2. Resumen

El proyecto EDEN pretende desarrollar un nuevo sistema de acumulación de energía, basado en una celda electroquímica reversible equipada con membranas PBI. El sistema se basa en la generación, acumulación y uso de corrientes de cloro e hidrógeno gas mediante la combinación de sistemas electrolíticos y de celda de combustible. Los primeros, encargados de la conversión de energía eléctrica en química, son bien conocidos y se van a optimizar para la aplicación que se está desarrollando. Los segundos, encargados de la conversión de energía química en eléctrica, se encuentran en un estado muy incipiente, y se va a aprovechar la experiencia de más de quince años en el desarrollo de tecnología PEM de alta temperatura para adecuarlos a la aplicación a desarrollar. El uso de tecnología de membranas PBI debe permitir operar la celda de combustible sin los problemas generados por la difícil gestión del agua resultante de operar celdas de combustibles cloroalcalinas a temperaturas en las que se genera agua líquida. Además, el proceso que se pretende desarrollar genera una corriente de sosa que puede ser empleada para la absorción de CO2 en corrientes gaseosas (planteándose la recuperación de carbonato sódico mediante cristalización asistida por membranas) y también puede reducir la salinidad de aguas salobres y /o salinas (incluidos los rechazos de procesos de desalinización), generando ácido clorhídrico de elevada pureza. El sistema EDEN tiene aplicación directa inmediata en el desarrollo de un nuevo concepto más sostenible de alimentación eléctrica de Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) con integración de procesos de regeneración, mediante el uso de energías renovables, la fijación del CO2 generado en la incineración de los gases del digestor y el aprovechamiento de la corriente de rechazo del proceso de desalinización producida en el proceso de regeneración. Se van a caracterizar todos los procesos y a realizar su integración en una celda regenerativa prototipo que será sometida a las condiciones de operación generadas en el nuevo concepto de EDAR. El éxito en este proyecto puede suponer un cambio de paradigma en la depuración de las aguas contribuyendo al desarrollo de procesos más sostenibles que los actuales con una menor huella de carbono. Esta propuesta tiene la belleza de la simplicidad: no trata de hacer tecnología compleja sino de utilizar de modo inteligente procesos existentes, aprovechando las principales características de cada una de las tecnologías implicadas