Según los datos publicados hace unos meses por el organismo de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, España es el tercer país de Europa, por detrás de Hungría y Portugal, con mayor porcentaje de adultos, un 46,6%, que no saben hablar ninguna lengua extranjera. En Lituania ese porcentaje baja al 2,5% y en Suecia al 5%. Además en España sólo un 28,3% de los escolares estudian dos lenguas, mientras en algunos países, como Francia o la República Checa, el porcentaje supera el 90%.

Es evidente que en España tenemos un problema con los idiomas y ello influye negativamente en el tema que nos preocupa, el del empleo universitario. Estamos en desventaja para competir en un mercado de trabajo como el europeo, de 500 millones de personas; mercado que muchos de nuestros universitarios tienen vedado por su desconocimiento de idiomas, lo que limita sus posibilidades de obtener un empleo a España, mercado que representa sólo una décima parte del total y que se encuentra sumido en una profunda crisis.

Los idiomas son un tema clave en el empleo y así se refleja en las estrategias comunitarias. Toda la política europea en materia de lenguas se concentra en el portal de las lenguas de Europa, desde donde se puede acceder a todos los programas, becas, políticas y noticias relativas a este tema. Otras webs que ofrecen recursos e información sobre aprendizaje de idiomas son la Consejeria de Educación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha o Ploteus, el portal del aprendizaje de la Unión Europea.

En materia de universitarios, el desarrollo del Espacio Europeo de Educación Superior lleva aparejada la movilidad de los estudiantes y el aprendizaje de idiomas como requisito para obtener las titulaciones. Hace unos meses, con la puesta en funcionamiento del nuevo Master Universitario en Profesor de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas , el cual lleva aparejada la acreditación de un nivel B1 en un idioma extranjero, hemos vivido el primer capitulo de una larga serie de conflictos que se producirán entre el nivel de idiomas de nuestros universitarios y el que se les va a exigir para obtener su titulación.

Y el problema, aparte del conocimiento de las lenguas, reside también en la forma de acreditarlo. Por ello en 2001 se publicó por parte de la Unión Europea el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCERL) tras 10 años de desarrollo. El documento ofrece una base común para la elaboración de programas de lenguas, orientaciones curriculares, exámenes y manuales en toda Europa. Describe de forma integradora lo que tienen que aprender los estudiantes para poder utilizar la lengua con fines comunicativos y define seis dominios o niveles de lengua que permiten comprobar el progreso de los alumnos en cada fase del aprendizaje, desde el nivel A1 del usuario básico hasta el nivel C2 del usuario competente. Para más información sobre los niveles y elaborar una autoevaluación con el nivel personal se puede seguir la siguiente tabla: http://cvc.cervantes.es/obref/marco/cap_03_02.htm

A partir de aquí nos encontramos una serie de certificaciones, casi todas privadas, la mayoría de ellas otorgadas por diversas universidades, y que lo único que se parecían inicialmente era en que no seguían criterios comunes de reconocimiento de conocimientos. La aparición del MCERL ha hecho que todos estos títulos se adapten al mismo y en la actualidad la posesión de uno u otro certificado en cada idioma está asimilada de acuerdo con la clasificación europea. Para no extendernos más en esta entrada, en otro artículo posterior describiremos los principales títulos existentes en cada idioma y su correspondencia con la clasificación MCERL.

En lo que respecta a las Escuelas Oficiales de Idiomas (EOI) también se modificó la legislación en 2006 para adaptarla al MCERL europeo resultando un nuevo modelo de tres niveles:

  • Nivel Básico (equivalente al A2 del MCERL)
  • Nivel Intermedio (equivalente al B1 del MCERL)
  • Nivel Avanzado (equivalente al B2 del MCERL)

Algunas Comunidades Autónomas han creado planes de estudios de cinco años para impartir las enseñanzas de los tres niveles mientras que otras Comunidades han optado por planes de seis años, asignando dos años a cada nivel. En Castilla-La Mancha es preceptivo que los niveles básico y avanzado tengan dos cursos, dejándose a las escuelas decidir sobre la duración del nivel intermedio, que puede tener uno o dos cursos. Se establece la equivalencia del Nivel Básico con el A2, la del Nivel Intermedio con el B1 y la del Nivel Avanzado con el B2. Los niveles C1 y C2 quedan reservados a la superación de determinados cursos de perfeccionamiento.

También hay que reseñar que casi a la vez de la puesta en funcionamiento del MCERL, la Unión Europea desarrolló el Europass, que es un dossier de documentos que ayuda a los ciudadanos a comunicar de manera clara y sencilla las aptitudes, las titulaciones y certificaciones adquiridas a lo largo de la vida, tanto entre países como entre sectores. El principal objetivo de Europass es facilitar la movilidad de los estudiantes y los trabajadores a través de los Estados Miembros de la UE siempre que se desee buscar trabajo o solicitar la admisión en algún programa educativo o formativo. Europass engloba un conjunto de cuatro documentos: curriculum, documento de movilidad, suplemento al título y pasaporte de lenguas.

El pasaporte de Lenguas Europass permite presentar los conocimientos lingüísticos, se hayan adquirido o no en el marco de la enseñanza formal, aspecto vital a la hora de estudiar y trabajar en Europa, aunque no es un «documento acreditativo oficial», ya que sólo organismos oficiales, pueden acreditar los conocimientos de idiomas mediante una serie de pruebas o exámenes también oficiales. El pasaporte de Lenguas Europass está también diseñado para ayudar a los alumnos a reflexionar sobre los objetivos de su aprendizaje, a planificarlo y a aprender de manera autónoma. Complementa al Currículum Vitae Europass y puede adjuntarse a éste. Se puede descargar el formulario, ejemplos e incluso cumplimentarlo on line en http://www.educacion.es/europass/html/pasaporte.html