Departamento
Ingeniería Química

«El reto climático, no solo se va a afrontar,
sino que también abrirá nuevos caminos a numerosas disciplinas científicas»

Currículum

Catedrática de Ingeniería Química de la UCLM. Su investigación ha versado mayoritariamente sobre el tratamiento y valorización de residuos y efluentes contaminantes. Actualmente el efluente que centra su interés es el CO2 y, en este contexto, analiza su conversión eficiente a especies combustibles mediante fotocatálisis y electrofotocatálisis.

Fruto del trabajo realizado ha publicado más de medio centenar de artículos en revistas de reconocido prestigio, indexadas en el JCR, y presentado numerosas comunicaciones a Congresos. Así mismo ha codirigido casi una decena de tesis doctorales y participado en numerosos proyectos de investigación subvencionados por empresas e instituciones.

También ha ocupado importantes cargos en la gestión universitaria y obtenido diferentes premios y reconocimientos a su labor profesional a lo largo de su carrera.

Líneas de investigación

• Catálisis: Conversión foto- y electrocatalítica de CO2 a combustibles y otros productos químicos de interés

• Tecnología supercrítica

• Tratamiento de aguas residuales y efluentes industriales mediante ultrafiltración, electrocoagulación y coagulación convencional

• Tratamiento de aguas residuales y efluentes industriales mediante procesos avanzados de oxidación (entre otros los procesos foto- y electrocatalíticos)

• Reciclaje de aceites residuales

Grupos de investigación / Proyectos de investigación

Es responsable del grupo INQUIME, el Grupo de Investigación en Ingeniería Química y Medioambiental de la UCLM en Toledo.

El proyecto en el que ahora trabaja versa sobre el reciclaje de CO2 a combustibles mediante procesos foto- y electrocatalíticos. Su objetivo principal es combatir el calentamiento global mediante el desarrollo de nuevos materiales que permitan utilizar la energía solar para realizar la transformación catalítica del CO2 a combustibles de manera eficaz. De ese modo se pretende lograr, no sólo la reducción de las emisiones del gas a la atmósfera sino, a la vez, producir combustibles solares, una suerte de especies químicas capaces de capturar y almacenar la energía solar para luego ser usada cuando se la necesite.

Entrevista

¿Cómo comenzó su carrera investigadora?

Mis primeros pinitos en investigación corresponden a la época de realización de mi Tesina en la Universidad Complutense de Madrid. Recuerdo con agrado aquellos momentos en los laboratorios del Departamento de Ingeniería Química de la UCM tratando de optimizar el proceso de obtención de combustible mediante hidrólisis enzimática de pajas de cereales, un abundante residuo agrícola de La Mancha, de mi región. Ya en aquel entonces confiaba que con mi trabajo podía ayudar a resolver uno de los problemas estructurales de la economía española, el de su dependencia energética exterior.

¿Cuál ha sido la mayor satisfacción- logro conseguido en su trayectoria?

Quizás la defensa de mi Tesis Doctoral. Tuve que superar muchos obstáculos pero con esfuerzo y tesón lo conseguí. Por eso animo a los jóvenes investigadores a no ceder ante la primeras dificultades pues, al final, todo esfuerzo encuentra su recompensa.

¿Cuáles han sido sus referentes o personas que admira?

Marie Curie, por sus descubrimientos científicos, pero también porque contribuyó a la visibilidad de la mujer en la ciencia.

Una imagen, frase o recuerdo que tenga de cuando logró la cátedra

Alguien cercano me dijo ese día «ya puedes opinar de todo con autoridad».

¿Qué diría a las nuevas generaciones de estudiantes que comienzan ahora?

En mi opinión, los «tónicos de la voluntad» de Ramón y Cajal siguen estando vigentes y continúan siendo necesarios para las nuevas generaciones de estudiantes. La perseverancia en el estudio, la independencia de juicio, el empeño en gozar de una buena reputación y el gusto por la originalidad científica son cualidades que todo joven estudiante/investigador debería cultivar.

Una apuesta para el s. XXI, nuevos caminos de la ciencia y las artes

El cambio climático y derivados, como la contaminación atmosférica, que reduce la esperanza de vida y contribuye a la aparición de enfermedades cardíacas, respiratorias y cáncer, son verdaderas amenazas a las que se enfrenta la humanidad en este siglo XXI. Por ello es fácil intuir que el reto climático, no sólo se va a afrontar, sino que también abrirá nuevos caminos a numerosas disciplinas científicas.

En particular, en el ámbito de la energía, el desafío será producirla de forma segura, eficiente y limpia. Para abordarlo se realizarán investigaciones multidisciplinares que, a buen seguro, producirán avances científicos importantes en los conceptos relacionados con la energía y en las tecnologías capacitadoras (como la nanociencia, la ciencia de los materiales, la física del estado sólido, la biociencia, la informática, etc.). Al mismo tiempo habrá innovaciones significativas en torno a las tecnologías de producción energética emergentes y futuras. Por ejemplo, se desarrollarán nuevos combustibles alternativos, se logrará que la bioenergía sea competitiva y sostenible y los progresos en las tecnologías basadas en hidrógeno y pilas de combustible permitirán su comercialización.