El pasado 18 de marzo de 2021 Soledad Muñoz Oliver defendió su tesis doctoral en la Facultad de Humanidades de Albacete con el título “Género y parentesco en municipios rurales de la comarca Campo de Montiel. Las nueras en Ossa de Montiel (Albacete) y su vinculación con Villahermosa (Ciudad Real)« , realizada en el Programa de Doctorado en Investigación en Humanidades, Artes y Educación de la Universidad de Castilla-La Mancha bajo la dirección de la Dra. María Dolores González Guardiola.

Este trabajo de investigación comenzó hace siete años, a finales de 2013, partiendo de la hipótesis de que si se profundiza en el conocimiento de los pueblos a partir del estudio de las estructuras de género y de parentesco, desde un análisis “micro” y utilizando el trabajo etnográfico, quedan visibilizados elementos que pueden ayudar a comprender mejor las dinámicas que se generan, su origen y las consecuencias para sus habitantes y su entorno. De este modo, es más fácil actuar frente a las situaciones de desigualdad y vulnerabilidad, especialmente en las mujeres.  Ello, a su vez, resulta útil para la planificación y puesta en marcha de iniciativas que faciliten un desarrollo más integral y sostenible de los municipios rurales.

Combinando metodologías cuantitativas y cualitativas, desde la antropología como disciplina y dando relevancia a los datos etnográficos Soledad ha pretendido, a partir del estudio del género y del parentesco, mostrar la importancia de las investigaciones en ámbitos rurales. Lo ha hecho ofreciendo distintos enfoques y nuevas narrativas sobre “lo rural” que se suman a todo el conocimiento previo y ayudan a comprender mejor la complejidad a la que nos enfrentamos cuando se pretende impulsar el desarrollo de los pueblos. Ha sido a partir de un « Estudio de Caso » en dos municipios rurales de la comarca Campo de Montiel, Ossa de Montiel en la provincia de Albacete y Villahermosa, en la de Ciudad Real. La doctoranda se ha fijado en su inmemorable vinculación, especialmente en sus relaciones de parentesco gracias al mercado matrimonial que, desde siempre, les ha caracterizado.

El principal centro de interés han sido las mujeres, los papeles que desarrollan y las posiciones que ocupan en las genealogías familiares donde, como “buenas mujeres”, se convierten en elementos clave para el mantenimiento de la comunidad. Las nueras, como “parientes políticas”, han sido las protagonistas. Las nueras forasteras, oriundas de Villahermosa que viven en Ossa de Montiel, se han convertido en objeto y a la vez instrumento de análisis.

En definitiva, Soledad desea que su investigación sirva de homenaje a los espacios rurales y a sus gentes. Considera que es necesario hacerlo en el marco discursivo amplio sobre las « nuevas ruralidades », donde la antropología rural aplicada tiene por delante un largo recorrido y mucho que aportar a esa « España vacía » que tanto preocupa en la actualidad.

La tesis obtuvo la calificación de Sobresaliente Cum Laude.