La llegada de personas en situación de protección internacional que llegan a la Unión Europea huyendo de los conflictos bélicos en Oriente Medio ha generado una ola de solidaridad entre muchos ciudadanos, pero también ha destapado un nacionalismo esencialista de corte excluyente que aboga por excluir otra identidad que no sea la de una Europa uniformizada basada en supuestos valores cristianos. Los posicionamientos políticos de la extrema derecha así como los  sectores  másrecccionarios de la iglesia católica apoyan sin ambages este tipo de movimientos Dos ejemplos de esta postura son las declaraciones del Cardenal Cañizares  y  Viktor Orban : Otros, entretanto esperan pacientemente que el momento llegue para alcanzar réditos económicos y políticos.

Es necesaria una mirada amplia y generosa que salga al paso de declaraciones y planteamientos de este tipo con argumentos sólidos y contrastados