Tú y tus competencias

//Tú y tus competencias

Cuando finalizamos nuestro último curso de carrera, estamos deseando ver las notas finales para saber si nos podemos incorporar al mercado laboral. Hemos pasado unos años estudiando una carrera universitaria que nos prepara para empezar a trabajar en aquello en lo que nos hemos formado, intentando alcanzar unas habilidades académicas específicas que nos garanticen una buena profesión futura.

Pero te voy a decir algo que seguramente a estas alturas ya has escuchado más de una vez: “Además de una titulación universitaria, para encontrar empleo necesitas poseer también una serie de competencias personales que no se estudian en la carrera”.

En nuestra sociedad actual, hay veces que damos prioridad a los resultados académicos y descuidamos otras habilidades también necesarias para poder desenvolvernos no solamente en nuestro ámbito personal sino también en el profesional. En los procesos de selección a los que te presentes para optar a un puesto de trabajo, un consultor de Recursos Humanos no definirá tu valor exclusivamente por tus notas universitarias sino por tu capacidad para hacer frente a los retos y dificultades laborales, emocionales o interpersonales con los que te encontrarás en el desarrollo de tu carrera profesional. Y para eso necesitas prepararte.

Como dice Daniel Goleman,“A lo largo de la vida resultan esenciales una mayor autoconciencia, una mejor capacidad para dominar las emociones perturbadoras, una mayor sensibilidad frente a las emociones de los demás y una mejor habilidad interpersonal”. Y llevado al terreno laboral, significa que debemos tener una serie de características que están directamente relacionadas con la efectividad en el trabajo, como por ejemplo la orientación a resultados, el liderazgo, las habilidades de comunicación, el autocontrol, la capacidad de trabajo en equipo, iniciativa, autonomía o flexibilidad.
La pregunta que viene ahora es: ¿tengo yo esas características? Si la respuesta es “”, ¡enhorabuena, vas por buen camino!. Si la respuesta es “no”, no está todo perdido, ya que las competencias pueden entrenarse y desarrollarse. Simplemente debes complementar tu formación con el desarrollo de aquellas habilidades profesionales que necesites.

Si este es tu caso, lo primero que debes hacer es analizar tus propias competencias, identificar tus puntos fuertes y tus carencias. Esto te ayudará a conocerte mejor y a saber cuál es tu punto de partida. Piensa en situaciones a las que te has enfrentado y cuál fue tu comportamiento, cómo te sentiste, cómo lo hiciste o qué consecuencias tuvo tu actuación. Responder a estas cuestiones te dará algunas claves para saber por dónde empezar. Y ahora que empieza el verano y tenemos más tiempo libre, es un buen momento para hacerlo.

Recuerda: tanto si ya tienes trabajo y deseas mejorar tu situación como si te encuentras en búsqueda de empleo, desarrollar tus competencias profesionales te ayudará a conseguir tus objetivos.

2017-05-03T12:30:37+00:00julio 1st, 2016|Formación|

Próximos Eventos