La educación a juicio

En la actualidad se nos presentan cifras no muy alentadoras de la situación actual de abandono escolar actual en España. Si bien es cierto que hay jóvenes muy preparados que no encuentran trabajo, también hay otros que abandonan sus estudios a una edad temprana  
Según los datos recogidos por la Unesco en la edición 2012 del estudio anual Educación para todos, » Uno de cada tres jóvenes españoles de entre 15 y 24 años dejó sus estudios antes de acabar la enseñanza secundaria.»

Como futura profesora, me preocupan estas cifras, y me pregunto algo que la mayoría de educadores que aman su profesión se hacen «¿Tantas reformas cambiarán está situación?». Considero que la educación debe dejar de usarse como arma política, y con esto quiero decir que considero que el cambio de gobierno (sin importar el partido que esté al mando) debe dejar de implicar un cambio en las leyes de la educación.
Propongo mirar » a los mejores» en Educación, y que los líderes políticos dejen de mirar por el beneficio de su partido «Como mando yo, ahora quiero dejarlo patente cambiando las leyes que se me antojen». En el modelo finés (líderes en Educación y con una tasa de fracaso escolar con un 8% de abandono escolar) las leyes de educación no se cambian, y cuando se tiene que cambiar algo, sea cual sea el gobierno que esté al mando,  se consensúan las reformas de mejora con los propios profesores. Sí, se confía en el profesor ciegamente, de manera que su figura no se cuestiona y sí, FUNCIONA.
La importancia de la Educación en España está devaluada, sería muy utópico por mi parte pretender que en un par de años nos pongamos al nivel de Finlandia u otros países nórdicos. Pero no hacer nada, no es la solución. Un cambio de mentalidad, de leyes, y en definitiva de sociedad no se logra en un par de años. Pero, con constancia y con el paso del tiempo, introduciendo cambios como el que mencionaba anteriormente, SE PUEDE. Nuestros niños de hoy se merecen un futuro mejor, y ellos no son menos válidos que ningún niño del Norte de Europa.
Quiero concluir con una reflexión de Javier Melgarejo, psicólogo escolar y director del colegio Claret de Barcelona, que ha estudiado el sistema educativo finés durante más de una década, «El éxito finlandés se debe a que encajan tres estructuras: la familia, la escuela y los recursos socioculturales (bibliotecas, ludotecas, cines…)». Los tres engranajes están ligados y funcionan de forma coordinada. «Los padres tienen la convicción de que son los primeros responsables de la educación de sus hijos, por delante de la escuela» y complementan el esfuerzo que se hace en el colegio»
Alba Mª Solórzano Pinilla (Alumna de 2º A de Magisterio de Educación Infantil)

INTERNET ¿PROGRESO O RETROCESO?


La actual revolución de la información y del conocimiento surge principalmente cuando internet llega a la vida cotidiana de las personas. Como todas las revoluciones que han ocurrido a lo largo de la historia, creemos que es un progreso hacia un mundo mejor pero personalmente, he de decir que tiene varios inconvenientes que nos perjudican y que en cierta medida desarrollan problemas en la vida diaria. Esta entrada la he creado con el objetivo de defender y dar razones de todo esto.
En primer lugar debo destacar la desigualdad entre países que esto produce, ya que convivimos con una sociedad que no está globalizada y muchos no tienen acceso a estos medios. Esto provoca más pobreza en estos lugares.
Por otro lado, creo que internet ha potenciado el acoso de todo tipo (sexual, escolar, social…) así como, la pobre comunicación, debido al uso de las redes sociales, chats, correos electrónicos…

Incluso me atrevo a decir que internet tiene parte de responsabilidad en la crisis que estamos viviendo actualmente en nuestro país y en muchas partes del mundo. Ese avance que provocan las nuevas tecnologías en el ámbito laboral, se traduce en que mediante internet una empresa queda totalmente al descubierto. Por ejemplo, si alguien quiere investigar sobre el capital social de cualquier institución  puede saberlo así como, deudas pendientes, impagos… Considero que la sustitución de la labor del hombre por maquinas, que aunque muchos lo consideren un avance, para mí es sinónimo de retroceso, entre ellos por el aumento de paro; tema de actualidad. 

