Sinceramente…

//Sinceramente…

¿Es la franqueza un arma de doble filo? ¿Consideráis que la sinceridad esta sobrevalorada? ¿Es perjudicial o beneficioso para tu búsqueda de empleo ser sincero/a? Vamos ahondar en el tema y tratar de dar  respuesta a estas cuestiones.

El concepto de SINCERIDAD es un poco controvertido, y más cuando algunos lo consideran que es una gran virtud y otros piensan que es un punto débil. Todo depende del “cristal desde del que se mire” y de las circunstancias en las que se plantee, porque lo que es cierto es que no existen las verdades absolutas. En esta ocasión nosotros lo orientaremos a la búsqueda de empleo en su sentido más amplio, es decir, desde la generación de nuestra marca personal, como en los procesos selectivos.

Basándonos en que la sinceridad está directamente relacionada con nuestras relaciones con los demás y en cómo estos nos ven, podemos asegurar que es una cualidad personal que nos puede facilitar o entorpecer nuestra vida social. Por lo tanto, si en nuestro entorno personal sabemos gestionarla no tendremos ningún problema para manejarla en nuestra incorporación al mercado de trabajo.

El ser excesivamente sincero esta demostrado que no es tan positivo, como a priori parecería. Hablamos de esa sinceridad sin control que poseen algunas personas. Yo les denomino “Los defensores de la VERDAD” cuya misión en la vida es decir la verdad, ante todo y sobre todo, le cueste a quien le cueste. Se escudan en que es lo correcto, ya que lo contrario sería mentir, y esto es inamisible. Visto así da que pensar ¿verdad? Cierto es que siempre sabrás lo que piensan y te podrás sentir seguro/a que no te ocultan nada.

Tal vez, esta delgada línea entre si es un defecto o por el contrario una fortaleza, puede estar relacionada porque en ocasiones se confunde la sinceridad con la honestidad. Pero os pregunto ¿se puede ser honesto sin ser totalmente sincero? Y al contrario ¿la sinceridad es igual a la honestidad? Desde mi punto de vista, a la primera pregunta diría que si, a la segunda respondería que no. Y os diré en que me baso, una persona que expresa su visión de su realidad sólo cuando se le solicita, o que no dice al cien por cien todo con el fin de no dañar al otro para mí no es deshonesto, ni está mintiendo. Solo transmite su versión de la verdad o la cuenta a medias. Por otra parte, el ser sincero no implica que se haga con honestidad, porque para mi este segundo concepto está relacionado con la justicia, la razón y la integridad. Y no valoro muy integro o justo que decir “tu verdad” suponga una falta de respeto hacia el otro o un comportamiento hiriente.

No me gustaría que nadie se sintiera ofendido con mis opiniones, porque creo que desde el principio siempre me refiero a esa verdad desmedida sin control. Tampoco quisiera que se interpretaran mis palabras como una defensa de la mentira, no. Hablo de una sinceridad reflexiva y bien gestionada.

Expuesta mi visión de este concepto de forma general, llega el momento de relacionarlo con el mundo laboral que es lo que nos ocupa esta entrada. Somos tremendamente defensores de la verdad para tu búsqueda de empleo, pero razonada y eficaz para tus objetivos. Y me explico, una de las frases que más repito en mis talleres de entrevistas de trabajo es <LA MENTIRA NO SE PERDONA, puedes meter la pata, que te fallen los nervios, … y todo se pude comprender, pero la mentira no se tolera”. Basándome en el hecho que, si te pillan en una mentira, los/las seleccionadores/as no saben si llevas mintiendo desde el comienzo o solo desde ese momento. Pero si hablamos, de no tener que contarlo todo, por ejemplo, si no te preguntan porque no has hecho prácticas extracurriculares, no lo saques tu en conversación, porque esta claro que para ti supone una debilidad y depende de como lo plantees para ellos puede ser que también.

Igualmente ocurre con la redacción de tu currículum, no se trata de no ser sinceros, se trata de no destacar aquellos aspectos que pueden ser negativos para la selección. Por ejemplo, si te has demorado en terminar tus estudios, por los motivos que sean, haz que no se tan apreciable en tu documento, o poniendo solo la fecha de fin de tus estudios o no poniendo fechas. Durante la entrevista personal tendrás oportunidad de argumentar las razones de esta circunstancia.

En el caso de tu marca personal, no se trata de inventar y maquillar tanto la verdad hasta que se convierta en irreal, sino se trata de generar un buen marketing personal basado en lo que poseemos, y siendo creativos.

¿Consideráis que esto es mentir? Desde nuestro punto de vista NO, hablamos de la SINCERIDAD EFICIENTE, CONTROLA Y BIEN GESTIONADA.

“Habla con honestidad, piensa con sinceridad, actúa con integridad”

 

2018-07-16T13:10:52+00:00julio 16th, 2018|Búsqueda de Empleo|