Si te planteas la posibilidad de opositar y optar a un empleo público, hoy te damos información que puede ser de utilidad.

Son empleados públicos quienes desempeñan funciones retribuidas en las Administraciones Públicas al servicio de los intereses generales. Y se clasifican en:

  • Funcionarios de carrera
  • Funcionarios interinos
  • Personal eventual
  • Personal laboral

¿Cómo acceder a un empleo público?

A excepción del personal eventual y de libre designación, hay 3 vías de acceso a la función pública:

  1. Oposición
  2. Concurso de méritos
  3. Concurso-Oposición

¿Dónde puedo trabajar como empleado público?

  • La Administración General del Estado
  • Las Administraciones de las comunidades autónomas y de las ciudades de Ceuta y
  • Las Administraciones de las entidades locales.
  • Organismos públicos, agencias y demás entidades de derecho público con personalidad jurídica propia, vinculadas o dependientes de cualquiera de las Administraciones Públicas.
  • Universidades Públicas.

 Proceso en una convocatoria de empleo público

  1. Publicación de la oferta de empleo
  2. Publicación de la convocatoria en el BOE.
  3. Publicación en los medios oficiales.
  4. Publicación de las bases específicas en el Boletín correspondiente.

¿A qué oposiciones me presento?

Ten en cuenta la clasificación a la que te presentas: Grupos A, B o C dependiendo de tu titulación.

Las oposiciones para el Grupo A es exclusiva para graduados o licenciados. Las del grupo B dirigidas a personas con un  título técnico superior. Las del grupo C están divididas en C1, para titulados en bachiller  y C2 para personas con la ESO superada. La dificultad y carga de los contenidos que se estudien dependerá de ellos.

 Algunos tips para empezar a estudiar unas oposiciones

  • Márcate un horario fijo. No se trata de no tener vida social y agotar hasta el último segundo estudiando. Pero es útil tomárselo como si fuera una jornada laboral.
  • Permanece al día de lo que ocurre con las oposiciones. Muchas veces no están convocadas, pero se sabe que su salida es inminente por eso es importante que estés puntualmente informado.
  • No te obsesiones. Ya sabemos que siempre es más fácil decirlo que hacerlo, pero en este caso va a ser algo esencial para poder prepararte mejor.
  • Planifica haber estudiado todo el temario mínimo tres meses antes del primer examen. El repaso es fundamental.
  • Mejora en lo posible tus  técnicas de estudio, de esta forma puedes llegar a disfrutar mientras adquieres conocimientos.
  • El uso de la técnica y estrategia de estudio adecuada ayudarán a conseguir tu objetivo.

Ten en cuenta…

  • Nº de plazas ofertadas y nº de solicitudes.
  • Posibilidad de sumar puntos en la fase de concurso.
  • Periodicidad con la que se convocan plazas.
  • Facilidad para encontrar temarios, preparadores, academias, grupos de estudio, etc.
  • Similitud con los conocimientos adquiridos durante nuestros estudios.
  • Posibilidad de quedar en una bolsa de empleo, si se aprueba.

¿Y durante un examen?

  • Lee las instrucciones
  • Lee detenidamente cada pregunta antes de responderla
  • Lee todas las opciones.
  • Responde primero las preguntas fáciles
  • Continúa con las preguntas más difíciles, pero que sepas responder
  • Decide si responder o no las preguntas de las que no estás seguro
  • Repasa tus respuestas

Y como en cualquier examen, no te olvides de:

Descansar bien la noche anterior. El descanso te ayudará a controlar el estado de ansiedad en los instantes previos al examen.