El pasado 1 de marzo de 2022 María Elena Aguado Sánchez defendió su tesis doctoral en la Facultad de Humanidades de Toledo con el título “La expansión de la Recolección Bernarda en Castilla la Nueva durante el siglo XVII«, realizada en el Programa de Doctorado en Investigación en Humanidades, Artes y Educación de la Universidad de Castilla-La Mancha bajo la dirección del Dr. José Carlos Vizuete Mendoza.

En su estudio, Mª Elena señala que la reforma femenina de la Orden del Císter comenzó su andadura en tierras de Castilla La Vieja, con un reducido número de monjas, en el Monasterio de Santa María de la Consolación de Perales. Recién clausurado el Concilio de Trento era el momento oportuno para tornar un modo de vida conforme a los orígenes de la Orden. Contaron con el apoyo de personajes influyentes, entre los que destaca el duque de Lerma, y en menos de un año se trasladaron a Valladolid, al monasterio de San Joaquín y Santa Ana. Con la ayuda de monjes de Santa María de Valbuena consiguieron la aprobación de la recolección bernarda y la redacción de unas constituciones propias. La reforma se fue extendiendo con la fundación de nuevos monasterios, el primero de ellos el de Nuestra Señora de la Asunción de Toledo que además fue impulsor de la expansión en el territorio de Castilla la Nueva, en tiempos del cardenal Sandoval y Rojas. Las Constituciones de la recolección bernarda fueron el sello identitario de esta reforma, aunque algunos patronos las adaptaron en beneficio propio o de las distintas comunidades monásticas.

La tesis obtuvo la calificación de Sobresaliente Cum Laude.