Muchas veces nos obsesionamos con tratar de ser el candidato ideal para el mercado de trabajo, entrenando las competencias más demandas, adquiriendo ciertos conocimientos interesantes, potenciando los idiomas como “super requisito”, sumando ciertas habilidades muy vendibles, etc. Pero olvidamos una parte fundamental que posiblemente te abrirá más posibilidades y te servirá en la mayoría de las actividades personales o profesionales y que es convertirse en UNA GRAN PERSONA.

En muchos procesos selectivos buscan al candidato/a que se desmarque de los demás que aporte características que lo hagan exclusivo. Si todos tratamos de presentar el mismo tipo de competencias y habilidades al final somos uno más. Tal vez es el momento de parar y pensar en esos aspectos más sencillos de nuestro catálogo vital de actitudes, conductas y pensamientos y ponerlos en valor
Llegar a ser una gran persona no tiene trucos ni es algo especial que solo logran un grupo reducido de personas; está al alcance de todos/as. Trabajar en convertirse en mejor persona no requiere tanto esfuerzo como pensamos ni exige un talento especial; solo hay que intentarlo. Lo bueno además, es que poniéndolo en práctica día a día apreciarás los avances personales, los resultados serán inmediatos en el mundo laboral y sobre todo serás más feliz y ¡la buena noticia que se pueden entrenar!
¿Qué características me hacen una gran persona?
Podríamos decir muchos pero empecemos con estas cinco que os abrirán la puerta para ese nuevo mejor “tu”:

1. ES DE BIEN NACIDOS SER AGRADECIDOS.
Más básico imposible. Es de las primeras normas de educación que nuestros padres nos enseñan y que con la edad parece que la vamos perdiendo. Este gesto conlleva para la persona muchas consecuencias positivas, desde hacer saber al otro como te sientes gestionando tus emociones, como sentirse bien con uno mismo por expresar el agradecimiento como hacer feliz al otro por esa retroalimentación positiva. Trata de probar a hacer un gesto de agradecimiento cuando los coches se paran en un paso de cebra y verás que efecto provoca en ti y en el otro.
2. USA TU SONRISA PARA CAMBIAR EL MUNDO.
Es el gesto líder de la comunicación. Desde mi punto de vista es una bandera blanca que tiene mil usos y depende de cómo la utilices, tendrá un efecto diferente. Es tan poderosa que se puede usar para cerrar acuerdos difíciles y solucionar situaciones complicadas. Generalmente el que sonríe lanza mensajes positivos al cerebro y el que ve la sonrisa se contagia de ese estado de ánimo. Es fácil, comienza a sonreír cuando solicites algo y saluda a todo el mundo con una sonrisa, luego analiza lo que pasa.

3. LA PASIÓN TE HACE VALIENTE.
Cuando se pone pasión en lo que se hace, parece que las perspectivas son más positivas, sentimos más seguridad y disfrutamos más durante el proceso. Es cierto que a veces le echamos muchas ganas a nuestras acciones y no sale como esperábamos, evaluándolo como no muy rentable y condicionándonos en nuestro comportamiento futuro. Ya, pero imagina sino le hubiéramos puesto toda esa fuerza, ¿cómo hubiera ido?
4. CUIDA A LOS DEMÁS.
El ser humano es social por naturaleza. Es evidente que nuestro entorno social es el pilar de nuestro desarrollo como personas, estudiantes y profesionales. Necesitamos a los demás para tener una vida psicológicamente saludable y para conseguir lo que nos propongamos. Cuantas más redes sociales personales tengamos se abren multitud de oportunidades: opciones laborales, consejos profesionales, consideración personal, información importante, etc. Además, suele suceder que recibes lo que das ¿no te parecen razones más que suficientes para que los atendamos, fomentemos y cuidemos?
5. EL ESFUERZO DE HOY ES EL ÉXITO DEL MAÑANA
El esfuerzo diario siempre tiene su recompensa, logrando pequeñas cosas a corto plazo o grandes objetivos a largo plazo. Y por el camino ganamos en aprendizaje, confianza, tesón, compromiso, satisfacción, … piénsalo, la mayoría de las metas que has conseguido en tu vida con tu esfuerzo son la más apreciadas y de las que más beneficios has obtenido. Y encima es una capacidad tremendamente valorada en los puestos de trabajo. Venga, anota todos los logros que has obtenido con mucho esfuerzo ¿cómo te sientes? ¿orgulloso tal vez?
¡Plantéatelo, es fácil y siempre ganas!

«Proponerse ser bueno es serlo ya» EDME PIERRE BEAUCHENE