Cervantes pasa mucho tiempo en la guerra

/Cervantes pasa mucho tiempo en la guerra

Cervantes pasa mucho tiempo en la guerra

Entrevista a Alberto Herreros director Los Espejos de Don Quijote

Redactor: Alberto López Ramos
Fotografía: MakingUCLM


El próximo jueves 20 de abril a las 20:00h se representará la obra teatral Los Espejos de Don Quijote del autor/director Alberto Herreros en el Paraninfo Universitario de la Universidad de Castilla la Mancha en el Campus de Cuenca. Esta función se ha llevado en varios países y festivales como son el Festival de Teatro Español de Londres (Reino Unido),  en la 31º Edición del Festival de Miami (EE.UU), en Guanajuato (México) donde se representó siete veces la función divididas en tres ciudades y, a parte, de la gira nacional por toda España.

La Universidad de Castilla la Mancha ha llegado a un acuerdo conjunto para que la obra llegue al máximo número de gente posible y se acerque al público universitario. Esta original obra se basa en la investigación de más de veinte años sobre un Cervantes que hasta el momento tenemos su figura como un erudito y una persona dedicada a sus libros, pero la realidad ha sido otra.  Veremos en la función como la encarcelación de Cervantes en la cárcel de Sevilla transforma la vida y la persona del escritor. Cervantes pasaba por ser un pillo, un corrupto, pícaro, en definitiva un busca vida, pero tras ese encerramiento le sirve para pensar quien es y hacia dónde va, descubre un nuevo yo que es la persona que se ha vendido durante toda historia.

La dificultad que tiene escenificar esta historia de manera que pueda entenderse y que cautive al público es difícil de lograr pero el director Alberto Herrero utiliza nuevas técnicas de interpretación para lograr su objetivo y que se acerque a ser un teatro cinematográfico, ya que en la sociedad todo lo que se consume es a través de pantallas. Esta labor de representar esta vida es labor de David Lorente, Daniel Moreno, Marta Guerras y Pedro Miguel Martínez a través de su fantástica actuación.

Pregunta: ¿Cómo te surge la idea de escribir esta obra teatral?

Respuesta:   Poco a poco, cuando empecé a entender que este Cervantes que tenemos en el imaginario colectivo no es el Cervantes real, lo tenemos mitologizado. Cervantes pasa muchos años en la guerra, eso no es gratis, a una persona no le atraviesa esa experiencia sin más. Cuando Cervantes regresa a la península, se quiere ir a indias para seguir precisamente con la guerra no quería escribir, nuestra imagen hacia él está equivocada, pero no le dejan. Ese Cervantes es una persona con neurosis de guerra, no es un Camilo José Cela o un Gabriel García Márquez, es más un Rambo que viene de la guerra.

P: Vuestra obra al ser la vida de Cervantes ¿Por qué usáis el nombre de Don quijote en el título, para ser más globales?

R: Realmente el Quijote fue el primer espejo para Cervantes y el primer Quijote es Cervantes. ¿La obra de teatro que cuenta?  El episodio decisivo de la vida de Cervantes. El escritor acaba encarcelado en la prisión de Sevilla acusado de robar impuestos que el mismo recaudaba para el rey.

En esa prisión está demostrado históricamente que descubre al Quijote y esa gran creación literaria, descubre un nuevo género literario que le desborda asimismo y, además, sufre una meditación forzada al estar encerrado entre cuatro paredes. Cervantes empieza a cambiar, y se transforma en un Cervantes que ni el mismo conocía por culpa de la creación del Quijote podríamos estar hablando de que se trata de un arte sanador muy potente y a través de este cambio ético consigue encontrar la creación literaria más grande de  todos los tiempos. Es decir, la ética es eficaz, es creadora con mayúsculas y tiene impacto universal.

P: ¿Cómo has trabajado con los actores para que puedan representar esta obra?

R: Estamos haciendo un esfuerzo y un trabajo de actualizar el teatro. El teatro con las artes visuales ha quedado un poco relegado y estamos haciendo un trabajo de investigación para hacer un teatro cinematográfico. El ojo está acostumbrado al cine, a la velocidad de las imágenes. La cuestión es cómo podemos trasladar con las técnicas de teatro un efecto parecido para que el montaje capture la mirada del espectador y que la narración vaya detrás de ello. Hemos creado un tipo de teatro que yo llamo cinematográfico que genera este efecto. El trabajo con los actores, que son 4 actores tremendo, hemos buscado un nuevo naturalismo, lo que yo llamo teatro psíquico, que es aplicar las herramientas de la psicología científica a las técnicas de interpretación de los actores.

P: ¿Cómo han aceptado los actores está técnica?

R: Están encantados con ello, tenemos la paradoja de que el arte del actor se ha desarrollado mucho en el último siglo, pero las puestas en escena son muy formales y está un poco fosilizado. Grandes actores que tienen mucho potencial están por evolucionar y cuando ven algo nuevo que les acerca el aquí y el ahora. Estas técnicas nos alejan de lo formal, nos alejan de la partitura y  buscamos que siempre estén descubriendo cosas nuevas para que siempre ocurra algo nuevo real e improvisado, dentro de que ya se saben la función.  Esto es lo que contagia al espectador la sensación de que está ocurriendo algo nuevo cada vez, y eso es la magia del teatro con respecto al cine. Lo bueno del teatro es que hay algo vivo que se está produciendo y que también incorpora al espectador.

P: El objetivo de ahora es captar el mayor número de público. ¿A qué público está dirigido?

R: Está dirigido a todos los públicos, desde adolescentes a universitarios hasta adultos. No hay barreras. Sobre la puesta en escena, es una especie de thriller carcelario. Cervantes pensaba el día de antes que iba a conseguir un pelotazo, como un gran corrupto y al día siguiente está en al cárcel apaleado y no tiene ni una moneda y tiene que averiguar qué ha pasado y cómo salir de allí. Tiene un tiempo límite entonces hay un vértigo importante en la función y además se entera de que en la celda de al lado está su amada Dorotea, con la que tiene el chanchullo por el que ambos se iban a escapar. Es una obra de acción. Por otro lado, como las obras de Hollywood, es emocionante, de aventuras, pero también de amor, porque todo lo que pasó por la noche les ha separado, hay un juego de confusiones.

P: ¿Cómo crees que se queda el espectador al final de la obra?¿Crees que logran captar la idea que quieres transmitir?

R: Se quedan con la idea de haber visto a un nuevo Cervantes y descolocado, a la vez que admirados. Tenían otra idea distinta del personaje. Con Las mezclas de ficción y realidad, también conseguimos un efecto de admiración porque hacemos un homenaje a Cervantes. Por varios motivos, uno no lo entendemos demasiado, pero el Quijote en su tiempo era un obra que se leía en las casa que la gente se partía de risa. Era el primer ejemplo de youtuber aunque no existiese internet. escribió el Quijote por partes, y a base de experiencia directa con la gente.

2017-04-24T11:43:31+00:00