Ruptura

/Ruptura

Ruptura


Inauguración:

11 de abril a las 19,30 h.


Celebración:

Cuenca, del 11 de abril a 6 de mayo
Sala ACUA
Aula Cultural Universidad Abierta
Calle colmillo s/nº. Casco Antiguo – Cuenca


Horario de apertura:

  • de miércoles a viernes, de 16:30 a 19:30 h.
  • Sábado y domingo, de 10,30 a 14,00 h. y de 16:30 a 19:30 h.

Ficha técnica

  • Autor: Guillermo Navarro
  • Director: Ramón J. Freire Santa Cruz

Documentos

En los museos, la cosa no va de leer, sino de mirar.

Fijar la atención del espectador en la unicidad de cada signo lingüístico hace que, por así decirlo, se rompa el hechizo del lenguaje. Si en el caso de los libros antiguos encerrados en urnas blindadas no se lee porque los códigos entre autores, redactores, escribanos o copistas y nosotros han dejado de ser compartidos, Guillem Navarro fuerza el proceso rompiendo deliberadamente el código, finalizando así ese pacto entre el narrador y el lector basado en la convención lingüística. El texto todavía es reconocible como tal; la correlación en una pauta horizontal, las palabras separadas por espacios, las iniciales más grandes, los signos de puntuación en grises, la separación entre párrafos…, todo apunta a que ahí hay algo que podría ser leído. Ante un mecanismo como éste, rápidamente viene a la cabeza una crítica: ¿entendemos lo que leemos?

La belleza de Ruptura no radica en ningún engaño ni en ningún enigma por descifrar, sino en su misterio. En ese inefable ontológicamente irresoluble que debe aceptarse tal cual es. En ese algo cuya máxima y decidida conclusión es que el arte no va de palabras, sino de personas y del infinito poder transformador de sus miradas.

Pere Parramon

En Ruptura, la observación de las piezas sin título produce un efecto complejo en el espectador, quien se enfrenta a las imágenes textuales (o a los textos icónicos, no sabríamos en qué polo enunciativo situarnos) con una inquietante sensación de miopía perenne. El espectador intenta ubicarse en una distancia idónea que le facilite el tránsito de lo incomprensible hacia lo cognoscible, busca la clave que le permita descifrar aquella información y también indaga cuáles son las lentes que ha de utilizar para comprender el significado que se oculta ante sus ojos porque, aunque perceptible, se halla en un estado invisible. Esto nos conduce a una reflexión nada conclusiva, pero al menos provisional: ¿acaso todo lo que decimos o producimos con un aura de necesidad y trascendencia al final no es más que ruido visual?

David Moriente

Ruptura es el elogio de lo oculto, de lo inestable y transitorio; es la exaltación del estado de desencanto y la estética de las plantillas prediseñadas, likes, gifs y emojis. Podríamos describir Ruptura como una cartografía de los espacios cambiantes, una instantánea de la condición de neurosis, de ansia de intensidad y distracción provocada por la reacción del fracaso comunicativo. En el elogio de lo oculto las palabras no son más que “burbujas, criaturas metamórficas, significantes vacíos que flotan en la invisibilidad de la Web”, donde el único discurso legítimo es aquel que ha perdido su significado.

Gloria López-Cleries

2018-05-04T12:28:44+00:00