Rejería de la Catedral de Toledo

Por: Carmen Elena Ruedas de la Morena

En la catedral de Toledo hay una gran variedad de rejas de mucha calidad, que van desde el gótico hasta el s. XVII. Las más representativas y las que son consideradas como obras maestras son las situadas en la Capilla Mayor y el coro. En 1540, el Cabildo de la catedral y el cardenal Tavera se reunieron para llamar a los artistas rejeros Domingo Céspedes, Francisco de Villalpando y Cristóbal de Andino; se les pidió presentar las trazas, para la realización de las rejas de la capilla mayor y el coro. Lo que querían era “modernizar” el templo con las nuevas tendencias renacentistas y cambiar así las rejas góticas ya existentes. Al rejero Domingo Céspedes, vecino de Toledo, conocido como maestre Domingo, Francisco y Cristóbal, se les pidió su opinión sobre la materia prima de las rejas, Cristóbal prefería el metal mientras que a Francisco y Domingo se inclinaban por el hierro.

Reja de la capilla mayor

Obra realizada por Francisco Villalpando. La obra comenzó en 1540 y se terminó en 1548, esto consta en la misma reja. Es una obra magnífica donde los balaustres se elevan armoniosamente en forma lineal jugando con la alternancia de los nudos de forma equilibrada. Además, tiene gran riqueza en las formas estatuarias: atlantes, cariátides y figuras clásicas portando clámides. La reja se eleva sobre un zócalo de jaspe y mármol, con relieves que representan historias sagradas. Sobre las cabezas de los atlantes un friso ornamentado de bellos grotescos. Después otro piso, donde arrancan la balaustra y rigen con la alternancia de los nudos. A modo de división de calles van intercalados unos balaustres de forma de candelabro, sobre ellos se extiende otro friso, calado y decorado con bustos, angelitos y flores. Por encima, está la crestería formando una filigrana de escudos, medallones y otros adornos platerescos. En el centro se alza el escudo de Carlos I con la doble águila y sobre él, el candelabro labrado que servirá de peana al crucifijo requerido por el Cabildo. A ambos lados de la reja se encuentran dos púlpitos de bronce unidos a la reja formando un todo.

Imagen relacionada

Fuente: http://maravillasdeespana.blogspot.com

Reja del coro de la catedral

Obra maestra de Domingo Céspedes, terminada en 1548. Está considerada como una de las más armoniosas del Renacimiento español. Los balaustres se alzan estilizados, con un perfil muy fino y elegante silueta. No está dividida en piros. Arriba, antes de la crestería, hay una pequeña división donde se encuentran una serie de medallones que se alternan con el balaustre que los separa. En el centro de la crestería está el escudo del cardenal Silíceo, encuadrada en un óvalo. A ambos lados están erguidos los candeleros de armoniosas proporciones. Esta reja tiene como novedad que en el centro va colocada una columna balaustrada que da lugar a una doble entrada. Esta reja en su origen era plateada.

Rejas de la capilla de los Reyes Viejos

Realizada por Domingo Céspedes, en 1529, consta de 3 pisos separados por dos frisos muy elaborados, el superior con representaciones de personajes mitológicos alados y una cola de pez muy recortado; el inferior no es recortado pero sus grotescos también son perfectos. Remata todo con una calavera abajo en el centro donde se apoya el pico del escudo del cardenal Fonseca, al que sujetan dos grandes bichas y sobre ellas dos angelitos en actitud de orar. A ambos lados se levantan los flameros muy trabajados. Aquí hay otra reja de él, de un solo piso, que separa el coro.

Reja capilla Bautismal

Obra de Domingo Céspedes del año 1524. Es original, policromada y dorada. En uno de los cuerpos está representada el Bautismo de Jesús. El copete termina en triángulo donde está insertado el escudo de la familia Fonseca. Los barrotes de la reja son góticos y las figuras del copete son de estilo renacentista plateresco.

Reja de la capilla de Reyes Nuevos

Realizada por Domingo Céspedes en 1533. La que da paso a la capilla es de 2 pisos separados por un friso, rematada con un copete muy trabajado y con un escudo sostenido por 2 grandes bichas. La otra reja se encuentra en el centro de la capilla, dividiéndola en 2. Sólo tiene un piso con balaustres platerescos dando gran armonía.

Reja de la puerta de los leones

Es una obra ejecutada un siglo después, tiene un estilo totalmente diferente. Realizada por Juan Álvarez de Molina en 1647.

Reja de la capilla mozárabe

Realizada por Julio Pascual, trabajó el hierro en la forja a la antigua usanza. Empleó la técnica de las chapas superpuestas, abombadas con bola de martillo obteniéndose volúmenes muy pocos calados.

 

Fuentes:

Chueca Goitia, Fernando: La catedral de Toledo, Everest, León, 1975.

Camón Aznar, José: Historia General del Arte, T. XVIII, Summa Artis, Espasa Calpe, S.A. Madrid,1961.

Deja un comentario