Fundación Miguel Fisac

Por Elena Zarca González

Hijo de un farmacéutico, Miguel Fisac Serna (Daimiel, Ciudad Real 29 de septiembre de 1913- Madrid 12 de Mayo de 2006), comenzó sus estudios de arquitectura en Madrid. Durante la guerra civil, tuvo que afrontar una serie de dificultades y se vio obligado a residir durante un periodo de tiempo en Daimiel. En 1942 consiguió el título de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid. Consiguió plasmar un nuevo estilo arquitectónico, a través de sus particulares vigas-hueso y el uso del hormigón, como fruto de su disconformidad con las formas arquitectónicas del momento.

Su creativa y moderna arquitectura, no fue del todo bien recibida entre sus paisanos. Sus formas tan renovadas, estaban lejos de ser valoradas en una zona tan decadente como era la Mancha a mediados del siglo XX.

Una de sus obras más significativas está situada en su tierra natal, el Instituto Laboral de Daimiel. Supuso una de las obras más logradas dentro de su etapa organicista. Si algo caracteriza el estilo de Fisac, son los conceptos arquitectónicos que aprende en sus viajes a los países nórdicos y a los que después filtró la arquitectura vernácula manchega. Pero la obra más relevante y personal de Miguel Fisac, sin duda se encuentra fuera de su tierra.

Resultado de imagen de miguel fisac

Fuente: http://www.fundacionfisac.com/

Tras un primer contacto con su obra, el Colegio de Arquitectos de Ciudad Real, decidió abrir un proyecto en el que se salvaguardase su legado, con el propósito de difundir su arquitectura. Sin embargo, se debe tener en cuenta que una de sus labores más destacadas a nivel nacional e internacional, fueron sus estudios sobre las estructuras del hormigón pretensado y postensado, y las posibilidades del hormigón vertido.

Con motivo del acercamiento por parte del Colegio de Arquitectos de Ciudad Real hacia su figura como arquitecto, nace la Fundación Miguel Fisac un 22 de Noviembre de 2006, para guardar por completo su archivo. Su obra empezó a cobrar reconocimiento y a extenderse por la sociedad y los demás compañeros arquitectos, a pesar de la ignorancia que tanto distanciaba años atrás a Miguel con su pueblo.

En los últimos años de su vida, Fisac recuperó su prestigio y tras fallecer, la Fundación Miguel Fisac, pretende avanzar con la valoración, estudio y promulgación de su figura como uno de los referentes de la evolución de la arquitectura en España del siglo XX.

 

Fuentes:

http://www.fundacionfisac.com/

http://informesdelaconstruccion.revistas.csic.es/index.php/informesdelaconstruccion/article/viewFile/376/445

Deja un comentario