Seguro que te habrán dado múltiples consejos o habrás leído miles de ideas para hacer tu entrevista de trabajo. En muchas ocasiones tanta información te puede ofrecer confianza, pero en otros casos sino se gestiona bien pueden llegar a confundirte y agobiarte. Ya que no todas las entrevistas son iguales, ni los/as entrevistadores/as, ni las ofertas de empleo, ni las empresas, … O sea, entonces, para cada prueba selectiva habrá determinados aspectos que te serán útiles y para otras tendrás que poner en juego otros diferentes. Por este motivo, a través de esta entrada te daremos cinco tips fundamentales que podrás usar en cualquier entrevista y que te serán tremendamente ventajosos.

Cuando se nos informa que vamos a realizar una entrevista para una empresa en la que nos gustaría trabajar tendremos que preparárnosla, porque la improvisación es el trabajo de los actores, no todos los somos, bueno algunas veces nos sale la vena dramática y somo capaces de hacer grandes papeles. Dejando las bromas aparte, es fundamental planear como actuaremos en esta prueba de selección para salir airoso. Para ello te proponemos 5 tips acerca de lo que tienes que hacer, si o si, antes de cualquier entrevista:

1#EL CONOCIMIENTO, CAMINO DEL CONTROL

Averigua todo lo que puedas sobre la empresa y el puesto. Bien a través de internet como de las redes sociales. Si tienes la máxima información te sentirás seguro, sabrás en qué territorio te estas moviendo, podrás exponer con calma y eficiencia tu perfil argumentado y exponiendo buenas razones. Pudiendo dirigir tus esfuerzos a las situaciones o preguntas incomodas que no esperes.

2#DISEÑA TU PERFIL

El siguiente paso es analizar tu perfil, porque es lo que tendrás que exponer y mostrar durante la entrevista. Éste incluirá desde tus aptitudes competencias profesionales, habilidades, rasgos de personalidad, etc. Hazte estas tres preguntas: ¿qué poseo?, ¿qué puedo ofrecer? y ¿qué les puede interesar? A partir de las respuestas estructura la imagen profesional que vas a aportar. No olvides apoyar cada punto de tu propuesta con razones y argumentaciones convincentes y reales basadas en tu CV personal y profesional. Estudia tu currículum al detalle  donde podrás obtener datos para ese perfil ¿Aunque se supone que lo tendrías que conocer?

3#EJERCITA EL “PAPEL DE ENTREVISTADO”

Entrena la actividad de “pregunta-respuesta”. No nos referimos a memorizar las respuestas, NO. Es al hecho de ser cuestionado, suceso al que no estamos acostumbrados y menos por un/a desconocido/a. Busca a alguien que te haga las posibles preguntas en una entrevista laboral (en el CIPE disponemos de material sobre este esto) o en su defecto háztelas tú mismo y respóndelas. El ejercicio es pensar como las responderías, para que cuando estés en la situación real  te encuentres más relajado porque no es algo novedoso sino una acción que conoces o un aspecto que no te es del todo desconocido. Esto hará que puedas ser natural porque contestarás verdaderamente lo que piensas. Recuerda que, en principio, todas las preguntas que se formulan tienen un “porqué”.  En este estado podrás enfocar las respuestas en la línea que buscan, sin dejar de ser tú mismo.

4 #DELINEA LOS MENSAJES CLAVES

Estudia la oferta para esa entrevista y subraya los puntos que son más importantes esos requisitos imprescindibles, extrae de tu CV aquellos datos que podría aportar valor a tu candidatura, investiga que aspectos son más significativos para la empresa, y con todo ello elabora dos o tres “mensajes claves” que expongas durante la entrevista y que finalmente lo repitas al final para que dejen huella y los recuerden. ¿A qué nos referimos? Pues, por ejemplo, ante la pregunta ¿Por qué quieres este puesto? La respuesta podría ser: “Quiero dedicarme a este campo y es mi prioridad. He encaminado todos mis esfuerzos y trayectoria universitaria a ello. Estoy preparado para aprovechar esta oportunidad y ahora mismo tengo claro que voy a apostar por ello. Así es que cuentan con mi motivación, mis ganas y mi formación”. Podrías volver a plantear la idea, cambiando la forma de la respuesta ante la cuestión ¿por qué te tenemos que contratar a ti para el puesto? “No recuerdo cuando comenzó mi interés por este sector, pero sí sé que desde hace mucho tiempo ha sido mi objetivo. Como verán en mi joven currículum he encaminado mi formación, experiencia y capacidades para lograr tener un perfil que encaje con su empresa, con el fin de poder dedicarme a lo que verdaderamente me gusta. Sé que he perdido oportunidades por el camino y tal vez mi empeño no sea exitoso, pero, sólo diré que ha merecido la pena porque hay que trabajar por lo que uno quiere. Cuando alguien disfruta con lo que hace da el 100% de sí, apoyado en la motivación, ilusión y profesionalidad”

5#TEN A MANO EL KIT DE SUPERVIVENCIA

También es necesario tratar de controlar aquellas cuestiones incómodas que puedan surgir durante esta prueba selectiva y/o reconocer nuestros puntos débiles que pueden ser un hándicap en la entrevista. Para ello te proponemos, jugar a imaginar las situaciones de la entrevista en positivo y negativo, visualizando lo positivo generando emociones positivas y lo negativo tratando pensar como lo resolverías. En cuanto a los aspectos desventajosos de nuestro perfil no hay mejor entrenamiento que tratar de reformularlos positivamente, de esta forma trabajaras la búsqueda de razones de una forma justificada. Así por ejemplo me pregunta por mi falta de estancias internacionales podría formularlo positivamente de la siguiente manera: “Ha sido y es uno de mis objetivos pendientes, es decir, está en mis planes. Es cierto, que le he dado prioridad a terminar mis estudios universitarios y conseguir buenos éxitos en estos. Considerando que esa experiencia iba ser más enriquecedora y la iba a aprovechar mejor una vez finalizara mi formación. Así, por ejemplo, si me voy a hacer unas prácticas internacionales posee más conocimientos profesionales que podré aportar y posiblemente pueda ofrecerme nuevas oportunidades tanto laboral como personalmente. También los objetivos ahora mismo respecto a esta vivencia son distintos que cuando uno es más joven” ¿A que podría ser una reformulación convincente?

Estos cinco puntos te serán productivos para cualquier tipo de entrevista. Claro que habrá que hacer pequeñas modificaciones en función de las características de la oferta, empresa, sector o entrevistador, pero de base serán un buen comienzo para la preparación de esta prueba selectiva.

¡Pruébalo y atrévete a contarnos como te ha ido!

«Cada vez que tomas una decisión, cambias el futuro«