Archivo de la categoría: Uncategorized

Trincheras

Nos advierte Amin Maalouf en su estupendo “El desajuste del mundo” que hemos transitado de un mundo en que las divisiones eran fundamentalmente ideológicas y el debate incesante, hacia otro mundo en que las divisiones se construyen en torno a líneas identitarias dejando, por tanto, poco espacio al debate.

Nos encontramos, por tanto, en la actualidad con una política de trincheras en la que cada uno hace fuerte sus posiciones y ninguno osa adentrarse en la incierta “tierra de nadie” buscando puntos de encuentro. Esta política de trincheras se ve potenciada, en el caso español, por dos características muy nuestras, que incluso podrían considerarse una sola. La primera, el secular guerracivilismo español del “conmigo-o-contra-mí”. La segunda, el tener que comulgar con el paquete ideológico completo del partido. Obviamente, en España, si te gustan -o si no te gustan pero no criticas los toros- sólo puedes ser de derechas, monárquico, clerical, favorables a la privatización de los servicios públicos y el desmantelamiento del estado, anti-sindical, contrario a regulaciones laborales, ambientales… Mientras que si alzas la voz en favor de los derechos de los inmigrantes o contra la discriminación de género, has de ser anticlerical, federalista, republicano, defensor de un sector público invasivo de esferas privadas… En definitiva,
es un “todo incluido” irrenunciable, sin matices, sin zonas grises, sin discrepancias… una política de trincheras y forofos que se ha visto claramente reflejada en unas campañas políticas caracterizadas por las líneas rojas y el veto. Ya se sabe que es más fácil construir fidelidades en negativo (contra un enemigo) que en positivo (consensuando un proyecto común).

Esta deriva de los partidos en los últimos años se refleja, a su vez, en una creciente ausencia de diálogo político -y escucha- entre los ciudadanos. Es cada vez más difícil aventurarse en cualquier tema polémico en el ámbito familiar, con amigos, compañeros de trabajo sin que acabe en una ataque personal y etiquetado con todo el paquete doctrinario. Así que como nos advierten nuestras madres en nochebuena… “esta noche de política nada de nada”.

Estancia de investigación en NTNU


Tras seis semanas de estancia en el centro de investigación de Ecología Industrial (IndEcol) de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU) se acerca el tiempo de hacer balance. En mi caso, éste no puede ser más positivo. La estancia ha sido relativamente breve, y aun así ha habido tiempo suficiente para que se me amontonen, en torrencial desorden, aprendizajes, encuentros personales, conversaciones iluminadoras y experiencias que, indudablemente, Cronos filtrará, pero que, en su conjunto, me dejan la sensación de tiempo bien invertido.

Trondheim es una ciudad estupenda, en lo estético y en su ritmo vital: vibrante, turística, tranquila, cosmopolita, marítima, abordable a golpe de paseo, y orgullosa de su fiordo, su historia y su universidad. Quitados los contratiempos asociados a una climatología que te permite “disfrutar” de las cuatro estaciones en un mismo día y de un nivel de precios propio del país con la tercera renta per cápita más alta del mundo, la ciudad bien merece un alto en el camino.

En lo académico, visitar el programa IndEcol me ha permitido ver como se trabaja en un centro de referencia internacional en materia medioambiental. Desde tres perspectivas metodológicas -ciclo de análisis de vida, flujo de materiales y análisis Input-Output- un equipo multidisciplinar de estudiantes, investigadores y profesores tratan de diagnosticar y dar respuesta a los problemas que nuestro modo de vida desencadena en el planeta. Sin duda, es un programa de éxito, como avalan sus proyectos, publicaciones, ser editores europeos del “Journal of Industrial Ecology” y participar en la elaboración de los informes del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas, publicar una base de datos de referencia multiregional como es Exiobase. Además, cuentan con unos programas de postgrado que atraen a alumnos de todo el mundo. Pero por encima de los anteriores méritos, que ya conocía previamente, la estancia me ha permitido descubrir un equipo humano que conjuga, en mezcla bien equilibrada, juventud, pasión, experiencia, sana presión competitiva y medios para llevar a buen puerto sus inquietudes.

Personalmente, fui invitado por el profesor Richard Wood, reconocido investigador en análisis Input-Output Medioambiental. Con generosidad, el profesor Wood me ha introducido en el “Análisis estructural de caminos” (Structural Path Analysis); una técnica que permite detectar aquellos “caminos” sectoriales por los que transcurren la parte más importante de los efectos negativos (o positivos) que se quieren evaluar. Esta técnica permite responder, por ejemplo, a la pregunta de qué sectores (y a través de que caminos) son los que más contribuyen directa e indirectamente al agua requerida o las emisiones de gases de efecto invernadero generadas para producir un bien de consumo cualquiera.

Finalmente, venir a un país como Noruega, que demuestra con hechos -99% de producción eléctrica con energías renovables, mayor número de coches eléctricos per cápita en el mundo, política de reembolsos por reciclaje …- y no sólo con discursos políticos “para-hacerse-la-foto”, te permite descubrir que el medio ambiente sí puede ser un tema prioritario en la agenda política y ciudadana.

Sobre el título del blog

Dicen que la vida es como una partida de cartas (de mus, por ejemplo). Alguien reparte naipes y con esa baza nos toca jugar. Si la suerte nos es esquiva podemos criticar al que reparte llámese Dios, Destino, la-probabilidad-cósmica-de-estar-vivos… o cualquiera otro al que nos apetezca atribuir la responsabilidad,  pero no podemos (o no deberíamos) retirarnos de la partida. En ocasiones, se nos permite darnos mus y tentamos a la suerte en busca de mejores cartas buscando un giro radical en nuestra vida; a veces con éxito, otras no. En cualquier caso, toda baza tiene su juego; lo que nos exige estar extremadamente atentos a la partida y a las señales de lo adversario y, sobre todo, a no dejarnos camelar por los envites infundados. Por eso, si la realidad nos envida; a veces conviene “Envidar más…”