El dedo, la luna y el Rey

El dedo, la luna y el Rey

El dedo, la luna y el Rey
Luis Arroyo Zapatero
Catedrático de la Universidad de Castilla-La Mancha y correspondiente de la Academia de Ciencias Morales y Políticas de Francia
El Norte de Castilla, 4 de agosto 2010

Es difícil soportar la sensación cotidiana de que se nos quiere imponer un relato con el fin de que ocupe el entero escenario de nuestra visión del país, cuando precisamente se encuentra en la situación más crítica de nuestra historia democrática. En la esfera nacional la situación es desesperante. Un gobierno sólidamente asentado, aunque con frágil mayoría parlamentaria, aborda la reinvención de nuestro tejido productivo. Si hay comisiones asesoras científicas o profesionales para el diseño del futuro no nos lo hacen saber, aunque el dictamen de los científicos y de los expertos daría mayor legitimidad a las políticas futuras de reconversión industrial, de mejora de la calidad de las infraestructuras turísticas, de sus sistemas de acreditación, de la superación de las energías tradicionales, de la creación de puestos de trabajo en sectores novedosos, por no hablar de la sanidad o de la educación. Tampoco se pueden librar los miembros del gobierno que, sabiendo que no parece posible siquiera el aprobar unos presupuestos generales, se animan a proclamar cambios en la Constitución que requieren ni más ni menos que dos elecciones generales y un referéndum. Por su parte el líder de la oposición se ve entregado a la poco noble tarea de desacreditar al gobierno de España en el momento clave de Bruselas, poniendo palos en la rueda con el entusiasmo propio de los jóvenes irresponsables que se congregan en los botellones. No quieren ver ni el éxito de establecer el ingreso mínimo vital, que sacará a tantos de la miseria, ni la colosal ayuda de Europa… (leer más)

Jose Calvo. Solemos decir que hemos descubierto algo o a alguno

Jose Calvo. Solemos decir que hemos descubierto algo o a alguno

Solemos decir que hemos descubierto algo o a alguno, aunque en realidad nos hemos limitado a conocer lo que ignorábamos. Es lo que me pasó con Jose Calvo. En los trabajos sobre y contra la pena de muerte y los castigos crueles inhumanos di en la necesidad de operar con el recurso a las imágenes artísticas o literarias que son portadoras universales de las emociones que rechazan las crueldades penales. Francisco de Goya fue mi primer mi primer gran encuentro con un mensaje plástico dirigido a la emoción… (leer más)
Goya y las prisiones crueles

Goya y las prisiones crueles

Francisco de Goya contra la prisión perpetua.
Luis Arroyo Zapatero
Presidente de la Société Internationale de Défense Sociale

A Francisco de Goya, que hoy se impone plenamente en todo el mundo en su expresividad para definir lo inhumano y, en consecuencia, para reclamar la humanidad de los castigos, le costó mucho quitarse de encima las descalificaciones de artista bruto e inculto que vertieron sobre él los mismos de los que tuvo que ocultarse primero vendiendo los Caprichos a Su Majestad el Rey y luego huyendo a Francia al final de su vida. Ortega y Gasset dedica a Goya algunas páginas, aunque creo que no logra liberarse de su admiración a Velázquez.  Pero sí acepta que en Goya hay dos visiones, la castiza, es decir, la popular del gusto en esa época de la aristocracia y a lo que él llama plebeyismo, que es la que Goya descubre cuando se incorpora desde 1785 a los estratos superiores de la Corte y de la Gobernación, en donde en ese momento impera la reforma y la ilustración y así se apodera de él, frente al gusto de lo plebeyo contemplado desde arriba, una repulsa de lo mismo fulminada desde la “idea“ (Goya y lo popular, Obras Completas, VI, p. 768) que se impone de modo definitivo en toda su obra posterior al cambio de siglo. (leer más)

 

Luis Arroyo Zapatero : Société, politique et pandémie…

Luis Arroyo Zapatero : Société, politique et pandémie…

Société, politique et pandémie…
Une comparaison entre la France et l’Espagne
Luis Arroyo Zapatero
Correspondant de l’Académie des sciences morales et politiques
(section Morale et Sociologie)

Il est surprenant de noter entre les deux pays la ressemblance des phénomènes politiques et sociaux, des réussites et des erreurs des gouvernements et des difficultés de gouvernance. Déjà, le début de la pandémie avait été accompagné de deux décisions gouvernementales qui, avec le recul du temps, se sont avérées critiques. Ce furent le maintien, en France, du premier tour des élections municipales le 15 mars et, en Espagne, celui des manifestations massives de la Journée internationale des droits de la femme le 8 mars. Le 11 mars, l’OMS qualifia l’épidémie de coronavirus de “pandémie”…(Leer más)