Discurso pronunciado en el Auditorio de Cuenca, con motivo de la entrega de los Premios de la Academia Nacional de Gastronomía. Octubre de 2006

Descargar artículo