Próximos Eventos

Voy a buscar empleo. ¿Por dónde empiezo?

//Voy a buscar empleo. ¿Por dónde empiezo?

En algún momento de nuestra carrera profesional, todos nos hemos tenido que plantear este dilema a la hora de buscar empleo. ¿Cuáles son los primeros pasos que tengo que dar?

Primer paso: realiza un balance de ti mismo

Aprender a conocerte es la clave para planificar tu futuro. Éste es el momento de identificar intereses, cualidades, preferencias y valores. Evalúa los aspectos de tu personalidad y de tu trayectoria académica y profesional siendo consciente de que estos factores influyen en el proceso de búsqueda de empleo. El autoconocimiento está referido tanto a rasgos de personalidad, aptitudes y destrezas, como a las preferencias profesionales. Una reflexión sincera sobre estos aspectos pondrá de manifiesto las fortalezas y debilidades personales y profesionales, lo que te ayudará a definir un objetivo profesional coherente.

Toda la información recogida en esta fase te servirá para elaborar correctamente tu currículum vitae y afrontar con éxito las entrevistas de trabajo. A lo largo del proceso de búsqueda de empleo las personas te pedirán  información relacionada con estas preguntas: ¿ quién eres?, ¿ qué puedes hacer? y ¿ qué quieres hacer?. Un ejercicio personal de autoanálisis te aportará seguridad a la hora de responder a estas cuestiones.

Segundo paso: Mercado laboral y perfil demandado

Llegado este momento debes preocuparte por conocer el entorno en el que vas a buscar empleo, qué tipo de empresas predominan, las ocupaciones y los sectores  que más universitarios emplean y los nuevos yacimientos de empleo. Para conocer el entorno debes delimitar inicialmente cual va a ser la zona geográfica en la que pretendes trabajar. Pronto va a llegar el momento de definir tu objetivo profesional, y tan importante es conocer las características personales y profesionales, como contar con información actualizada del mercado de trabajo de su entorno (internacional, nacional, provincial, local), en cuanto a índices de paro por sectores, puestos de trabajo más demandados, yacimientos de empleo, profesiones con más futuro así como las cualidades personales que son más valoradas por el empresariado.

En un primer momento debes considerar todas las áreas de trabajo: analiza todas las posibles salidas profesionales en las cuales puedes desarrollar una función y conoce las características del trabajo a desarrollar en las distintas salidas profesionales. Investiga y señala en qué consiste cada trabajo desterrando estereotipos.

Evalúa las exigencias de los puestos a los cuales puedes acceder: analiza qué  se te va a pedir, funciones y tareas, conocimientos, capacidades y habilidades, experiencias y condiciones.

Una vez realizados estos pasos realiza una reflexión: ¿Estás preparado?, ¿Puedes satisfacer las expectativas de los empleadores?. Decide si tu preparación para el  puesto es completa y adecuada. Si es así, es el momento de iniciar la búsqueda activa del puesto definido, pero si tu preparación para el puesto no es completa, el trabajo pasa a ser un objetivo a largo plazo.

Realiza una comparación entre la situación actual y la que esperas alcanzar a  largo plazo y enumera los medios necesarios para alcanzar ese objetivo. Si tu preparación para acceder al mercado laboral no es completa, los complementos  de formación serán tu objetivo a corto plazo.

Identifica las entidades en las que quieres trabajar

Identifica las empresas que pueden estar interesadas en un profesional con tu perfil y que además coinciden con el objetivo profesional que te has marcado.

Ten en cuenta que la mayoría de las organizaciones no publican sus necesidades de plantilla ya que utilizan las referencias personales o las candidaturas espontáneas que han recibido. ¡Aprovecha esta oportunidad!

Es importante que comiences una completa investigación del mercado y recojas datos sobre los sectores, tipo de empresas, número de trabajadores, localización, marcas, productos, etc. Sé organizado y crea una base de datos donde vayas guardando todos los resultados de tus investigaciones. Puedes utilizar las siguientes fuentes de información:

  • Prensa diaria local y nacional
  • Libros, guías y bases de datos específicas
  • Prensa económica
  • Anuarios financieros y de empresas
  • Censo oficial de exportadores
  • Guía de las empresas que ofrecen empleo
  • Asociaciones y colegios profesionales
  • Asociaciones empresariales
  • Ferias y foros de empleo
  • Páginas web corporativas
  • Contactos personales

Tercer paso: Define tu proyecto profesional

Ahora que cuentas con información sobre ti mismo y sobre el entorno de trabajo llega el momento de tomar decisiones y definir cuál es tu objetivo profesional. En primer lugar debes fijar el entorno profesional. Existen tres grandes fuentes de empleo: el autoempleo, el empleo por cuenta ajena en una empresa y el empleo público. Es aconsejable que valores si vas a buscar trabajo en una organización privada, si prefieres preparar una oposición o si estás motivado para montar tu propia empresa. Cada uno de estos tres tipos de empleo necesitará una estrategia distinta.

Una vez que hayas fijado el entorno profesional, identifica el puesto en el que quieres trabajar: elige país, tipo de empresa, funciones y tareas a desempeñar. Decide en qué sector o sectores quieres desempeñar tu actividad profesional (industria, comercio, servicios, enseñanza, investigación, administración pública…) y en qué área (administración, marketing, comunicación, contabilidad, producción, consultoría, calidad, atención al cliente, etc).

Establecer por escrito las metas que te has marcado te ayudará a identificar con claridad lo que quieres e incrementará tu compromiso. Es un ejercicio que puede generarte grandes beneficios ya que estás invirtiendo en ti mismo. Tus metas tienen que ser realistas pero también un objetivo fácil. Si no es así, no te sentirás satisfecho y posiblemente perderás el interés. Lucha por alcanzar objetivos cuantificables y concretos, te facilitará el control.  Y sobre todo hazte preguntas:

  • ¿En qué profesión o profesiones pretendes trabajar?
  • ¿Qué formación académica y complementaria piden?
  • ¿Qué actividades se realizan? ¿Cómo se accede?
  • ¿Cómo es el entorno de trabajo?
  • ¿Qué capacidades o habilidades especiales son necesarias?
  • ¿Qué valores son deseables?

Ahora tendrás una idea clara de tus objetivos profesionales. Eso sí, recuerda que a mayor número de objetivos diferentes más diluirás los esfuerzos para conseguirlos. No obstante, tienes también que estar preparado para cambiar y revisar tus metas; las personas nos encontramos constantemente evolucionando y nuestros objetivos cambian. ¡Revisa y pon al día los tuyos!

2017-05-03T10:48:24+00:00 Marzo 22nd, 2017|Búsqueda de Empleo|