 
Aparte de todo esto, y centrándonos en la educación,  el ámbito de la sociedad que más nos interesa como futuras docentes, internet ha ocasionado y ocasionará profundos cambios en los métodos de enseñanza – aprendizaje y en los objetivos educativos.
Esto creo que en parte tendrá inconvenientes porque fomentará el desarrollo de estudiantes aún más inferiores a los que señalan los últimos datos estadísticos, ya que internet en las aulas conlleva el poder  retener una cantidad más pequeña de información; solo es necesario comprender los conceptos sobre la dinámica de los procesos en los cuales una información está encuadrada.
Se cree que esto supone que el alumno puede aprender más y mejor en un año lo que le requería tres por ejemplo, pero lo único que despertará es divagación, un aprendizaje mucho más sistemático basado en la mentalidad de las maquinas, y muy importante, anulará la capacidad creadora de los estudiantes a la que hemos hecho tanto hincapié en los últimos años. 
Por supuesto esta divagación afectará a todos los componentes de la comunidad escolar, y creo que no nos conviene en absoluto. 
Finalmente, y sinceramente, tengo que mencionar que internet ha provocado muchos avances en nuestra sociedad y de los que yo mismo me beneficio, ya que creo que son necesarios, pero el fin de esta entrada es concienciar a todo el mundo de que internet no solo nos trae cosas buenas, también tiene perjuicios.
Claudia Aparicio 2º A de Infantil 

¿Quién educa a mi hijo?

Muchas veces confundimos el significado de educar, no es solo la simple trasmisión de conocimientos, sino uno de los caminos para alcanzar el desarrollo pleno del niño. Es ir creando poco a poco una personalidad, autonomía e independencia.
Es en la familia dónde se crea una comunicación directa y dónde se trasmiten valores, cultura, y educación. Con lo cual no podemos decir que la educación es sólo «aprender», sino «aprender de otra persona», viviendo con ellos diariamente y copiando todo lo que hacen.
Con frecuencia nos planteamos la pregunta de quiénes son los educadores de los niños, los profesores o los padres. Si miramos unos años atrás quizás podríamos afirmar que son los padres, pero hoy en día, esta es una cuestión a debatir.
¿Quién educa a mi hijo?, esta pregunta deberían cuestionarse algunos padres. Si realmente me estoy encargando yo como padre de su educación o estoy dejando a los maestros. La mayoría de los padres, quizás, no son conscientes de esto, es decir, no se dan cuenta que ellos son los que tienen que poner los límites en casa, al igual que darles cariño, y que el colegio es un apoyo, un complemento de esa educación. Pero tampoco por ser el colegio un complemento, quiere decir no colaborar y estar al día con lo que se hace en él.
El niño comienza en casa, se va formando una persona más tímida o extrovertida, alegre, simpático… es decir, crea su personalidad, sus gustos (aunque todavía no sepa muy bien cuales son), su cultura, su forma de actuar y otras muchas más cosas. Y cuando llega al colegio lo que hace es afianzar más lo aprendido en casa, relacionarse con niños de su edad, aprender a expresar y controlar sus emociones, a saber hablar y escuchar, a escribir… y así podríamos seguir describiendo todo lo que aprenden. Pero todo esto, necesita de una implicación de los padres en casa y de la maestra en el cole. Del trabajo cooperativo, para que así pueda ser un aprendizaje globalizado.
Por último, hasta qué punto es de gran importancia la educación de los padres en casa, que otros países no llevan a sus hijos a las escuelas infantiles ni primarias, sino que los mismos padres enseñan en su casa.
Esto debería servirnos de reflexión para ver verdaderamente la importancia de los padres como educadores y sobre todo en los primeros años de vida del niño.
Fátima Ortega Torrero
2ºB Educación Intantil

¿En qué se enfoca la educación en la actualidad?

