El Club de Lectura del campus de Albacete homenajea a Patricia Highsmith en su centenario

El día 19 de enero de 2021 la polémica e inquietante escritora estadounidense Patricia Highsmith hubiese cumplido cien años, el Club de Lectura del campus de Albacete lo ha celebrado como mejor se puede hacer: leyendo sus libros.
En este caso fue una de sus novelas más emblemática: “El talento de Mr. Ripley”
Posteriormente los lectores del club se reunieron de manera online, a través de la plataforma Teams, para debatirlo. En esta ocasión invitaron a la reunión a Alejandro Gil, coordinador de dos clubes de lectura en Madrid, profesor de escritura creativa, jurado en varios certámenes literarios y un apasionado de la literatura de Patricia Highsmith.


Como viene siendo habitual en el club lector, después de dar unas pinceladas por parte de la coordinadora sobre la vida de esta controvertida autora, Patricia Highsmith, mujer antisocial que prefería la compañía de sus gatos y de sus caracoles a los que tenía como mascotas, que a las personas.  “Mi imaginación funciona mucho mejor cuando no tengo que hablar con la gente” decía la escritora que según sus biógrafos tenía una visión muy pesimista de la vida.

Acto seguido Alejandro Gil, el invitado a la reunión en esta ocasión, se presentó a sí mismo aludiendo a sus diversas máscaras, haciendo de esta manera un guiño al protagonista de la novela: Tom Ripley.

Nos hizo una presentación breve pero muy acertada en la que nos habló del talento, del vacío existencial del personaje y también de su mediocridad, relacionándola con la angustia existencial y de cómo en general evitamos, al igual que Mr Ripley, esa mediocridad buscando otra cosa que nos satisfaga. Y sobre todo nos comentó la ambigüedad del protagonista del libro.

A partir de este punto todos los lectores contaron sus impresiones del libro leído.

Y nos preguntamos ¿Cuál es el talento de Mr Ripley? ¿Instinto de supervivencia? ¿Frialdad moral? ¿Habilidad para lograr dinero y ascender socialmente? ¿La capacidad de sortear las contradicciones? ¿Ponerse máscaras y mentir? Finalmente acordamos que su talento es saber mentir perfectamente para conseguir sus objetivos.

Entre los lectores hubo disparidad de opiniones sobre este personaje amoral, para algunos era completamente odioso e insoportable, y otros a pesar de serlo lo consideraron sumamente atractivo.

Todos coincidimos que sabiendo que Tom Ripley había matado, falsificado, robado, y sin embargo, deseábamos que se saliera con la suya y que no lo pillaran en ningún momento a sabiendas de que es un asesino que se merece la cárcel o la muerte.

La autora consigue que simpatices con este personaje totalmente deshonesto e inquietante.

También hablamos del lenguaje empleado por Patricia Highsmith: directo, sin artificios ni metáforas, describiendo perfectamente las distintas ciudades de Italia transportándonos con facilidad a ellas.

El final del libro también creó polémica pues fue totalmente predecible para unos, y sin embargo para otros lectores todo lo contrario.

También se debatió la inverosimilitud de algunos pasajes de la novela, de si el título destripaba el final y de un aspecto importante que se aprecia en la lectura: el choque entre las culturas norteamericanas y europeas.

Llegamos a la conclusión de que no se trata de la típica novela policiaca, de policía y ladrones, de buenos y malos, el aspecto psicológico juega un papel importante, todos de una u otra manera nos metemos en la cabeza del asesino. Por ende, la escritora fue la inventora de un género que se debate entre la novela policiaca y la novela negra aunando suspense y análisis psicológico.

Esta novela fue llevada al cine dos veces, una con el título “A pleno sol” (1960) dirigida por el director francés René Clément, y otra con el título “El talento de Mr Ripley” (1999) dirigida por Anthony Minghella . Esta última tuvo 5 nominaciones a los Premios Óscar en el año 2000.

También es importante reseñar, gracias a la colaboración de un compañero bibliotecario del campus de Toledo, Daniel Díaz Arroyo, la oportunidad de poder seleccionar canciones inspiradas en la lectura de “El talento de Mr. Ripley”. Con esta selección se realizó una guía auditiva del libro leído que se puede oír en Spotify en el siguiente enlace: https://open.spotify.com/playlist/3FwfRwZuRO0EJA9nxFyG7w?si=1Ku9UYYuS5y4qIjnKStadw

Música y literatura, sin duda, un tándem perfecto y una iniciativa muy interesante.

Añadimos también el enlace de la entrevista que realizó el diario “La Tribuna” de Albacete a la coordinadora del Club a raíz del centenario del nacimiento de la escritora Patricia Highsmith: https://cutt.ly/hki7vNh

Pilar Alcón Jiménez, bibliotecaria coordinadora del Club de Lectura del campus de Albacete

Lecturas desde el confinamiento

El Club de Lectura del campus de Albacete “El sabor de la Lectura” continúa con su programación literaria de forma telemática durante el confinamiento.

