Un hilo me liga a vos
Beatriz Giménez de Ory

“¿Vive dentro de ti un dios o una diosa de la antigua Grecia? ¿Cuál de ellos?”

Con estas palabras, la poeta madrileña Beatriz Giménez de Ory invita a los jóvenes lectores y lectoras a iniciar su búsqueda entre las páginas de  “Un hilo me une a vos”, desde cada uno de los veinticinco poemas, inspirados en los mitos que se narran a lo largo del libro, con la belleza y riqueza de sus formas, para adentrarse en el fascinante universo de la mitología griega.

Los hilos a menudo son tan leves
que viajan por el aire inadvertidos.
Son las briznas de hierba, los caminos,
las cuerdas de un laúd, la vida breve,

las hormigas que marchan como deben,
los versos alineados en un libro,
tus venas, tus cabellos… Todos hilos.
También la lluvia que la tierra bebe.

No sueltes esta hebra que te tiendo
y a mí gentes más viejas me dejaron.
Eres porque otros fueron en el tiempo.

Que este hilo es la voz de antiguos cantos.
Si nadie los recuerda van muriendo.
Un presente te doy: nuestro pasado.

El hilo se despliega en una hermosa y cuidada edición, presentada como un cuaderno de bitácora en forma de agenda, en la que destaca una apuesta visual arriesgada y actual, con ilustraciones que trazan pistas hacia la esencia de los mitos, con una estética rica en detalles y guiños que trascienden la temporalidad de sus orígenes antiguos, para conseguir una cercanía, una identificación de los lectores y lectoras de hoy con los arquetipos representados; dioses y diosas reinterpretados en clave urbana, con una recreación del lenguaje figurado.

Cada mito es presentado en un recorrido poético, narrativo y visual, acompañado de manera muy acertada con el esquema explicativo del origen, filiaciones, atributos, y proezas de los dioses y diosas actuantes; tarea nada sencilla, que completa el mapa con el que interpretar mejor la riqueza de lo sugerido y narrado.

El poema obra de llave, es el huso prometedor que alienta la emoción del conocer, gracias a los relatos, la asombrosa vigencia de los mitos, aquí narrados con la belleza sugestiva de su esencia sacromágica; deshilando esos relatos que están en el origen de nuestra cultura, para tejerlos nuevamente, resignificarlos en clave actual y ofrecerlos a los lectores de hoy; acercarlos desde lo desconocido a un reconocerse emocionante, un despertar emocionado que sin duda los une con la herencia que recibimos, para decirles que la vida es un itinerario, un reto fascinante que bien merece el viaje, con sus enigmas, sus dualidades y contradicciones, cuando el camino nos ofrece pistas, respuestas que se hacen conocimiento, el propio y el del mundo que nos toca vivir, en nada ajeno a de esos dioses y diosas de un tiempo antes del tiempo, que tanto se nos parecen, que la autora reconoce en sus alumnos, como nos dice en su nota introductoria, convencida de que los dioses griegos existen, ella misma los ve en todas partes en su día a día, en su instituto “aniquilando enemigos con los mágicos mandos de sus consolas, saltando prodigiosamente en las canchas de baloncesto, celebrando a risotadas la vida en los bancos del parque, o recorriendo (enérgicos, perezosos, tímidos) los pasillos de colegios e institutos”. Que al igual que los dioses y diosas, aman con los ojos cerrados, sufren de desamor, sueñan sueños equivocados, o con un futuro que los demás no podemos imaginar, que se perderán, en algún momento en su propio laberinto… Pero, como nos recuerda Borges: “Nuestro hermoso deber es imaginar que hay un laberinto y un hilo. Nunca daremos con el hilo; acaso lo encontraremos y lo perderemos en un acto de fe, en una cadencia, en el sueño, en las palabras…”.

Sabemos que el imaginar es prodigioso, y el de Beatriz Giménez de Ory obra el encuentro con ese hilo de gran riqueza poética y narrativa, con imágenes llenas de referentes simbólicos en las que el lector puede verse espejado, que lo animan a emprender un viaje del lector por el relato de acontecimientos que vivimos como reales aún sabiendo que son imaginados, porque su belleza, su fuerza y su fascinante componente enigmático ofrecen respuestas a un sinfín de situaciones que, desde tiempos primordiales conservan vigencia, en sus semejanzas a situaciones de nuestras vidas que nos inquietan, desplegando claves para entenderlas desde su capacidad alegórica, para reconocernos y conocernos un poco más, adentrarnos en el misterio con el huso y volver de la lectura con un hilo que nos une y que continúa en su fluir ininterrumpido, tejiendo, hilando verdades que suman saber para recorrer nuestros propios laberintos.

“Un hilo me liga a vos”, merecidamente reconocido con el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2021, está ilustrado por Paloma Corral y editado por SM, que con el que la autora consigue, desde la invitación poética y relatos contados desde la emoción, enhebrar los filamentos de la imaginación, la curiosidad, la fascinación, la aventura lectora, un inagotable camino de hallazgos, de ese hilo que somos.

Así que:

–  Tomad esta arma sin filo
–  ¡Un hilo!
–  Porque todo cuanto os diga…
–  Me liga.
–  Y me jurasteis amor.
–  ¡A vos!
–  Pues venceremos los dos.

Sostened este ovillejo:
Sabed que, aunque estemos lejos,
un hilo me liga a vos.

 Cristina Falcón Maldonado.