Sillería del Coro de la Catedral de Toledo

Por: Lydia Moreno Carmona.

En época medieval, cuando el gótico era el estilo predominante del momento, las catedrales se convirtieron en el símbolo de muchas de las ciudades. Llegan a tener tanta importancia que incluso se anteponen su construcción con respecto hacia otras edificaciones del momento. Consideradas la casa de Dios, deben de estar construidos de materiales perdurables. Cuando no eran utilizadas para celebrar misas se encargaban de orar en el interior, aquí, los coros adquirirán una gran importancia. Sus sillerías, aportaran una rica información histórica, iconográfica y religiosa del momento. Suelen estar cerradas por un muro, por una gran reja frente al altar al mayor y en la parte superior, normalmente se decoran con una crestería.

En el caso de Toledo, la construcción de su catedral se realizará tardíamente ya que no hay que olvidar que, durante muchos años, estuvo conviviendo bajo la dominación de la civilización musulmana. El coro de esta catedral se encuentra en la nave central, delante del presbiterio y separado por la nave central del crucero. Ocupa dos tramos en el espacio al referirnos a su tamaño longitudinal. Podemos dividirla en dos partes, ya que es la típica de este tipo de edificaciones: la baja y el alta. Debemos tener en cuenta los momentos históricos (tanto artísticos, como sociales, como religiosos, como políticos, etc.) que acontecieron en el momento de su elaboración.

La parte baja, que es la más cercana al pavimento pertenecerá al periodo del último gótico y estarían ocupadas por los beneficiados y los cantores. Sus respaldos serán de menor tamaño. Los asientos superiores -accediendo a ellos mediante una escalera- son de mayor tamaño y es donde solían situarse los canónigos y huéspedes, eran coronados, normalmente con doseles. Esta fue ejecutada en el Renacimiento. Los asientos eran unos tableros giratorios, pues en el momento de la liturgia requería levantarse y poder llevar a cabo cómodamente, los rezos exigidos. Estas tablas, los brazales (que son espacios donde las personas se sitúan de pie y descansa la vez el peso de su cuerpo mientras permanecen en esta posición) y los respaldos, estaban generalmente ornamentados con unas ménsulas llamadas Misericordias o paciencias, aunque a veces podremos encontrarlo totalmente liso.

Fuente: Wikipedia.es

Los temas típicos de las sillerías que pertenecían al gótico, aluden a escenas de la vida misma y tendrá dos vertientes, la religiosa y la profana. En el caso del Renacimiento y de la época barroca, los temas son religiosos y se extraerán de fuentes como la Biblia, los Evangelios Apócrifos, la Leyenda Dorada, etcétera, con la intención de centrarse en la representación de profetas, apóstoles, santos y figuras del Antiguo y Nuevo Testamento, pues quiere reflejarse que la Iglesia es libre de autocrítica.

La sillería baja de la catedral de Toledo es la primera documentada como obra de Rodrigo Alemán en España. Se fecha entre los años de 1489 y 1495, en pleno reinado de los Reyes Católicos y durante la sede del cardenal Mendoza. Algo muy importante a tener en cuenta es que España, en el ámbito cultural y político, estaba íntimamente relacionado con Europa que atravesaba un momento de transición entre el Medievo y el Renacimiento. El ambiente corrupto por parte del clero estaba a la orden del día produciendo un caos espiritual con el cisma de Occidente. Por otra parte, se produjo una fusión de conocimientos y corrientes por culpa de los viajes de numerosos artistas del continente para trabajar en distintos países, incluido el nuestro, siendo este el caso de Rodrigo Alemán en Toledo. Los orígenes de las tallas de a sillería tienen un origen muy diverso, desde Bestiarios, Refranes, Mitología, Emblemas, Fabulas, Literatura, Historia… Se pretende criticar los vicios y exaltar las virtudes, sin evitar lo obsceno y erótico, es decir, tiene una intencionalidad moralizante. Todo vale para traducir la Ley de Dios. Posee un carácter universal ya que refleja de forma magnífica las costumbres sociales, la historia y concepción de la religión del momento.

La sillería alta se encuentra elaborada en pleno Renacimiento por manos de dos escultores, Felipe Vigarny y Alonso Berruguete que comienzan la obra en el 1539. Las sillas están situadas bajo una gran arquería que apoya sobre columnas exentas de alabastro, igual que el guardapolvo, excepto las que corresponden al arzobispo, que son de bronce. El relieve de la s columnas y el del enmarque de los tableros es a base de grutescos. Desaparecen los temas profanos sustituyendo, en los tableros de los respaldos, por santos y figuras del Antiguo y Nuevo Testamento.

Fuente:

Mateo Gómez Isabel. La sillería del coro de la catedral. Temas toledanos.

Deja un comentario