El Entierro del Señor de Orgaz

Por Carmen Teresa Majan Sesmero

El Greco (1541-1614) fue un pintor que intentó aunar las culturas griega y romana en sus obras. Su vida artística se desarrolló entre Venecia, Roma, Creta y Toledo, donde pasó la mitad de su existencia. En esta última ciudad se convirtió en el artista más original durante los reinados de Felipe II y Felipe III. Las figuras de sus obras tienden a ser alargadas y centra toda la acción en el plano frontal, hecho que lo diferenció de los demás pintores renacentistas. “El entierro del Señor de Orgaz” es una de sus obras más conocidas.

En torno al año 1300 vivía en la villa de Orgaz un caballero cristiano llamado Don Gonzalo Ruiz de Toledo; mandó reedificar y agrandar la iglesia de Santo Tomé de Toledo obsequiándola además de numerosos presentes. En 1312 los agustinos tuvieron que abandonar la iglesia de San Esteban y Don Gonzalo consiguió que les cedieran unas casas y un alcázar de Toledo que dio lugar a una nueva iglesia con el mismo nombre. En 1323 falleció y fue entonces cuando nació la leyenda de que San Agustín y San Esteban aparecieron para enterrarlo. En su testamento hizo numerosos donativos a la iglesia de Santo Tomé cuyo párroco, Andrés Núñez de Madrid, decidió levantar una capilla y colocar una lápida en su memoria. El Greco fue el encargado de representar la milagrosa escena firmando el contrato a 18 de marzo de 1586 donde se le indicó cómo realizar la obra para remarcar que algunas virtudes como el rezo a los santos y la caridad son importantes a la hora de alcanzar la vida eterna.

El artista pintó el entierro de acuerdo al encargo realizado y además quiso dar una visión del mundo celestial, pues ése era el destino del alma del difunto.

El cuadro se divide en dos escenas:

– Superior (celestial): el alma del difunto, con forma de niño, asciende gracias a la ayuda de un ángel. Aparecen las figuras de Cristo en la parte central, la Virgen bajo éste, algunos santos (San Juan Bautista, San Pablo Apóstol, Santiago el Mayor, Santo Tomás, San Sebastián), María Magdalena, varios ángeles y personajes del Antiguo Testamento (el rey David, Moisés y Noé).

– Inferior (terrenal): se entierra a Don Gonzalo en medio de caballeros, nobles y eclesiásticos. Aparecen San Agustín y San Esteban, el párroco de la iglesia, un fraile agustino, otro dominico y un último franciscano, el mismo Greco, varios de sus contemporáneos y, en primer plano, el hijo del artista que señala a la figura central.

Resultado de imagen de el entierro del conde orgaz

Fuente: Wikipedia.es

Algunas de las características que presenta esta obra son:

– A pesar de que el entierro tuvo lugar dos siglos antes de la ejecución de la obra, el Greco la realizó con personajes de la época.

– Las figuras del cuadro son alargadas debido al influjo de las obras de otros artistas

(Miguel Ángel, Tintoretto); algunas de ellas son recortadas en los laterales, fruto de esa ruptura con las normas del Renacimiento (Manierismo).

– La luz se dirige hacia determinados personajes que pretenden atraer la atención del espectador: el noble de Orgaz y algunos santos. Al igual pasa con el uso de los colores que son más o menos intensos dependiendo de la zona que interese resaltar en la obra.

– Apenas hay espacios vacíos en el cuadro lo que denota un “horror vacui” característico del Manierismo.

Fuentes:
Coloma Martín, Isidoro, “Proceso de análisis de una obra pictórica. El entierro del conde de Orgaz de El Greco”. Estudios de Arte, Geografía e Historia, 14, 1992, pp. 7-23.
Cossío, Manuel Bartolomé, “El Greco”. Espasa-Calpe, Buenos Aires, Argentina, 1965.
Gómez Fernández-Cabrera, Jesús, “La Villa de Orgaz. Textos e imágenes”. Ayuntamiento de Orgaz y Diputación Provincial de Toledo. 2007.
Ramírez de Arellano, Rafael, “Catálogo de Artífices de Toledo”. Instituto Provincial de Investigaciones y Estudios Toledanos. Diputación Provincial de Toledo. Serie V. Clásicos Toledanos Nº 11. Toledo 2002.

 

Deja un comentario