La nueva era de los metabuscadores de empleo

//La nueva era de los metabuscadores de empleo

Encontrar un trabajo por primera vez es una tarea complicada, especialmente porque es una actividad ajena a la que ha venido desarrollando cualquier estudiante en formación. Cuando se concluyen unos estudios la búsqueda de la oferta perfecta se convierte en un objetivo primordial. Y aunque no deba ser la principal tarea recomendada para la inserción profesional, no se puede negar el importante peso que tiene en cualquier carrera profesional.

Si acabas de terminar la carrera  y confías en que tu primer trabajo va a llegar a través de una oferta en internet, te tenemos que avisar de que probablemente no estés en lo cierto. Múltiples estudios, como por ejemplo este reciente de Lee Hecht Harrison , confirman que en España 3 de cada 4 empleos no son visibles y se consiguen a través del mercado oculto. Es decir que puedes estar todo el día atento a las ofertas que van surgiendo en la red, que al final solo tendrás acceso con suerte al 25% de los puestos que puedes ocupar. Y además hay que añadir un dato adicional: las ofertas visibles son las que exigen más requisitos y generalmente alguien que acaba de concluir sus estudios carece de algunos muy importantes, como es el caso de la experiencia.

¿Debes renunciar por tanto a buscar ofertas en la red y centrar tus esfuerzos en estrategias como el envío de autocandidaturas o desarrollo de una red de contactos? Rotundamente NO. Por supuesto que debes volcar tus esfuerzos en estrategias que son más efectivas, pero no puedes descartar otras, como la revisión de ofertas vía web. Eso sí, debes ponderar su importancia, que no es tanta como piensas, mientras las exprimes al máximo.

Desde finales de los 90, época en la se generalizaron las webs de empleo, el mercado de la intermediación en internet ha cambiado mucho. A la vez que se incrementaban de forma exponencial el número de webs empezaron a surgir los buscadores que permitían centrar lo que se pretendía encontrar. Tras los primitivos Altavista o Yahoo en los primeros 90, apareció Google en 1998 para copar el mercado con sus novedosos algoritmos de búsqueda.

La era de los metabuscadores

Tras consolidarse los buscadores generalistas, comenzaron a desarrollarse a principios de siglo los metabuscadores. Estas herramientas tienen una interfaz casi idéntica a la de cualquier buscador, pero no cuentan con una base de datos detrás, sino que se limitan a recoger y mostrar datos que ofrecen otras páginas. Suelen contener dos celdas: una para indicar el tipo de trabajo y otra la ubicación geográfica. Estos datos pueden ser muy variados, como viajes, hoteles, seguros, productos en venta u ofertas de empleo.

Un metabuscador de empleo agrupa las ofertas de empleo de otras páginas sin que necesites entrar en cada una de ellas, reduciendo el tiempo que emplearás para localizarlas. Eso si, si pinchas en alguna irás a la web que efectivamente ha publicado la oferta y es probable que tengas que registrarte en la misma para participar en el proceso. No obstante casi todos los metabuscadores admiten un registro que te permite acceder a servicios más avanzados y crear alertas de los tipos de empleo que busques.

Las ventajas son evidentes:

  • Son muy sencillos de utilizar y facilitan la organización de la búsqueda.
  • Permiten descubrir lugares de empleo en la red que antes no conocías.
  • Puedes ver la situación de una profesión en una zona geográfica, comparando requisitos y condiciones.
  • Algunos metabuscadores tratan ofertas no solo de webs, sino también de consultoras, entidades públicas o webs de anuncios clasificados.

El concepto metabuscador no es nuevo y hace más de 10 años que conocemos algunos como Jobrapido http://es.jobrapido.com/, Jobcrawler http://www.jobcrawler.info/ o Indeed https://www.indeed.es/. También son conocidos los intentos públicos de crear sus propios metabuscadores, como en el caso del portal Empléate del SEPE https://www.empleate.gob.es/empleo/#/

Y Google llegó al empleo

Pero lo que ha generado de verdad un nuevo impulso sin precedentes en el sector es la reciente aparición de Google For Jobs https://careers.google.com/jobs, el nuevo metabuscador de empleo de la compañía de Mountain View. Esta herramienta está incluida dentro del propio buscador, por lo que tan solo debes poner los términos relacionados con el trabajo que busques para ver las ofertas sin salir del buscador.

Si después quieres ampliar información puedes ir a una página avanzada en la que podrás personalizar los resultados de la fecha de publicación, el radio de búsqueda, la empresa o el tipo de contrato, además de poder activar alertas de correo para la búsqueda. Es decir que periódicamente recibirás un correo resumen con las últimas ofertas que se ajustan a tus preferencias de búsqueda. Como complemento podrás ir guardando a través de un botón las ofertas que más te interesen, sin tener que interactuar inmediatamente.

España ha sido el primer país europeo en el que se ha implantado esta nueva funcionalidad y en los próximos meses está previsto un desarrollo masivo en todo el continente. Actualmente se encuentra todavía en pruebas y tanto las ofertas como las páginas que se adhieran al proyecto aumentarán progresivamente, pero en Estados Unidos, donde ya lleva un tiempo implantado, se han visto aumentos de hasta un 60% en el reclutamiento de candidatos por parte de las empresas que colocan ofertas.

De momento, lo que sí se puede afirmar es que el sector de los recursos humanos ha acogido con entusiasmo la nueva plataforma y firmas tan significativas como Linkedin, Adecco, Randstad, Jobatus, OpcionEmpleo o Asempleo han comenzado a implementar ya sus ofertas.

Si a esto le añadimos el desarrollo de una buena app móvil, con el apoyo de las principales plataformas, puedes hacerte una idea que la forma de buscar ofertas de trabajo está cambiando para siempre. No desaproveches las oportunidades que te ofrece la tecnología.

2018-06-22T08:15:42+00:00junio 22nd, 2018|Búsqueda de Empleo|