UCLM

MMMM Blog

fisioterapeuta en Ciudad Real imagen tobillo

Los esguinces o torceduras son bastante comunes y pueden afectar cualquier articulación, pero los más comunes se producen en el tobillo. Para la correcta recuperación de los mismos, lo mejor es recurrir a un fisioterapeuta en Ciudad Real, porque así podrás tener una recuperación más rápida y podrás volver a tu vida normal.

Sin embargo, existen algunos cuidados que debes tener en cuenta, para que puedas tener una recuperación más rápida. En todo caso, debes tener en cuenta que sin importar el grado del esguince este producirá dolor y gran molestia, por este motivo vamos a hablar de los cuidados que deberías tener.

¿Cómo se trata un esguince?

Los consejos que te voy a dar son para aliviar los síntomas cuando se produce un esguince leve, en casos más profundos se necesitará incluso una intervención quirúrgica. Lo más importante es seguir estos consejos:

Reposo

El reposo es algo básico para no empeorar la lesión, por lo tanto, la articulación implicada debe estar completamente en reposo. No intentes moverla con normalidad, y en algunas ocasiones un vendaje será la mejor opción para mantener la articulación.

También es importante que camines con muletas, evitando apoyar la extremidad, lo que te garantizará que podrás conseguir los resultados esperados.

Uso de hielo

El uso de hielo es algo básico para que puedas tener unos grandes resultados, en todo caso, debes realizar esta terapia cada 1 o 2 horas mientras que estés despierto. Es fundamental que se aplique frío a la zona durante 15 a 20 minutos, en las primeras 72 horas desde que se produce la torcedura.

Con esto, se ayudará a reducir de forma considerable la inflamación, o incluso se puede evitar en el caso de las lesiones leves. Por este motivo, es importante tener en consideración que tendrás los mejores resultados utilizando el hielo.

Elevación

Lo mejor para la recuperación es que se estimule la circulación sanguínea en la pierna, lo que se conseguirá fácilmente manteniendo en alto la zona afectada. Asegúrate de que la zona afectada se encuentra por encima del nivel del corazón.

Esto ayudará en el drenaje, y reducirá en gran medida la inflamación, lo que puede hacer que te recuperes de una forma mucho más rápida.

Compresión

La compresión de la zona afectada te permitirá ayudar al drenaje de los líquidos que producen inflamación en la zona. También te puede ayudar a mantener la articulación en su posición, evitando que se produzcan nuevas lesiones.

Sin embargo, se deben evitar los movimientos normales hasta que te recuperes, puesto que de lo contrario esto podría causar que el esguince aumente de gravedad. Por este motivo, lo mejor es inmovilizar la articulación y aplicar un vendaje de compresión que ayude a que se pueda tener un mejor drenaje.

Una vez que se vaya viendo la mejoría, puedes iniciar con sesiones de fisioterapia que te ayuden a recuperarte más rápido. Sin embargo, es importante tener en cuenta que, si la lesión es grave, esta necesitará de una estricta vigilancia médica para evitar cualquier tipo de daños al ligamento afectado.