayudante doctor a profesor contratado doctor significa tener vinculación permanente con la Universidad (sin ser funcionario), y poder hacer cosas para las que me siento preparado y ahora no puedo hacer, como solicitar el sexenio de investigación, dirigir tesis doctorales (ahora solo puedo codirigir), formar parte de tribunales de tesis, o acometer proyectos de investigación o transferencia sin el horizonte de la temporalidad. En todo caso, aunque este siguiente hito no dependa de mí, tengo esperanza en que llegue pronto.

Nueva versión del paquete Six Sigma de R (0.9-4)

Acabo de subir una nueva versión (0.9-4) del paquete SixSigma, con funciones y datos de los libros Six Sigma with R y Quality Control with R. Esta nueva versión contiene algunas mejoras y correcciones para la función ss.rr sobre análisis de los sistemas de medida (Capítulo 5 de Six Sigma with R).

He hecho los cambios tras el feedback recibido por usuarios del paquete que trabajan en la industria (Muchas gracias Luc y Austin). Es realmente motivador este input, y me anima a continuar desarrollando el paquete. De hecho, desde mi grupo de investigación estamos buscando financiación para desarrollar una completa infraestructura en R para los métodos estadísticos estandarizados de control y mejora de la calidad. Hay claramente una necesidad real para esto, véase por ejemplo uno de los mensajes de un usuario del mundo real:

This morning I discussed Gage R&R with my “Minitab” collaegue. As we now calculate 144 Gage R&R’s, he could not even generate those in Minitab, the advantages of R are becoming more and more clear to him. […]

— Luc Castermans, Philips Lighting

¿A que es genial?


Enlaces:

Nuevos proyectos de estándares sobre estadística en información pública

Con fecha 14 de marzo de 2017 se ha publicado en el BOE el inicio de un periodo de información pública de 20 días para los siguientes proyectos de normas UNE:

  • PNE-ISO 7870-2 Gráficos de control. Parte 2: Gráficos de control de Shewhart
  • PNE-ISO 7870-3 Gráficos de control. Parte 3: Gráficos de control para aceptación.
  • PNE-ISO 17258 Métodos estadísticos. Seis Sigma. Criterios básicos del benchmarking para Seis Sigma en las organizaciones.
  • PNE-ISO 18404 Métodos cuantitativos para la mejora de procesos. Seis Sigma. Competencias del personal clave y de sus organizaciones en relación con la implementación de Lean y de Seis Sigma.

Estas normas han sido traducidas y adoptadas por el subcomité técnico de normalización CTN 66/SC 3 Métodos Estadísticos.

Durante el período de información pública los textos de estos proyectos se encuentran disponibles en la página web de la Asociación Española de Normalización: https://srp.une.org/.


Las normas son clave para el desarrollo económico de un país. Estudios en diversos países, incluido España, han demostrado que la aportación de la normalización a su economía es del 1% del PIB. Más sobre Beneficios de las normas.