En el mundo globalizado en el que vivimos, los niños, necesitan completar cuatro deberes para sobrevivir. ¿Cuáles son los cuatro deberes que los niños en las escuelas están aprendiendo ya?
1. Focalizar la atención. Es el primero de ellos, aprender a concentrarse. La diversidad de nuevas tecnologías, como los móviles, Internet y las redes sociales, nos ha enseñado a luchar contra múltiples retos a la vez, hemos tenido que estudiar las técnicas ya conocidas para focalizar la atención en ello. Es importante  abordar, a la vez, los distintos procesos diferentes; siempre y cuando, no perdamos la capacidad de concentrar nuestra atención en un problema concreto cuando esto haga falta.
2. El aprendizaje social y emocional. La gestión de las emociones negativas como el odio ideológico, el desprecio y la falta de empatía, constituye la segunda pauta de aprendizaje de los niños. Nadie sabe a ciencia cierta cómo van a expresarse el lenguaje no corporal y las emociones colectivas, a menos que se profundice en su conocimiento y estudio.
3. La resolución de conflictos. Es la tercera pauta del nuevo conocimiento indispensable para sobrevivir en el siglo XXI. Los problemas a resolver son inevitables y es necesario abordarlos con ilusión y ganas, los conflictos no se pueden olvidar, sino que se deben resolver y dejarlos olvidados.
4. Disminución de los índices de violencia, a nivel mundial y aumentando los de compasión y altruismo. Por eso las decisiones basadas en el consenso y la reflexión colectiva, son las que llegaran  consolidarse en un futuro.
Felipe Hernández

«El buen uso de Internet y las nuevas tecnologías para los niños»

Los adolescentes de hoy en día, han nacido en el mundo de las tecnologías de la información y la comunicación. Una tecnología nueva para un contenido eterno, ya que la información y la comunicación están en la base misma de cualquier aprendizaje.
Si hay un sector de la población donde más ha influido la llegada de las nuevas tecnologías, lo constituyen los niños y los adolescentes. Los chicos de hoy en día no se imaginan la vida sin el móvil, y utilizan las conocidas redes sociales diariamente para chatear con los amigos o ligotear entre ellos. Estas actividades se han hecho siempre,  lo que ocurre es que las nuevas tecnologías han cambiado el contexto y ahora resulta mucho más fácil comunicarse con los demás. Pero tras facilitarse la comunicación, también es mucho más factible recibir ataques a la intimidad, y en el caso de los niños, Internet se ha mostrado, por desgracia, como uno de los instrumentos favoritos de los pederastas y la mala gente que busca satisfacer sus deseos más ocultos.
Por otro lado, considero que los consejos para el buen uso de Internet por parte de los niños, desafortunadamente son muy pocos. El primer consejo que se podría dar de todos ellos quizá puede parecer obvio, pero resulta fundamental: los padres deben comunicarse con sus hijos. Este «truco» funciona no sólo por los problemas generados por el uso de la red, sino en todos los demás conceptos de la vida. No es normal que los padres para entretener a los niños les dejen delante de la televisión, la consola o el ordenador para que puedan navegar a su gusto.
Así pues, estas actividades son buenas y necesarias para el crecimiento y el desarrollo de la persona, de ahí la importancia de los juegos educativos, pero no deben constituir el cien por cien del tiempo de ocio de los niños. Hablar con los hijos, darles una confianza, que se sientan protagonistas del funcionamiento de la casa y la vida familiar sin fundamentalismos de ninguna clase, imposiciones absurdas y saber hacerse respetar sin el uso de la violencia son normas para que la vida familiar funcione sin problemas. Igualmente, los niños no tendrán que «buscar» la falta de cariño o de atención en Internet por parte de otros niños con sus mismos problemas o de desaprensivos sin escrúpulos.
Finalmente, desde mi punto de vista pienso que el mejor consejo que se puede dar es no permitir que un ordenador con conexión a Internet se sitúe en los dormitorios de los niños. Ellos pensarán que es totalmente «suyo» y abrirán su espacio íntimo a desconocidos con todos los peligros que esto puede conllevar.
Lo mejor en el caso de tener niños y adolescentes en casa es que el ordenador se coloque en el salón o en cualquier habitación con una vigilancia continua por parte de los adultos puesto que ocurre que muchas veces los niños se quedan solos en casa. En ese caso, lo mejor es crear contraseñas de acceso a Internet o perfiles de uso para ellos donde no puedan acceder a la red.
Con todo esto, he podido comprobar también que la tecnología, sólo por ella misma, pocos cambios metodológicos será capaz de producir y que para que se produzcan estos cambios habrá que acompañar la innovación pedagógica tecnológica con alguna serie de cambios más profundos. 
Gema Piñeiro Fernández-Puebla 2ºB Ed. Infantil

TIC, FAMILIA Y EDUCACIÓN ¿SON COMPATIBLES?

TIC, FAMILIA Y EDUCACIÓN ¿SON COMPATIBLES?

