Haikus premiados del concurso anual

Como sigue siendo habitual cada año la Biblioteca del Campus de Albacete convoca un Concurso de Haiku para conmemorar el Día Internacional del Libro.

El término haiku, o haikú, tiene su raíz etimológica en la lengua japonesa. El concepto alude a una composición poética que consta de tres versos: el primero de cinco sílabas, el segundo de siete sílabas y el último verso, de cinco sílabas.

El jurado del concurso de reconocido prestigio comentó los haikus que se presentaron en esta edición, que cada año se supera en cantidad y calidad.

Los premiados y sus haikus, acompañados de los comentarios de los miembros del jurado, son los siguientes:

PRIMER PREMIO:

Niebla en el huerto

la papaya verde

medio mojada

Autora: Lourdes Gallego

Un haiku con un fuerte aware que se traslada al lector de forma muy sencilla, pero que acaba por calar como esa niebla. Partiendo de una visión envolvente y difusa, se describe un rápido zoom a una imagen concreta y llamativa, con un oportuno matiz: la papaya no está mojada, está ”medio” mojada.

SEGUNDO PREMIO:

Sol de febrero

se derrite la nieve

que cubre el rosal

Autor: José Ballesteros Mas

Un haiku con elementos muy dispares y chocantes entre sí, que acaban por generar una sosegada armonía. Sol-febrero-nieve comienzan imponiéndose con su contraposición, para acabar desapareciendo lentamente y conducirnos indefectiblemente a ese emergente rosal. 

TERCER PREMIO:    

De vuelta a casa

en las barbas del perro

flores de morera

Autora: Nuria Alonso

Un haiku que pareciera en primera lectura una mera fotografía pero que, tras una pausada lectura, queda muy abierto. Su extrema sencillez invita a cerrar los ojos e imaginar la escena… el jugueteo del perro, sus sonidos, el marco natural, el desprenderse de unas flores… Sugerencia pura.

MENCIONES:

Paseando,

a lo lejos,

el fluir de un río

Autor: Irene Crespo

Alma de haijin… un paseo no distrae de esa comunión con la naturaleza, una imagen que nos hace pensar en un ambiente cercano rodeado de motivos más o menos estáticos, y sin embargo, es ese continuo, ese incesante y además lejano fluir, lo que conmueve al poeta y a quienes tenemos la fortuna de recrearlo.

…………………………………………………………………………………………………

La lagartija al sol   

¡Se deja acariciar

con un palito!

Autora: Juana Navarro

Una imagen impregnada de extrema inocencia. Sus reiteradas palabras de estación, lagartija y sol, lejos de transmitir redundancia, nos ubican en aquellos tórridos veranos de una infancia de grillos, reptiles, vencejos y palos.

…………………………………………………………………………………………………….

Álamos blancos,

en casi todos los troncos

palabras de amor.

Autora:  Carmen Medina Ferrer

Para algunos quizá un senryū, para otros quizá una de esas grandes rarezas de haikus descriptivos con tintes de amor… lo cierto es que la imagen nos retrotrae a una escena reconocible, donde los humanos han querido dejar su huella en la naturaleza. El resto… queda a la imaginación.

…………………………………………………………………………………………………

Enhorabuena a todos los premiados.

Pilar Alcón Jiménez, Bibliotecaria del campus de Albacete

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *