Archivo de la categoría: Poesía 2016

Sonetos 2015-2016

PABLO MACÍAS

Un soneto carente de lirismo

Cuando me paro a contemplar mi estado
para hacer balance y ver cómo ha ido,
me doy cuenta de que estoy bien jodido.
Nada salió según lo planeado.
Después de tanto esfuerzo realizado,
fíjate para lo que me ha servido.
Son treinta los años que no he vivido,
con mi hijo todavía aquí acoplado.
Así lanzo, mientras me visto aprisa,
estos pensamientos frente al espejo,
involuntarios, igual que la risa
que me da cuando veo mi reflejo,
porque es abrocharme una camisa
de mi padre, y hablar como mi viejo.
* El primer verso, como sabéis, es de un soneto de Garcilaso de la Vega.

VÍCTOR GONZALO

Azul

Azul que mece y consuela este cielo,
luz brillante de corazón sincero.
Mirándote atento siempre te espero,
azul de viento que vela mi vuelo.

Azul cargado de apoyo y consuelo,
nave de nubes repleta de esmero,
timón y mástil de barco velero,
lluvia que lleva el profundo desvelo.

Azul alegre de fiesta y guirnalda
baila conmigo que la tarde es larga,
quiero ser brisa al compás de tu falda.

Azul que aleja decepción amarga
te pinto serena y verde esmeralda.
¡Qué azul todo, cuando azul es la carga!

TRIANA MERCHÁN

El puño izquierdo, levántalo alto
Grita con rabia, silencia tu miedo
El abuelo no tembló ante el torpedo,
Yo no estaré tirada en el asfalto

Las galerías, tus ojos cobalto
Fue tu lucha, la lucha que yo heredo
Yo me muestro firme, no retrocedo
Tu huella quedó y por eso lo exalto

Llenos de valor nuestros corazones
Ellos aferrados a su pasado
El orgullo y el valor son razones

Por ti y por muchos otros he rimado
Hoy me encuentro frente a las misiones
Contad conmigo y mi puño elevado.

JAVIER MUÑOZ DE MORALES

Agrajes en el exilio

Hoy te dejamos atrás, rey Lisuarte.
No hay mayor ingratitud que la tuya.
Tiempo es de que tu reinado concluya.
Tiempo es de escupir sobre tu estandarte

Será mi tosca espada la que ensarte
Tu pútrido corazón, la que engulla
Tu vida, la que con rabia destruya
Tu reino. Yo partiré, sin temor, a matarte,

Pues, entregada a los demás su vida,
Mi primo es piadoso e incapaz de odiar.
Mas yo soy vengativo, y hoy exclamo,

Con ojos en sangre, dicha perdida
Y perenne odio: ¡A mí, rey Lisuar-
te, que yo soy el que te más desamo!

MIRIAM CAMACHO

Horas lentas, trenes amargos de camino,
Fugaz segundo, relojes, existencia
Cantan los hombres a voces su destino
Señal de ser verdugo, juez o asesino.

Cantan las madres a voces su destino
El tiempo asfixia, plena impotencia
Cantan los niños a voces su destino
Sucios y fríos, pidiendo clemencia

Duermen tan tranquilos como perros
Los que son culpables de tantas muertes
Los que aguardan la hora de vencerme

Esvásticas acompañan mi agonía,
Cantan los niños a voces su destino
Y solo quedará desvanecerme