Tras el shock inicial por la pandemia del coronavirus, y con el fin de evitar o minimizar el riesgo de contagio entre los trabajadores, manteniendo al mismo tiempo la actividad de la empresa, el teletrabajo resulta la medida más recomendable y de interés mutuo frente otras alternativas.

Cuando las empresas tienen un plan para incorporar la modalidad de teletrabajo, los trabajadores tienen un período de adaptación para poder entrenarse en el trabajo a distancia. Sin embargo, en este caso, que se adopta como medida por la emergencia sanitaria, ese período no existe.

La modalidad de teletrabajo ofrece múltiples ventajas a los trabajadores, a las empresas y a la sociedad.

Aquí os comentamos algunas de las ventajas del teletrabajo:

Trabajar desde casa puede ayudar a reducir las bajas por enfermedad. Para proteger a los empleados del coronavirus, empresas en todo el mundo han pedido a su plantilla que trabaje desde casa como medida de precaución.

  • Mayor autonomía y la libertad para organizar el tiempo que se dedica al trabajo.El trabajo remoto puede proporcionar más oportunidades laborales en zonas desfavorecidas. Las áreas rurales continuarán sufriendo las consecuencias de la despoblación, ligada a la falta de oportunidades laborales que se dan en ellas.
  • Evitar los desplazamientos repercute de manera positiva en el medio ambiente. Se economizan gastos derivados del desplazamiento -como ya sabrás, tanto el vehículo privado como el transporte público cuestan dinero-, se reduce el estrés y se contamina mucho menos. Tu bolsillo, tu salud y el planeta te lo agradecerán.
  • Mejora la opinión del trabajador respecto a la empresa. La conciliación y flexibilidad hacen que un trabajador pueda tener disponibilidad para ocuparse de su familia si surge algún imprevisto, y esto lo tendrá muy en cuenta a la hora de valorar sus condiciones de trabajo.
  • Puede aumentar la productividad. Las ventajas que ofrece el teletrabajo repercuten en el estado de ánimo, lo que podría generar un aumento de la productividad si el trabajo a distancia se estructura con sentido.
  • Menos estrés. Una de las grandes epidemias de nuestra sociedad es el estrés: corriendo al trabajo, al gimnasio, a las reuniones… Esta modalidad de trabajo permite reducir en buena medida el agobio de los empleados.
  • Menos conflictos en la empresa. Al fin y al cabo, pasamos muchas horas en la oficina, quizás más que en nuestra propia casa. Es normal que al pasar tanto tiempo juntos ciertos conflictos florezcan. Teletrabajar ayuda a que estos se reduzcan en gran medida.
  • Permite integrar a personas con discapacidad. Las personas que tienen en contra dificultades para desplazarse al centro de trabajo podrían ver en el teletrabajo una oportunidad de la que tal vez no hubieran dispuesto hace sólo unos años. En muchas ocasiones, estas personas serán una gran aportación para la empresa.
  • Retención y atracción de talento. Facilitar el trabajo a distancia hará que el puesto de trabajo sea más valorado en general, y puede conseguir que personas que difícilmente trabajarían en la empresa -por ejemplo porque residan en poblaciones lejanas al centro de trabajo- lo hagan encantadas.

En definitiva,  son múltiples los beneficios del teletrabajo para los trabajadores, las empresas y la sociedad, sumado a los avances tecnológicos hacen que esta modalidad de trabajo continúe aumentando y se consolide como una forma habitual de trabajo.