“Que otros se jacten de las páginas que han escrito, a mí me enorgullecen las que he leído” (Jorge Luis Borges)

Foto de Alicia García

El papel de la lectura como salvavidas, como refugio y trampolín de la imaginación nunca estuvo tan evidente como en estos tiempos de cuarentena por el coronavirus.

El Club de Lectura de la Biblioteca del Campus de Albacete “El Sabor de la Lectura” así lo ha entendido, y ha decidido continuar de forma telemática con su programación anual.

Está claro que los lectores no disfrutarán de los gestos, movimientos y posturas que tanto transmiten en los debates, ni del sabor y el olor de las infusiones y la repostería relacionadas con la lectura, pero podrán seguir participando con sus comentarios y sugerencias, monitorizados por la coordinadora del club.

Ya se llevó a cabo con el libro “Señora de rojo sobre fondo gris” de Miguel Delibes. Se pudo leer el libro en papel porque se repartieron los ejemplares antes del confinamiento, pero la puesta en común se realizó a través de correo electrónico donde los lectores enviaron sus comentarios y posteriormente con todos ellos se realizó un resumen.

En la síntesis sobre esta emotiva lectura dedicada a su esposa, todos los lectores coincidieron en que es admirable la gran sensibilidad que demuestra Delibes en la descripción de su mujer, elevándola a los más alto, tanto desde el punto personal como intelectual, y todo ello con una sensibilidad extrema y con su estilo magistral.

 El grupo lector tenía previsto, después de la reunión literaria, asistir a la representación de la obra de teatro basada en la obra de Delibes leída, en la que el protagonista es el actor José Sacristán. Debido a la actual situación de crisis no se pudo llevar a cabo.

La experiencia de poner en común la obra telemáticamente fue tan grata que el Club de Lectura ha decidido seguir este procedimiento con el siguiente libro programado: “Fortunata y Jacinta”. Este año se conmemora el centenario de la muerte de Benito Pérez Galdós, uno de los grandes escritores en lengua española, y ¿qué mejor homenaje podemos hacerle al autor canario que leyendo sus libros?

Fortunata y Jacinta

Ahora mismo el grupo lector se encuentra inmerso en la lectura de este fabuloso libro que debido a su gran extensión se está poniendo en común por partes. Actualmente se ha leído la primera parte y los lectores enviarán durante toda la semana sus comentarios, para que después la coordinadora los sintetice, y envíe el resumen de esa parte con todas las aportaciones de los lectores. Esta misma pauta se empleará en las cuatro partes en las que está dividida esta lectura que tiene previsto su fin a mediados de junio.

 “Fortunata y Jacinta” fue escrita entre los años 1885 y 1887, unos años en los que, afirman los estudiosos, el autor grancanario estaba pasando su mejor momento como creador. La lectura transcurre en los convulsos años de la España del último tercio del siglo XIX en un Madrid en plena transformación social y económica. Y en el corazón de la trama un complejo triángulo amoroso: Fortunata, humilde representante del pueblo llano; Jacinta, la mocita de familia bien; y Juan, el Delfín, hijo único y desocupado señorito.

Una de las actividades previstas por el Club de Lectura, paralelamente a la lectura de la obra de Galdós, era la visita a una exposición en la Facultad de Humanidades del campus de Albacete programada para mediados de junio, donde los alumnos junto al profesor que imparte la asignatura de Museología, tenían previsto montar una exposición literaria sobre mujeres en la literatura, resaltando precisamente las figuras de nuestras dos protagonistas, “Fortunata y Jacinta”. Esta actividad, desgraciadamente, tampoco se podrá realizar.

Por otra parte, y para finalizar decir que los lectores del Club de Lectura participaron en un vídeo en el que aconsejaron lecturas para el confinamiento: https://youtu.be/am7-XSrPt5w

Sin duda, el Club de Lectura “El sabor de la Lectura” está formado por un gran equipo.

Pilar Alcón Jiménez, coordinadora del Club de Lectura del Campus de Albacete.

Entre limones por la Alpujarra granadina con el escritor Chris Stewart

Esta vez la 4ª “Lectura vivida” trasladó al grupo lector del Club de Lectura del Campus de Albacete junto con algunos miembros del Club de Lectura de Cuenca, a la Alpujarra granadina, concretamente a Órgiva, y más exactamente a “El Valero” que es el nombre del cortijo donde vive el escritor Chris Stewart, que son los dos protagonistas principales de los libros leídos durante el verano: «Entre limones» y «El loro en el limonero”.

Para llegar hasta la finca del escritor, los lectores guiados por el técnico de Deportes del Ayuntamiento, hicieron una ruta senderista de 8 Km, que son los que distan desde Órgiva a la casa del autor, que se encuentra totalmente aislada entre montañas, y actualmente es un auténtico vergel. Allí lo recibieron el autor y su mujer rodeado de sus perros, con un estupendo y ecológico aperitivo y, sobre todo, con una gran sonrisa. Chris y Ana se autoabastecen de su huerto ecológico y de sus ovejas y nos confesaron que es “un verdadero sueño vivir en esa casa aislada del mundo”.

