En la familia tenemos una receta única para el desarrollo de nuestros hijos como lectores que incorpora un ingrediente cuasi mágico: el de los afectos.

La lectura en casa, tanto individual como compartida, y la transmisión de interés y gusto por la lectura es un plato que debe formar parte de la dieta diaria de nuestros niños y niñas. Sus beneficios serán evidentes a lo largo de todo su aprendizaje vital, así que tengamos presentes las siguientes recomendaciones.

Cuanto antes se empiece con una dieta equilibrada de lecturas, mejor

Desde el vientre materno, afirman muchos expertos. Los bebés se relacionan con las historias a través de los sentidos: el sonido de su lectura en voz alta; la vista, el olfato, el tacto, incluso, el gusto, en su contacto físico con un libro. Comparte lecturas con tus hijos también después de que aprendan a leer de forma autónoma.

RECETA PARA COMPARTIR LECTURAS EN FAMILIA

Para notar los efectos de la dieta, hay que mantenerla en el tiempo

El lector no nace, se hace a través de la práctica y la constancia en el contacto con buenas historias; sin obligaciones, ni exigencias, sino de forma espontánea, natural, entusiasta, como algo que se disfruta durante el tiempo de ocio: leyendo un cuento en familia, pero también la receta de su bizcocho favorito, las instrucciones de un juguete nuevo, una noticia del periódico, un artículo de una revista…

RECETA PARA COMPARTIR LECTURAS EN FAMILIA - 2

Antes de poneros a cocinar, haced todos los preparativos necesarios

Buscad tiempos y lugares para la lectura individual y compartida (de libros, pero también de canciones, películas, apps); si es posible, a diario, cualquier excusa es buena para leer. También se recomienda hacer de la lectura algo accesible, con un espacio para la biblioteca familiar, y divertido; y hacer alguna actividad de lectura extra: disfrutar de un cuentacuentos online, realizar alguna manualidad a partir de sus lecturas favoritas, etc.

RECETA PARA COMPARTIR LECTURAS EN FAMILIA - 3

Deja que tus hijos participen de la elaboración de la receta

Es importante delegarles responsabilidades en la selección de historias y hacerlos conscientes de lo que implican. A veces harán elecciones más arbitrarias, otras veces más meditadas, pero será la forma de que aprendan y también de que vean la utilidad de dejarse asesorar por ti, que cuentas con más recursos y capacidades.

RECETA PARA COMPARTIR LECTURAS EN FAMILIA - 4

Y, por último, recuerda que a veces gusta repetir o hacer sobremesa

A tus hijos, al igual que al resto de lectores, les gusta volver a algunas historias; muchas seguro que las has guardado para compartirlas con ellos. Puede que tengan esas historias a su disposición en el colegio o en la biblioteca, pero si tienen un especial interés por ellas es importante tenerlo en cuenta e intentar que formen parte de la biblioteca familiar. Si puedes, léelas tú también y comparte impresiones con ellos.

¿Se te ocurren más ideas de cómo compartir la lectura en casa? Te invitamos a hacérnoslas llegar.

RECETA PARA COMPARTIR LECTURAS EN FAMILIA - 5

Otras propuestas de Elisa Yuste:

♦ Ideas fáciles para conseguir que tus hijos lean más estos días.

Mira el video o si lo prefieres Lee el artículo

♦  Cómo seleccionar las mejores lecturas.

Mira el video o si lo prefieres Lee el artículo

♦ 5 claves en relación con la tecnología y lectura en la infancia y la adolescencia.

Mira el video o si lo prefieres Lee el artículo