Ante esta pregunta podemos obtener tres respuestas: sí, no y depende. No obstante, cada una de esas respuestas puede tener millones de porqués.

La sociedad, familias y colegios se están digitalizando. Esto es un hecho. Pero también tenemos que tener en cuenta que no todas las familias apoyan las TIC. Hay familias que utilizan ordenadores en el trabajo, otras que los utilizan en casa por puro entretenimiento, otras que la única persona que utiliza el ordenador dentro de su casa puede que sea su hijo/a, o incluso se puede dar el caso de que nadie en su casa utilice un ordenador. Pero, ¿qué problema trae tanta variedad en el uso de las TIC? La brecha digital.

En la actualidad, existen muchos colegios e institutos en los cuáles utilizan las nuevas tecnologías de la información para comunicarse con las familias. Uno de los ejemplos que más se dan en los institutos es que si el adolescente no asiste algún día a clase, el centro envía un SMS a sus padres.  Algunos pueden estar a favor de este método y otros en contra, pero siempre queda la misma cuestión: ¿qué ocurre con aquellos padres que no saben abrir un mensaje en su móvil?

Además, en Educación Infantil se intenta que la familia y la escuela se comuniquen de forma electrónica. Una de las ventajas que tiene esto es que no es necesario que el tutor o la tutora se reúnan con los padres cada vez que estos tienen alguna duda. Pero seguimos con el hecho de que no todas las familias tienen un correo electrónico, red social o saben conectarse a Internet.

¿Qué podemos hacer entonces? Existen numerosas soluciones. Algunas de las que se me ocurren son:
  1. Intentar utilizar tanto las TIC como la vía tradicional de comunicación con los padres, para que no exista esa desigualdad.
  2. En la reunión inicial de curso podemos pasar una hoja en la que los padres indiquen si saben utilizar un correo electrónico o si no saben utilizarlo. Esto nos ayudará a hacernos una idea sobre cuántos de los padres de nuestros hijos tienen nociones básicas sobre las TIC y cuántos no.
  3. Podremos utilizar una tarde de un día a la semana para enseñar cómo utilizar un ordenador, cómo leer y mandar correos, y cómo pueden entrar en la página web del colegio. Esta actividad será de carácter voluntario y únicamente para los padres que no sepan cómo se utiliza. Si son muchos padres quizá pueda venir alguno que sí lo domina para ayudarnos.
  4. Intentaremos fomentar el uso de las TIC con los padres puesto que éste será el medio con el cual los niños realizarán muchas de las actividades.

Lo más importante es intentar eliminar poco a poco esa brecha digital que existe entre las familias. No consiste en intentar convencerlas de que las tecnologías son buenas, consiste en que se empiece a utilizar como un recurso para la comunicación entre éstas y la escuela. Pero lo que está claro es que sin nuestra ayuda y nuestra dedicación, no será posible.

Y ahora os pregunto a vosotros: familias, maestros o futuros maestros ¿intentaríais eliminar la brecha digital? ¿Qué ideas o soluciones pasan por vuestras cabezas?

Fotografía sacada de: http://www.doslourdes.net/

Sandra Díaz Pérez.
2ºB Educación Infantil 


“Una nueva vía en educación: los smartphones y las tabletas”

            En una nueva era tecnológica, los smartphones y las tabletas están cambiando el modo de vivir y convivir: nos facilitan la comunicación y nos llevan a una sociedad donde todos estamos conectados a través de la red.

