La tarea de buscar trabajo

//La tarea de buscar trabajo

Buscar trabajo no es una tarea fácil para nadie, sobre todo para alguien que es novato en esto al tratarse de su primer empleo. La búsqueda de empleo es una tarea costosa y difícil que supone dedicación, esfuerzo y tiempo para quien la realiza.

Siendo como es una parte importante en la existencia de las personas, buscar un trabajo que resulte interesante y que permita utilizar las capacidades personales, se convierte en una actividad casi indispensable para todos.

Sin embargo, a veces puede no caerse en la cuenta de lo necesario que resulta para el demandante discriminar, separar, reflexionar, y no lanzarse a una búsqueda indiscriminada que tendrá menos posibilidades de éxito. Desde la reflexión y el análisis es necesario hacer un balance personal, profesional y económico, que como resultado vaya definiendo el objetivo profesional hacia el que dirigir esfuerzos.

Antes incluso de acabar tus estudios ya puedes pensar en tus posibilidades de empleo y tu futuro profesional. Pero sobre todo, cuando decidas comenzar la búsqueda de empleo es necesario que reflexiones sobre ti mismo y sobre tus objetivos profesionales. Ten en cuenta que los errores más frecuentes de los jóvenes universitarios cuando buscan su primer empleo son: no informarse adecuadamente de la situación de las empresas y sectores relacionados con sus estudios, no analizar o explotar las experiencias profesionales y personales que son aplicables en el mundo de la empresa y reaccionar con miedo ante su integración en el mercado de trabajo.

Para que no cometas estos errores es necesario que te conozcas a ti mismo, conozcas el entorno económico, cómo funcionan las empresas y cuáles son las salidas profesionales de tu titulación. Ello te ayudará a identificar tu objetivo profesional, conocer profundamente tu situación para localizar oportunidades de empleo y aplicar de forma adecuada todas las herramientas que existen a tu alcance para conseguir un trabajo adecuado a tus intereses y personalidad. Esto quiere decir que buscar un empleo – no cualquier empleo -, sino el que mejor se adapta a nuestras necesidades y a lo que deseamos, requiere altas dosis de planificación, estrategia y tiempo, sin olvidar energía y ánimo, pues no siempre obtenemos los resultados deseados en el tiempo establecido.

Tu plan

Teniendo en cuenta todo lo anterior, te habrás dado cuenta de que para iniciar tu búsqueda será fundamental establecer un plan. Considera esa actividad (la búsqueda de empleo) como un trabajo con un horario fijo y exclusivo de dedicación a esta labor. Esta distribución del tiempo te permitirá disfrutar de momentos de ocio y de dedicación a otras actividades para llevar una vida equilibrada.

Como ya habrás definido tu proyecto profesional ahora deberás organizarte. Realiza un plan para que controles tu propio destino y realízalo en tres etapas, el corto, medio y largo plazo. Ponte fechas tope para aumentar tu motivación y el compromiso hacia tus metas. Fíjate un programa diario y semanal y anota cada paso que das así como todos los contactos que realizas.

Aquí tienes algunas claves de cómo debe ser un buen plan de búsqueda de empleo:

  • En primer lugar debe ser integral, distribuyéndose el tiempo disponible a diario. Incluye todas aquellas actividades que debe llevarte a conseguir el éxito: búsqueda de información, desarrollo de red de contactos, elaboración de herramientas de búsqueda, envío de candidaturas, respuesta a anuncios, formación que complemente la que posees, seguimiento de redes sociales, etc. No debes olvidar que el plan se integra con el resto de actividades vitales: tan importante es respetar el plan como realizar el resto de actividades que haces habitualmente, como salir con los amigos, hacer deporte o respetar los horarios.
  • También debe ser vivo, es decir, que evoluciona y se perfecciona con el tiempo. Las cosas que no funcionan se sustituyen por otras y el tiempo utilizado en cada una va variando en función de los resultados que se van obteniendo.
  • Además es importante contar con un detallado diario de actividades y una amplia agenda de contactos que nos será muy útil para mejorar las posibilidades. Para ello puedes contar con dos herramientas fundamentales a la hora de seguir una estrategia diaria en la búsqueda: el planning (en el que apuntarás todas las actividades que tienes pensado realizar durante la jornada con la estimación de la duración) y la agenda de búsqueda (en la que apuntar direcciones, nombres, reflexiones, planificar e incluir toda la información que te vayas encontrando).

Una ayuda

Si quieres conocer más en profundidad cómo diseñar bien tu plan, el siguiente video resume todos los conceptos necesarios a la hora de iniciar un plan de búsqueda. ¡Manos a la obra!

2017-03-06T09:06:07+00:00