Presentación

Contexto

Este proyecto se desarrolla en el marco de la convocatoria correspondiente al año 2018 mediante tramitación anticipada de concesión de subvenciones de la Acción Estratégica en Salud 2013-2016,
del Programa Estatal de Investigación Orientada a los Retos de la Sociedad, en el marco del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación 2013-2016. Particularmente, el proyecto se encuadra en los proyectos de investigación en salud (modalidad proyectos de desarrollo tecnológico en salud).

La financiación obtenida está asociada el proyecto titulado desarrollo, validación y mejora de una herramienta de telemedicina para la supervisión remota de pacientes afectados por accidentes cerebrovasculares. Este proyecto se ejecutará en los años 2019 y 2020 y alcanza una financiación de 50.600€ (incluyendo costes indirectos) aportados por el Instituto de Salud Carlos III (adscrito al Ministerio de Economía y Competitividad) cofinanciados con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), en materia de costes marginales obtenidos en convocatoria pública competitiva con identificador de referencia DTS18/00122.

El siguiente vídeo muestra el punto de partida de este proyecto. 

Resumen

Los accidentes cerebrovasculares representan a nivel mundial la segunda causa de muerte y la tercera causa de discapacidad, según la OMS. Si sumáramos todos los años de vida de las personas que sufren discapacidad por este motivo, el 87% iría a parar a países con rentas medias y bajas. Además, en estos países el número de incidentes se ha duplicado en las últimas cuatro décadas. En este contexto, la rehabilitación integral resulta esencial para mejorar la calidad de vida de las personas afectadas, ya que estas tienen que lidiar comúnmente con problemas de funcionamiento en las actividades de la vida diaria, en las que están implicadas habilidades físicas, cognitivas y/o de comunicación.

Este proyecto plantea evaluar, validar y mejorar un prototipo existente de herramienta de telemedicina que permite la supervisión remota, por parte del personal médico, de ejercicios de rehabilitación  realizados por pacientes. Para ello, será posible realizar pruebas en las instalaciones del Hospital General Universitario Nuestra Señora del Prado (Talavera de la Reina) con adultos que hayan sufrido un ictus. Por otra parte, y en coordinación con Translate: Medical Technologies, situada en Leeds (Reino Unido), también se trabajará para validar y mejorar la herramienta gracias a la conexión de esta entidad internacional con académicos, hospitales, centros de rehabilitación y pacientes en la región de Leeds.

La supervisión remota persigue la reducción de costes y la mejora de la accesibilidad, especialmente en países con recursos limitados. Los objetivos que se pretenden alcanzar son la definición de un esquema incremental de evaluación y validación, el estudio de técnicas, como la gamificación o los juegos serios, que motiven a pacientes reales y a terapeutas en lo que se refiere a la utilización del prototipo, la adaptación del mismo en función de las características de cada paciente y la mejora de la interfaz de usuario.