Si pensamos en el uso de un smartphone o una tableta una de las primeras ideas que nos vienen a la cabeza es el uso de éstos como herramientas de comunicación a través del acceso a las redes sociales más populares, como pueden ser Twitter, Tuenti, Facebook o la famosa aplicación de comunicación instantánea Whatsapp. Debemos ir más allá, tenemos a nuestra mano herramientas que pueden ser útiles en todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana: laboral, personal y también educativa.
En este progreso educativo los profesores están comenzando a utilizar dichas herramientas, conocen que existen múltiples aplicaciones para la labor educativa y que pueden ser utilizadas tanto en la formación del alumnado como en su evaluación. Entre estas aplicaciones podemos encontrar cuentos, audiobooks, juegos lingüísticos y otras muchas sobre las matemáticas y los razonamientos lógicos. Concretamente en Educación Infantil, podríamos usar la aplicación «Mis Animales de Granja Mini», donde los niños podrán acercarse al mundo animal de una manera más atractiva y motivadora. En lo referido a la Educación Primaria, una buena herramienta sería «Narrator», un gran narrador de cuentos multimedia. Por otro lado, en la Educación Secundaria y Bachillerato encontramos miles de aplicaciones, que van desde visitas online por los museos más importantes del mundo a todo tipo de actividades de repaso y refuerzo.
Debemos señalar que el uso de estas herramientas no ha sustituido el material didáctico tradicional: libros de lectura, pizarras, los ejercicios escritos y el uso de los lápices y colores, pero es importante mencionar que el uso compartido de estos materiales favorece la aparición de miles beneficios en el proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos: mejoran aspectos de razonamiento, de autoestima, mejora la coordinación óculo-manual…
Por ello, es de gran importancia que estos nuevos materiales sean utilizados en las aulas y que el uso de las pizarras y pantallas digitales formen parte de nuestro día a día educativo. 


Cristina Azaña Fernández
Segundo Magisterio Infantil A

METODOLOGÍA TRADICIONAL /METODOLOGÍA ACTIVA- PARTICIPATIVA

  Actualmente, son muchos los profesores que intentan implantar en sus clases una metodología activa y participativa con sus alumnos frente a la tradicional que se ha estado llevando a cabo hasta nuestros días. 
     Todo parece apuntar que esta nueva metodología no trae más que ventajas ya que hace que los alumnos estén más motivados e involucrados en las clases. Además, los alumnos se van de clase con el temario bastante claro puesto que han estado atentos ya que ellos eran los protagonistas de la clase (no el profesor)  ellos son los que participan con preguntas y debates, así como dando sus puntos de vista sobre un tema concreto. 
            Por otro lado, muchos profesores no ponen esta nueva metodología en práctica, se basan en dar el temario sin más, es decir, llegan a clase se sientan en su asiento y comienzan a hablar hasta que la clase termine. 
            Con esta forma de dar clase lo único que se consigue es que los alumnos pierdan el interés por la asignatura, se aburran, se distraigan y se encuentren totalmente desmotivados.
            Entiendo que para un profesor es mucho más fácil llegar a clase y ponerse a hablar hasta que termine la misma sin preguntar dudas, ni explicar de forma más interactiva como puede ser utilizando las nuevas tecnologías, etc. 
            Lo mismo ocurre con los maestros de Primaria, llegan a clase mandan callar a los alumnos, empiezan a leer el tema que tengan preparado para ese día y, les mandan numerosas actividades a sus alumnos para que empiecen a hacerlas en clase y las terminen en sus casas. 
            En mi opinión, todo aquel profesor o maestro que emplea esta metodología en sus clases, para mí, no es un buen maestro y, por lo tanto, creo que no debería dedicarse a esta profesión. Un maestro debe involucrarse en sus clases, hacerlas amenas, novedosas, participativas y debe intentar que todos los alumnos se vayan a sus clases con los contenidos claros, es decir, sin dudas y en caso de que las haya debe ser el profesor el que lo vuelva a repetir y explicárselo a ese alumno las veces que hagan falta; no creo que esté bien decirles a los alumnos «buscarlo en casa» o «lo dejamos para mañana», etc. Me parece que este tipo de respuestas no son dignas de un profesor porque parece que éste no quiere enseñar, que no le gusta su profesión, y lo único que hacemos con este tipo de acciones es perjudicar a nuestros alumnos. Si a un profesor no le gusta lo que hace, se lo va a transmitir al alumno y por tanto, le va a desmotivar; es mejor que escoja otro camino que no sea el de la enseñanza.
            Por tanto, no emplear una buena metodología en las clases puede tener desagradables  consecuencias para nuestros alumnos. Lo que empieza con una mera desmotivación y falta de interés puede acabar con ausentismo en las escuelas y consecuentemente con un nuevo caso de fracaso y abandono escolar.
Noemí Bautista

