Me defino como ¿Pro-activo?

//Me defino como ¿Pro-activo?

En los últimos días de julio orientando a una alumna para elaborar su perfil profesional, me comentaba que se definía como una persona muy proactiva. Me contaba que era inquieta y que no paraba de hacer cosas. En los últimos meses había realizado varios cursos on-line de distinta índole, se había apuntado para aprender otro idioma e incluso había hecho la prescripción para realizar otra formación universitaria. La verdad es que una actitud motivadora tenía y era cierto que su comportamiento era activo. Entonces yo le pregunté: ¿Y para qué estás haciendo todo eso? ¿Cuál es el objetivo? , a lo que ella me contestó: para no estar parada, porque cuanto más tenga, más posibilidades de encontrar empleo… La miré y he insistí: ¿Pero para qué? ¿A qué puesto o sector va dirigido?, ella me miró sin saber que decir y sonrió.

De esta cuestión vamos a hablar hoy ¿qué es ser proactivo?, o si lo preferís ¿qué diferencia hay entre ser activo y proactivo? Partiremos del principio de todo de donde viene esta palabra, este término fue acuñado por Viktor Frankl, un neurólogo y psiquiatra austriaco que sobrevivió a los campos de concentración nazis, en su libro “El hombre en busca de sentido”. Ha sido posteriormente utilizado en el mundo laboral y de las empresas considerándose en términos generales como la actitud de las personas para la asunción del control de su comportamiento de forma activa, anticipándose a los acontecimientos, como dijo Albert Einstenin “somos los arquitectos de nuestro propio destino“. Lo que implica que actuar de forma pensada, planificada y responsables ante las circunstancias. Esta actitud que llevará implícita, por supuesto, la actividad, la creatividad, la iniciativa, el control, la decisión, etc.

En mis palabras es actuar de forma intencionada y reflexionada, con el fin de obtener un beneficio o mejora para tu futuro, en este caso laboral o profesional. Por lo tanto “hacer por mantenerse ocupado” no es el sinónimo de proactividad.

Este es el motivo por el que las organizaciones valoran y buscan a personas con esta actitud, porque se asumen que serán fuente de riqueza y éxito dentro de ellas. Sin duda alguna es una ventaja competitiva, tal y como indican diversos estudios en los que se resaltan la importancia y determinación del comportamiento proactivo para ser más competitivos, flexibles y adaptables, tanto a nivel organizacional como a nivel laboral, sobretodo en este entorno tan cambiante.

Ahora que se aproxima el mes de septiembre, que por norma general es el mes del “empiezo con…”, sería un buen momento para comenzar YA a trabajar esta actitud. Planteándote que cosas vas a llevar a cabo para alcanzar tus objetivos, buscando soluciones y alternativas a los obstáculos que se te planteen, anticipándote a tus necesidades futuras, tomando el control y la iniciativa de tu carrera profesional, actuando y no solo pensando, planificando cada acción, deteniendo los impulsos y ante todo perseverando. Y seguramente de este modo podrás definirte como PROACTIVO.

“Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas, la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias para decidir su propio camino”. VIKTOR FRANKL

2017-09-04T09:57:08+00:00 agosto 25th, 2017|Búsqueda de Empleo|