¿Habías pensado en tener tus propias tarjetas de presentación para buscar empleo?

Cualquier persona con la que interactúas en tu vida cotidiana puede ser un empleador en potencia o te puede conectar con un posible empleador, nunca sabes dónde vas a encontrar una oportunidad para encontrar trabajo, por eso tener tu tarjeta de presentación a mano te puede ser muy útil.

La tarjeta de presentación o tarjeta de visita es muy práctica para acudir a ciertos eventos (ferias de empleo, congresos de tu sector, eventos de networking) y la puedes tener siempre a mano y entregarla en cualquier momento.

Estas tarjetas enriquecen tus perfiles digitales. Puede decirse que son un complemento de valor a tus perfiles en redes sociales.

¿Qué información debe aparecer en las tarjetas de presentación?

Es imprescindible que se vea tu nombre completo y tu profesión o cargo.
No es necesario que conste la dirección postal pero sí es obligatorio que aparezca el número de teléfono y el correo electrónico.
Incluye tus perfiles en LinkedIn, Instagram, Facebook y Twitter (solo si se trata de cuentas profesionales donde te hayas trabajado una estrategia de marketing personal). Si tienes blog, web o porfolio, y los tienes bien trabajados, inclúyelos.
Puedes encontrar plantillas para tarjeta de visita en páginas específicas y gratuitas. Pero, si puedes permitírtelo, merece la pena hacer una pequeña inversión y encargar un diseño. Es importante que se vea profesional.

Si decides hacerlo por ti mismo, primero tendrás que comprobar si tu impresora admite el tipo de papel que vas a necesitar, que es un papel grueso (sobre todo si va a doble cara). Y posteriormente configurar el programa con el que hayas hecho las tarjetas. Hoy día no te merece la pena para el precio que tienen en cualquier imprenta on-line.
Llévalas siempre contigo. Al principio te costará un poco entregarla pero enseguida formará parte de tu rutina en los encuentros de networking.

Ofrecer tus tarjetas de visita es una forma excelente de romper el hielo cuando quieres presentarte a alguien y asegurarte de que tendrá la oportunidad de contactar contigo.

Otra opción son las tarjetas de presentación virtuales. Aparecieron hace ya algún tiempo y han ido adquiriendo mayor importancia a medida que el entorno se ha ido haciendo cada vez más digital. Normalmente este tipo de tarjetas se comparten a través de aplicaciones de smartphone, que también facilitan el diseño y el contenido que se quiera poner en ellas. Puedes incluir información sobre tu experiencia laboral, enlaces a tus redes sociales y, como las tradicionales, tu teléfono y tu email.