Amor incondicional a las nuevas tecnologías

Aunque soy una chica joven las nuevas tecnologías no son mi fuerte, es más, me considero bastante torpe con respecto a este tema. Se supone que estamos en una «era tecnológica» y que sobretodo la gente joven es quién más debería saber sobre estas nuevas tecnologías que como dice muchísima gente «sirven para facilitarnos la vida», mi opinión es completamente diferente.
Nadie puede negar, ni siquiera yo, que las nuevas tecnologías son una manera sencilla de proyectar nuestras ideas y de buscar cualquier información con sólo hacer un click con el ratón del ordenador. En educación infantil las nuevas tecnologías son muy importantes, y aunque no sepa defenderme en este aspecto, ¿qué otra opción me queda? ¿Quién soy yo para debatir el uso de las nuevas tecnologías en el aula? Aunque… todo lo que hacemos con las nuevas tecnologías ¿no lo podemos hacer manualmente con nuestro ingenio y creatividad como hasta ahora se ha venido haciendo?
En mi opinión las nuevas tecnologías están muy sobrevaloradas, sí creo que puedan ser importantes para los niños, y cuánto antes aprendan a utilizarlas mejor, ya que éstas serán su futuro, pero también pienso que las nuevas tecnologías están matando nuestra concentración. Mi manera de pensar supone que si un niño empieza desde muy pequeño a utilizar las nuevas tecnologías, con todo tan llamativo que le incita a leerlo, sin necesidad de esforzarse para buscar cualquier información o para chatear con cualquier persona por el ordenador, ¿qué necesidad tendrá este niño en un futuro?  si no necesita coger un libro para buscar información, no necesita salir para poder hablar con amigos,  o no va a coger un libro por voluntad propia sin dibujos que le llamen la atención para leerlo, y si lo coge se cansaría al instante.
Por esto no me gustan las nuevas tecnologías, sinceramente, mi abuela tiene más redes sociales que yo. Para mí lo que las nuevas tecnologías están haciendo es pensar por los niños, normal que éstos se puedan pasar horas y horas delante del ordenador, ya que teniendo esto no le hace falta tener otra cosa, ni siquiera amigos.
Todos pensamos que las nuevas tecnologías son importantes, incluida yo, que aunque no sean de mi gratitud también pienso que nos ayudan bastante a realizar cualquier tipo de trabajo, aunque sigo manteniendo mis ideales.
Muchos padres no están acostumbrados a las nuevas tecnologías y muchos admiten que sus hijos les dan cien vueltas con respecto a ese tema, por pequeños que sean estos niños, además, su preocupación aumenta con la edad de los niños, por saber que hacen o dejan de hacer en esa «caja tonta» como la denominan algunos.  Por experiencia propia, yo perdí a un primo con 15 años que desde muy pequeño aprendió por sí mismo a utilizar las nuevas tecnologías a su antojo, hasta que llegó a saber más que su profesor de informática. A los 14 años le contrataron para trabajar en una tienda de ordenadores, ya que  era experto en el tema. Todo esto le trajo bastantes problemas, porque se metía en páginas prohibidas, averiguando cualquier clave de acceso, hablaba con personas mucho más mayores que él, hasta tal punto de meterse en serios problemas, de los que no tuvo escapatoria, o al menos él no la vio. Mis tíos no sabían nada de lo que mi primo hacia en el ordenador, ya que le consideraban un niño inteligente con respecto a los ordenadores, y ellos pensaban ¿Qué mal puede hacer un ordenador a niño de 15 años? Cuando mi primo murió, mis tíos se quedaron atónitos, nunca se hubiesen imaginado ese desenlace. Tras este incidente mi padre no me dejaba tener ordenador en casa, por esto yo estaba acostumbrada a buscar información en las enciclopedias, revolviendo todos los estantes de libros para buscar cualquier cosa, y leyendo libros del tirón por voluntad propia, sin que nadie me obligase a hacerlo. Todo esto yo lo he perdido con las nuevas tecnologías, ahora la cantidad de libros que leo es bastante más reducida de lo que podía llegar a leer antes, y no he vuelto a coger esas enciclopedias, ahora colocadas en el último estante de la librería de mi casa, para buscar información, y es que las nuevas tecnologías, como tanto estoy criticando en este artículo, me han matado la concentración.
En definitiva, las nuevas tecnologías no son para que las quiera, son para todos, ya que sin ellas el futuro que te espera será muy complicado, además éstas irán avanzando y avanzando y todos, hasta el más torpe del mundo, debemos a aprender a utilizarlas, ¿qué otro remedio nos queda si no?
Nerea Delgado Sánchez
Grado: magisterio infantil 2º B