¿Qué es el balance competitivo y cómo lo analizamos?

Por Carlos Gómez-González y Julio del Corral

En esta pequeña entrada pretendemos desmenuzar el contenido del último artículo publicado en la revista Review of Industrial Organization, y explicar el concepto de balance competitivo.

El artículo aborda uno de los principales temas de la Economía del Deporte desde una perspectiva innovadora. El balance competitivo de una liga deportiva hace referencia a la igualdad de los competidores (equipos) en torno a un objetivo (título). Es decir, ¿tienen todos los equipos las mismas posibilidades de ganar la competición? La respuesta siempre es NO. Pero sí existen diferencias entre las distintas ligas. Por ejemplo, en fútbol, hay más equipos que pueden disputar la liga en Inglaterra (Chelsea, M. United, M. City, Liverpool, Arsenal, Tottenham) que en España (R. Madrid, Barcelona y Atlético).

El balance competitivo es importante porque, en principio, a los espectadores nos gustan los partidos reñidos. Por tanto, si los espectadores vemos más los partidos, las televisiones pagan más a las ligas y los equipos reciben más dinero. Círculo vicioso positivo. Sin embargo, esto no es tan fácil. Muchos investigadores han demostrado que a los espectadores también nos gusta que nuestro equipo gane. En algún punto entre el 50% y el 100% de la probabilidad de que gane nuestro equipo estará el óptimo.

Otro motivo por el que el análisis del balance competitivo no es tan sencillo es por la estructura compleja de las competiciones. Existen otros objetivos más allá del campeonato, e.g., clasificarse para competiciones internacionales o descensos, en los que los espectadores estamos, también, interesados. Por tanto, las ligas necesitan de más herramientas para investigar cómo de emocionante es su competición. Y ahí es donde va nuestro análisis.

El balance competitivo tradicionalmente se analiza con medidas que reportan un valor numérico, por ejemplo, la desviación típica de los puntos conseguidos en una liga. Imaginaos, ¿cómo de competida fue la liga española de fútbol? 18,1 ¿Y la inglesa? 15,4.

Sin embargo, estos números pueden esconder distintas causas. Una competición puede estar poco competida porque haya equipos que destacan por encima del resto, equipos que se descuelgan por la cola, o grupos de competidores luchando por distintos objetivos. Por tanto, se necesitan otros métodos para analizar con detalle el balance competitivo.

Nuestro artículo utiliza información de apuestas deportivas para extraer probabilidades de victoria de los equipos en las distintas jornadas, y crear gráficos que muestren los motivos de estos números de balance competitivo. Cada línea es un equipo. Y la función muestra la probabilidad (eje Y) de conseguir cada una de esas combinaciones de puntos (eje X) en una temporada. Cuanto más juntas las líneas más balance competitivo (ejemplo 1), cuanto más separadas más diferencia entre los equipos (ejemplo 2). Si hay dos líneas muy a la izquierda, hay 2 equipos mucho peores que los demás, y si están a la derecha es que son mucho mejores.

Esta información es importante para que los dirigentes de las ligas deportivas puedan aplicar políticas económicas que regulen los niveles de balance competitivo (topes salariales, reparto de beneficios, sorteo de jugadores en draft), si se quiere aumentar el atractivo de la competición.

Espero que os sirva este pequeño análisis del balance competitivo. Podéis consultar el artículo completo, que contiene información más específica, e.g., cómo se calculan las probabilidades de victoria desde cuotas de apuestas, en el siguiente enlace:

https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs11151-018-9667-3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.