Archivo por meses: marzo 2015

De la bata al uniforme de azafata

Últimamente se habla mucho del “almacenamiento en la nube” (cloud computing). Se trata de un servicio que ofrece al usuario la posibilidad de alojar la información que normalmente almacena en su PC, Tableta o Smartphone en unos servidores que gestiona y mantiene la empresa que presta el servicio. Así, el usuario puede acceder a sus archivos desde cualquier lugar (siempre que haya conexión a internet), compartirlos con otros usuarios y trabajar con ellos, no teniendo por qué tenerlos guardados en las memorias de sus dispositivos. Este servicio tiene diferentes nombres según la empresa que lo oferta (Google Drive, Dropbox, OpenDrive, SkyDrive etc.), proporcionándolo también nuestra propia universidad que pone a disposición de sus empleados y alumnos un sitio personal de almacenamiento de documentos relacionados con su actividad en la universidad (OneDrive Pro).

Si nos paramos brevemente a pensar acerca de algunas ventajas y algunos más inconvenientes de la “nube” y traemos a colación a Santa Teresa de Jesús en un año tan señalado como éste y en particular esos extraordinarios versos del poema “Nada te turbe”[1] (que creo que no dejan indiferente a nadie con independencia de sus creencias), podemos convertir a la nube e internet en una especie de metáfora de la divinidad e ir así enlazando dichas ventajas e inconvenientes con los versos del poema:

Privacidad: el usuario no tiene pleno control sobre la información que tiene almacenada en la nube ni sabe quién accede a ella. Este problema se incrementa cuando lo que se almacena son “datos sensibles”. Pero…

Nada te turbe,

Nada te espante,

 Seguridad: ¿Dónde están los servidores donde se aloja la información almacenada en la nube?, ¿Qué riesgos corren?, si hay problemas ¿qué ley ampara al usuario de la nube?. Pero..

Todo se pasa,

Dios no se muda.

 Acceso: posibilidad de acceder a la nube desde cualquier lugar y con cualquier dispositivo, si bien esta ventaja se puede tornar en inconveniente en tanto que se necesita internet para llevar a cabo dicho acceso. Pero…

La paciencia

Todo lo alcanza;

 Escalabilidad: el usuario no necesita que sus dispositivos tengan una gran capacidad de memoria, el proveedor del servicio se ocupará de satisfacer de forma inmediata la eventual necesidad por parte del usuario de incrementar la capacidad de almacenamiento en la nube. Sin embargo, a largo plazo, puede surgir el inconveniente de que el incremento exponencial de usuarios de la nube genere un colapso de servidores. Pero…

Quien a Dios tiene

Nada le falta:

Sólo Dios basta.

En un tono ya menos místico, conviene señalar, como ya lo hizo mi compañera Luisa María en el post del mes pasado, que nuestra profesión está evolucionando enormemente con la administración electrónica y el archivo electrónico imponiéndose poco a poco. Por tanto, si el futuro que nos espera nos va a situar cerca de las “nubes”, quizá tendremos que plantearnos abandonar definitivamente la bata blanca en pos de un bonito uniforme de azafata.

 

[1] No dejar de visitar la exposición organizada por el Servicio de Biblioteca Campus de Toledo:  V Centenario Teresa de Jesús (1515-2015): exposición bibliográfica