Una de libros…

 
 
En esta nueva entrega de Una de libros… tenemos con nosotros a Chari, jefa del equipo de Seguridad del Campus de Cuenca en la UCLM. Jienense de nacimiento y aunque andaluza de pro, enamorada del paisaje conquense y afincada en la ciudad desde hace trece años.
Teniendo en cuenta que acaba de graduarse como Maestra en Educación Infantil y que sus lecturas en los últimos tiempos han estado enfocadas a la Biodanza en niños, Chari ha decidido recomendarnos una lectura especializada en su área pero no abierta al público en general. Primer encuentro con la danzaterapia de María Fux ha sido su elección y recomendación para todos.
 
«He elegido compartir con vosotros este libro, Primer encuentro con la danzaterapia porque me ha resultado una lectura muy interesante para la realización de mi trabajo de fin de grado, pero no sólo eso, si no que considero que sus páginas están llenas de información que nos ayuda a conocer nuestro cuerpo, a desinhibirnos y a expresarnos emocionalmente mediante la danza. Este libro es una edición de 1982 pero considero que sigue estando vigente puesto que las experiencias que plantea forman parte del momento actual. Desde mi punto de vista la Danzaterapia es una terapia alternativa que lleva utilizándose desde hace años en personas con trastornos psíquicos y físicos pero hoy en día este tipo de terapias se han abierto a personas que no necesariamente están diagnosticadas en este sentido sino prácticamente a cualquier persona que está interesada en el autoconocimiento, la propiocepción de su cuerpo y la mejora de problemas emocionales pasajeros debidos al estrés, ansiedad o circunstancias puntuales.»
 
 
Maria Fux, la autora de este libro, es bailarina, coreógrafa y danzaterapeuta.

Creadora de la Danzaterapia, su trabajo es integrativo, reuniendo en sus clases alumnos down, sordos, débiles mentales, personas con dificultades de aislamiento, o soledad, espásticos, ancianos, entre otros.
 
 
 
 
«Desde hace años, tengo la idea obsesiva de dejar algo más que mi danza, ya que ésta se deshace en el aire una vez finalizada. Esta necesidad nació del vacío que siento al finalizar los recitales, cuando mi cuerpo ha quedado sin nada en las manos, o al concluir los cursos en distintos países, además del mío, y debo despedirme de los alumnos, o también cuando una niña o un anciano han logrado sentir junto conmigo la maravilla de conocer su cuerpo para expresarse. Escuchar ese vacío es lo que me ha impulsado a realizar esto que es parte de mi vida, que constituye un maravilloso puente para quienes buscan en el movimiento una posibilidad de respuesta».
Esperamos que lo disfrutéis. 
http://feeds.feedburner.com/BibliotecaUniversitariaUclm