Los lectores pudieron conocer de primera mano todos los pormenores que Chris Stewart relata en sus dos libros disfrutando de un baño en la piscina construida por él mismo, atravesando uno a uno ese puente emblemático que los une a la civilización, y que tantas veces han construido ayudados por sus vecinos, y sobre todo charlando animadamente con el matrimonio.

Ya por la tarde, después de disfrutar de la suculenta comida alpujarreña, aprovecharon para conocer los pueblos de la Alpujarra granadina: Pampaneira, Capileira y Bubión, junto a la guía de Turismo de Pampaneira, donde disfrutaron de estos pueblos pintorescos con un encanto tan especial.

Al día siguiente, los miembros del Club de Lectura fueron recibido por la Concejala de Cultura y la guía de Turismo del Ayuntamiento de Órgiva donde les hicieron una ruta bastante peculiar. Se trata de la visita al “Aula Cervantina” situada junto a la Biblioteca Municipal del pueblo.

En esta aula se encuentra una interesante exposición de Quijotes, más de 300, creada desde 1967 por Agustín Martín Zaragoza, aficionado a la literatura cervantina ya fallecido. Destacan una edición especial en Braille, así como una en papel de hilo, en esperanto o la primera traducción del Quijote en danés.

Ciertamente una joya literaria que descubrimos en el corazón de la Alpujarra.

Ya de vuelta hacia Albacete, y después de comer en el “Hotel España-Balcón de Lorca”, el grupo lector visitó en el mismo hotel ubicado en Lanjarón, las habitaciones donde se alojaban el poeta García Lorca y su familia.

Estas “Lecturas vividas”, que son totalmente literarias y también gastronómicas, (por algo el club de lectura de Albacete se llama “El sabor de la Lectura”) hacen que se disfrute aún más la lectura pues al trasladarnos al sitio donde transcurre la historia se logra que sean inolvidables.

Finalizamos la publicación con esta cita de Miguel de Cervantes que nos viene “al pelo” :

“El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”

Pilar Alcón Jiménez, coordinadora del Club de Lectura del Campus de Albacete “El Sabor de la Lectura”

UNAS HORAS CON CHRIS STEWART

“Si hubiera triunfado en el rock nunca habría llegado a realizar mi sueño de esquilar ovejas, me encanta esquilar ovejas”.

               Así es Chris Stewart, una persona que dice que no le parece relevante su paso por el célebre grupo de música Génesis, una persona que inhala presente y exhala pasado. Ayer tarde pasamos con él un rato inolvidable, llevados por su optimismo y cordialidad a las anécdotas de sus libros, a su pasión por la vida sencilla que lleva en el cortijo El Valero.

                A la reunión de ayer invitamos también a compañeros y al club de lectura de la Biblioteca Pública. Ante las deliciosas tartas y rollos, hechos por compañeras del club con mucho limón (recordad que sus dos primeros libros, los que hemos leído este verano, se titulan: Entre limones y El loro en el limonero), y degustando infusiones y tés de jengibre, limón y regaliz (recordad que nuestro Club de lectura se llama El sabor de la lectura), la coordinadora del club, Pilar Alcón, presentó al autor de tal manera que Chris le preguntó de dónde había sacado la información, ya que hizo mención a detalles de su vida que no eran apenas conocidos.

                Luego Chris se levantó y nos sedujo con su cordialidad y empatía. Hubo muchas preguntas, y muchas otras quedaron en el tintero, ya que Chris no necesitaba apenas que le diéramos pie para hablar con entusiasmo de los personajes de sus libros, de los hechos que narra (“ninguno inventado, porque la realidad es mucho más apasionante y divertida que lo que puedas imaginar”), de su mirada llana y llena de humor con la que consigue que todo lo que nos cuenta sea vívido a la vez que vivido.

               Chris nos invitó a salir de nuestra cultura y adentrarnos en otras, nos animó a disfrutar (como si fuera un Francisco de Asís redivivo) de las pequeñas cosas baratas y sencillas, y de la naturaleza, tan desprestigiada en las ciudades.

               Chris, cuyo empuje le ha llevado a los más diferentes oficios y países,  dice que “tal vez escribir haya sido la mejor decisión de su vida”, y aunque esa decisión la haya tomado “en el crepúsculo de vida”, (le encanta la palabra crepúsculo), todos estuvimos de acuerdo con él. En esa y en tantas cosas.

                Hoy viajan hacia El Valero, su cortijo, miembros de los clubs de lectura de Albacete y Cuenca, gracias a la entrega y a la organización impecable, como siempre, de Pilar Alcón, y la ayuda de Paloma Martínez. Sin duda un viaje para recordar.